ALFIL NEGRO

394
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Cara Limpia
Oscar D. Ballinas Lezama

Tremendo escándalo ha protagonizado otra vez la extitular de Sedatu, Rosario Robles Berlanga, quien ahora enfrenta acusaciones por presunto delito de ejercer indebidamente la función pública, lo que hasta ahora, es minimizado por la demandada, bajo el argumento que está dando la ‘cara limpia’ .
Las autoridades federales y la también exsecretaria de Sedesol, han iniciado con el estira y afloja para medir fuerzas políticas, en donde la exjefa de Gobierno de la Ciudad de México, espera salir librada de la guillotina con la que pretenden descabezarla por supuestos actos de corrupción en la administración de Enrique Peña Nieto.
Para nadie es secreto que Robles Berlanga traía cargando la cruz de la “Estafa Maestra” y le apuesta a la protección de sus padrinos políticos, que, hasta ahora, se cobijan bajo la sombra bienhechora del ‘borrón y cuenta nueva’, confiando en que el largo brazo de la ley no podrá alcanzarlos.
Otro exfuncionario federal de la ‘era del Señor de las reformas’, es Emilio Lozoya Austin, cuya denuncia y ‘procesamiento legal’ parece haber tenido arranque de burro viejo; en cuanto el Exdirector de Pemex amenazó con sacar todos los trapitos al sol en contra del expresidente Enrique Peña Nieto y otros distinguidos políticos mexicanos, el caso empezó a echarse en el saco del olvido, sobre todo cuando el acusado aseguró que todo lo que se movía en los tiempos de la administración Peñista, pasaba por el visto bueno del Expresidente de la República Mexicana y el Consejo de Administración de ese momento.
“Es un ataque político cobarde y sin fundamentos contra mí y mi familia”, aseveró el Exdirector de Pemex, quien además amenazó a sus enemigos políticos de sacar ante la opinión pública un video en donde desgranaría punto por punto el caso de corrupción en Petróleos Mexicanos, en donde Enrique Peña Nieto y algunos miembros de la llamada ‘mafia del poder’ no saldrían bien librados; al parecer la amenaza puso quietos a los presuntos cómplices de Lozoya Austin, que movieron mar y tierra para lograr congelar, hasta ahora, la orden de aprehensión del exfuncionario federal acusado, incluso, se logró que se liberaran las cuentas bancarias que le habían congelado la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda en el actual sexenio.
Santiago Nieto Castillo, titular de la UIF, declaró que en este caso se trata de mandar un mensaje de que no hay intocables y que mantendrían el congelamiento de cuentas donde hubo actividad ilícita, sin embargo, parece ser que una varita mágica logró que liberaran del congelamiento las cuentas bancarias del extitular de la petrolera.
De ahí que, algunos ciudadanos de este país no confían mucho en que Rosario Robles en verdad vaya a ser encarcelada y le obliguen a regresar todo el dinero y bienes adquiridos con los dineros del pueblo, si es que realmente cometió el delito del cual le están acusando, pues se supone que las autoridades federales encargadas de este proceso, antes de iniciarlo deben tener los pelos de la mula en la mano.
La mayoría de los mexicanos confían en que el Gobierno de la Cuarta Transformación, en verdad actúe contra todos los responsables del robo a la nación, los depredadores del erario público que dejaron en la ruina al país; que se aplique la ley sin distingos, caiga quien caiga y no vaya a utilizarse este asunto de los procesos legales en contra de algunos peces ‘medios gordos’ como cortinas de humo; la gente quiere hechos y por ello, han empezado a aplaudir las acciones en contra de Lozoya Austin y Robles Berlanga, los que deben ser procesados, enjuiciados y castigados, no como algo sensacional, sino como un acto de justicia al pueblo de México; lo que debe ampliarse a Enrique Peña Nieto y su gabinete, quienes deben ser investigados y en caso de resultar responsables, encarcelarlos y obligarlos a devolver lo que se llevaron.
Estas acciones en contra de la corrupción no deben aislarse únicamente a exgobernantes y exfuncionarios de sexenios pasados, sino aplicarse a quienes actualmente tienen la responsabilidad de servir al pueblo y lo estén haciendo al amparo de actos de corrupción y deshonestidad, como dirían los chiapanecos, a los que se están saliendo ya del huacal.
En otras cosas, los priistas que buscan la dirigencia nacional se están dando hasta con la cubeta en los debates internos, sacándose sus trapos sucios al sol y diciéndose hasta de lo que se van a morir, todo bajo el argumento de practicar la democracia.