OPINIÓN PÚBLICA

444
OPINIÓN PÚBLICA
OPINIÓN PÚBLICA

Sediciones en Pueblos
Gonzalo Egremy

*La violencia en contra de funcionarios o edificios públicos no ha sido frenada; un día es en la Costa y en otro, en Los Altos o Norte la entidad.
*A un año de los Gobiernos Municipales, las manifestaciones de repudio a servidores públicos en comunidades indígenas se han incrementado.

Se está haciendo cotidiano los actos vandálicos en edificios públicos y en contra de funcionarios, sobre todo en la zona de Los Altos y Norte del Estado.
Ayer no fue la excepción y le tocó el turno a la alcaldesa de Simojovel, Viridiana Hernández Sánchez, y a su esposo, el Síndico Municipal (¿es o no nepotismo?, subrayado de quien esto teclea), Gilberto Martínez Andrade.
Resulta que por la mañana llegaron cientos de habitantes, a la alcaldía, procedentes del ejido Pueblo Nuevo Sitalá, a exigir a la Alcaldesa y a su cónyuge cumplieran con las promesas de obras (y dinero) del COPLADEM.
De acuerdo con diversos reportes, al negarse los funcionarios, los ejidatarios con palos y machetes intentaron retener a la presidente municipal, Viridiana Hernández Sánchez, pero sus guaruras dispararon armas de fuego y lanzaron gases lacrimógenos en contra del grupo de campesinos.
La edil Hernández Sánchez logró ser salvada pero no así su esposo, el Síndico Municipal que a golpes (algunas fuentes afirman que recibió un machetazo en la frente) se lo llevaron los campesinos a su comunidad Pueblo Nuevo Sitalá.
Horas después, arribaron policías de la Fiscalía General del Estado y hasta elementos de la Guardia Nacional a la cabecera municipal.
Hasta ahí quedaba ayer por la tarde los violentos hechos de sangre en el municipio de Simojovel, y quizá las autoridades envíen los dineros del Comité de Planeación de Desarrollo Municipal (COPLADEM) y así los ejidatarios devuelvan con vida al Síndico Municipal.
Apenas la semana pasada en el municipio de Las Margaritas, se registró otro hecho violento en contra del presidente municipal de ese lugar, Jorge Luis Escandón Hernández.
En esa ocasión un grupo de habitantes del ejido “Santa Rita Invernadero” acudieron a la Presidencia Municipal y sacaron a golpes al edil, Jorge Luis Escandón Hernández, lo amarraron a la parte trasera de una camioneta y lo arrastraron por varias calles, presuntamente porque se negó a entregar dinero del COPLADEM para las obras que prometió en campaña.
El nueve de Septiembre pasado le tocó el turno al presidente municipal de Escuintla (aquí en la Costa) Éver Daniel Velázquez Javalois, cuando habitantes de ejidos, rancherías y de la cabecera municipal, al no ser atendidos, se posesionaron de la Presidencia y después bloquearon el tramo carretero hacia esa localidad.
Ante el engaño de autoridades de ser atendidos si desalojaban la carretera, a la siguiente tarde-noche la turba quemó edificios públicos (la alcaldía, el DIF una bodega) y tres automotores, ahí en Escuintla.
Los ciudadanos dieron a conocer detalles del probable delito de enriquecimiento ilícito del Edil y de sus familiares.
Narraron que cansados de muchos engaños del aún edil, Velázquez Javalois, surgido del Partido Encuentro Social (PES) pero en alianza con Morena, los ciudadanos actuaron en contra de los edificios.
Dijeron estar cansados de los presuntos actos de corrupción en el Ayuntamiento Municipal de Escuintla, y algunos de ellos, proporcionaron los siguientes datos:
El edil, Éver Daniel Velázquez Javalois vivía en la pobreza al igual que su mamá Florinda Javalois, su mujer de origen centroamericano y sus hijos; pero en los nueve meses al frente de la alcaldía ha comprado dos ranchos de 50 y 30 hectáreas cada uno, casa, caballos y hasta carro para su papá.
Adquirió dos camiones de volteo a nombre de su cuñado Jacobo, quien manda en la Contraloría municipal, con un valor de 460,000 Pesos cada uno, los cuales son rentados a la Presidencia Municipal a 90,000 mensuales, pero el pago del Diesel y el sueldo del operador los paga la Presidencia Municipal.
Denunciaron los presuntos negocios de doña Florinda Javalois, “quien es la que manda en la Presidencia”, afirmaron.
Ayer hubo un intento por parte de las autoridades estatales de convencer a los escuintlecos de no manifestarse más en contra del mencionado Edil, y que quizá así la FGE dejaría en libertad a los seis detenidos el día de los disturbios, pero en la minuta levantada en Tuxtla Gutiérrez sólo aparecen nombres de funcionarios y del Alcalde, pero no de los ciudadanos.
Otros hechos sangrientos se dieron en Diciembre último en Bochil y El Bosque en donde hombres encapuchados armados con palos y tubos atacaron la casa de los Presidentes Municipales de ambos lugares.
A bordo de vehículos llegaron a la alcaldía (Bochil) y destruyeron la fachada para exigir así al alcalde Martín Díaz Gómez pague los recursos del Comité de Planeación para el Desarrollo Municipal (Copladem).
Horas después, otro grupo de hombres encapuchados procedentes de la comunidad de Santa Cruz, llegaron hasta la cabecera municipal y se dirigieron a la casa del alcalde (El Bosque) Gildardo Zenteno Moreno, donde destruyeron su fachada y le quemaron un vehículo, propiedad de su esposa Miriam Flores Sánchez; y como se observa la situación en varias regiones, el horno no está para bollos, ¿no cree usted?//Salud