ALFIL NEGRO

315
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Desigual Lucha
Oscar D. Ballinas Lezama

La inseguridad busca posesionarse del Soconusco, la delincuencia ha venido sentando sus reales en los municipios fronterizos de Suchiate, Frontera Hidalgo, Metapa, Cacahoatán, Tapachula y Huixtla, en donde hasta ahora, las diversas corporaciones policiacas se ven en franca desventaja ante los delincuentes.
No hay día de Dios en que no se dé un robo a casa habitación, un crimen o un asalto, como el intento de asalto ayer al mediodía en uno de los bancos ubicados frente al reloj floral; no tiene mucho que los amantes de lo ajeno asaltaron por segunda ocasión una tienda transnacional que funciona al sur de la ciudad, sobre la prolongación de la 4ª Sur, carretera a Puerto Chiapas, son asaltantes que operan a la alta escuela y logran botines millonarios.
Lo raro del asunto en estos casos es que los gerentes de esos bancos o empresas afectadas por la delincuencia, no muestran gran preocupación y en cuanto se puede le echan tierra al asunto; los analistas afirman que eso sucede muy posiblemente porque esas empresas están aseguradas contra robos y asaltos, de ahí que no presten mucha atención al seguimiento que debería dársele a las denuncias ante la Fiscalía, que de esta manera se le dificulta más ahondar en las investigaciones.
El modos operandi de los amantes de lo ajeno en esta zona del Soconusco, son conocidos por casi toda la población, sin embargo, debido a la falta de interés de las víctimas nadie investiga a fondo las denuncias iniciadas por mero protocolo, quedan archivadas en un escritorio o las bodegas de las autoridades judiciales.
Se pensó que con la presencia de la Guardia Nacional en esta región de la costa chiapaneca se inhibiría a la delincuencia, sin embargo, la nueva policía élite conformada con elementos del Ejército y la Marina, parece que traen instrucciones de combatir solamente el flujo de migrantes.
Es público y notorio este actuar de la Guardia Nacional en las márgenes del río Suchiate, donde ven pasar frente a sus narices el contrabando de todo tipo de mercancía y no mueven un dedo para detener a los contrabandistas; ante esta actitud de los policías, los grupos delincuenciales se han crecido para actuar sin miedo alguno y es por ello que en esta zona fronteriza, los hechos delictuosos y la violencia del crimen organizado aumentan.
Ojalá que las autoridades responsables les jalen más la rienda a las corporaciones policiacas, obligándolos a realizar su chamba y dar una batalla frontal a la delincuencia; la Guardia Nacional y agentes de Migración que fueron comisionados para vigilar los caminos de extravío en la selva lacandona y comunidades de los Altos de Chiapas, deberían ser concentrados en esta zona Costa del Soconusco, principalmente en Suchiate, y no estar desaprovechando ese personal en la zona de los Altos de Chiapas, donde el flujo migratorio es casi nulo y la presencia del EZLN no les permite actuar y los indígenas los consideran como una provocación del Gobierno.
Sería bueno que el Instituto Nacional de Migración concentrara a sus agentes comisionados en los Altos de Chiapas, sobre carreteras y caminos de extravío que conducen de Guatemala a Tapachula, que son los pasos casi obligados del éxodo migratorio; los migrantes que vienen en busca de la documentación que les permita seguir su camino hacia la frontera norte y brincar el charco gringo, no representan tanto problema para los chiapanecos, como los indocumentados con antecedentes criminales que aprovecharon las caravanas del éxodo humanitario, se infiltraron para ingresar a este territorio y convertirse en un dolor de cabeza más de la sociedad soconusquense.
Es necesario que en las mesas de trabajo que se realizan constantemente por funcionarios del Gobierno Federal y Estatal se preste más atención a la preparación de los integrantes de las corporaciones policiacas, así como de los agentes de Migración y cambiar las estrategias en cuanto a la ubicación de retenes, los que por lógica deben estar concentrados en la zona costa de los municipios fronterizos con Guatemala.
La ciudadanía espera que el problema de la inseguridad sea combatido con más fuerza y responsabilidad por parte de policías, incluyendo la GN, porque el crimen organizado no deja de luchar para apropiarse del territorio del Soconusco; la gente ya no ve lo duro sino lo tupido, ante tantos asaltos a cuentahabientes de los bancos, empresarios y agricultores, los atracos cada vez son más frecuentes, audaces y violentos; es urgente buscar una nueva estrategia que permita no solo evitar los delitos, sino también atrapar a los responsables cuando logren cometerlos.
Hasta ahora, la Policía Estatal ha demostrado buena voluntad de trabajar, sobre todo con la ejecución de algunas órdenes de aprehensión, no obstante, se hace necesario profundizar en las investigaciones de los crímenes, asaltos, robos y secuestros, que la mayoría de las veces han quedado sin resolverse; la sociedad exige más resultados, es cuestión de que sociedad y Gobierno se pongan las pilas para trabajar en equipo, solo así se logrará detener esa ola de inseguridad que amenaza con expandirse.