ALFIL NEGRO

247
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama
El Trique Traca

Continúan las inconformidades de los usuarios de Coapatap, quienes constantemente llegan a las oficinas centrales de ese organismo, para denunciar el desabasto y pedir que no se aumente la tarifa por ese deficiente servicio.
El nuevo Director de esa dependencia argumenta que el aumento a las tarifas por el servicio de agua en Tapachula, es autorizado por el Comité de Agua Potable y la junta estatal de gobierno, ya que financieramente no alcanza el recurso que obtienen de 35 mil usuarios, porque quedan sin pagar aproximadamente 35 mil más.
Habitantes de diversas colonias de la ciudad de Tapachula, exigieron en días pasados al director de Coapatap que mejore el servicio antes de aumentar el costo en los recibos, lo que se considera rebasa el 200 por ciento.
César García, titular del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Tapachula, respondió a los habitantes de las colonias que ya no es posible seguir respetando la cuota fija anterior de 90 pesos mensuales, debido a que la ley de ingresos del estado del 2019 les autorizó el cobro de 165.50 pesos por cuota fija.
Aclarando que ya no es posible sostener el mismo precio de 2.50 pesos por litro, por lo que se autorizó el precio de 4 .25 pesos, porque esa dependencia no tiene dinero suficiente y el recurso obtenido no alcanza para poder mejorar el servicio, consecuentemente la escasez de agua seguirá dándose, si no hay un aumento en las tarifas fijas.
“La situación del servicio del agua en Tapachula es crítica, en cuanto al agua y el drenaje, si no aumentamos la tarifa vamos a seguir limitados en la operatividad de Coapatap, no alcanza el dinero ni para pagar los gastos de energía eléctrica y menos para rehabilitar los pozos”, respondió el director de Coapatap a los colonos inconformes, que bastante molestos por el nuevo aumento en las cuotas invadieron las oficinas de ese organismo municipal.
Concluyó diciéndole a los inconformes, que mientras más de 35 mil usuarios no paguen sus cuotas por el agua que reciben, no se podrá mejorar las condiciones del servicio, de ahí la necesidad de aumentar las tarifas.
Algunos de los usuarios que llegaron a protestar en esas oficinas, manifestaron en voz alta que ellos no tenían la culpa de que la otra mitad de los usuarios, supuestamente no cumplan con sus pagos y no es correcto que a los que sí cumplen, se les aumente la tarifa para recuperar el dinero que presuntamente no generan los morosos, ’No vamos a pagar justos por pecadores’, expresó, Olga Maldonado, representante de la colonia Benito Juárez.
Después de haberse formado el trique traca en las oficinas del director de Coapatap, éste optó por pedirle a los que protestaron que le dieran un tiempo para consultar nuevamente al Consejo Directivo y aceptó que por esta vez, pagaran los mismos 90 pesos.
Para nadie es secreto que durante los últimos trienios el servicio de Coapatap ha desmejorado; sin embargo, con las dos últimas administraciones el problema del desabasto ha rebasado todas las expectativas y generado gran inconformidad de los usuarios, sobre todo ahora que se pretende aumentar las tarifas bajo el argumento que muchos no pagan el servicio y eso está llevando a la quiebra a dicho organismo.
El servicio del agua es sumamente importante para todas las sociedades, principalmente en una zona en donde no es fácil conseguir el vital líquido debido al alto grado de contaminación de todos los afluentes, principalmente los ríos, lagunas, vertientes y ojos de agua.
La destartalada planta potabilizadora que tiene Tapachula, está más allá que para acá, es urgente que se construya una nueva y moderna planta, además de rehabilitar toda la red de tubería, que no sería una obra de relumbrón pero si muy necesaria para la población; los tres órdenes de gobierno deben unificar esfuerzos para solventar este problema grave que se ha generado en Tapachula.
Repartir culpas pasadas no resuelve nada, sin embargo, quienes ahora tienen la responsabilidad de resolver este asunto, deben concentrar su gestión y la canalización de los recursos municipales, estatales y federales a la realización de una obra de esta naturaleza, deben agarrar el toro por los cuernos y ponerse a trabajar; los diputados locales y federales también deben hacer su chamba y dejar ya de estar pajareando.
Tapachula necesita urgentemente una nueva y moderna planta potabilizadora de agua, un servicio de seguridad eficiente, así como dar solución al problema del mejoramiento y rehabilitación de calles y avenidas, que en tiempo de agua se ponen peor; si bien con el servicio de limpia están tratando de mejorar el servicio, tendrán que demostrar en un tiempo razonable que sus promesas no vayan a ser jarabe de perico, la sociedad está cansada de engaños y carecer de los servicios públicos de calidad, ya no se diga de actos de corrupción de los ‘servidores públicos’; ahora tienen la gran oportunidad de hacer bien las cosas, hay que enderezar rumbos y entuertos, el horno no está para bollos.