ALFIL NEGRO

371
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama

“Las desgracias nunca vienen solas” (dicho popular)

Anuncian Otras Pandemias

Parece que al mundo le está lloviendo sobre mojado, sobre todo en México, que, según sus estadísticas oficiales de muertos por coronavirus en esta pandemia, lo colocan entre los países más visitados por la mujer de la guadaña.
Según la Organización Mundial de la Salud, Estados Unidos de Norteamérica va a la cabeza de la lista negra, las víctimas que han fallecido por el Covid-19, rebasan los 100 mil; le siguen Brasil que ha superado las 20 mil defunciones, Rusia, Reino Unidos, Italia, España, Irán, Chile y Perú; mientras los mexicanos con más de 8 mil difuntos, no quieren quedarse rezagados y le siguen buscando tres pies al gato.
Para nadie es secreto que en la mayoría de las entidades de la nación azteca, principalmente en la Ciudad de México, las morgues están llenas, las funerarias hasta el tope y los hospitales a punto de colapsar por el enorme número de contagiados, amén de los que ingresan a nosocomios privados, que al parecer se han salido del control oficial en donde se establece el número de enfermos y defunciones.
En Chiapas está ocurriendo lo mismo, la movilidad de la gente ha hecho casi imposible contener la oleada del virus mortal y el riesgo ha crecido para todos sus habitantes, incluyendo a los que respetan la cuarentena; sin embargo, el gobierno de Rutilio Escandón Cadenas, se ha mantenido atento al problema sanitario y ha logrado crear una infraestructura hospitalaria, lo que se ha convertido en una opción de vida para los contagiados que acuden a los centros de salud.
Es justo reconocer el esfuerzo titánico de la gente que está en la primera línea de la batalla contra la pandemia, nos referimos a los médicos, enfermeras y personal que se está jugando un albur dentro de los hospitales, sabiendo que ponen de por medio su propia vida para tratar de salvar la de otras personas.
Personal del Hospital General en Tapachula, al frente del que se encuentran los doctores Omar Gómez Cruz y Jaime Valente, entre otros, están en la trinchera enfrentando al enemigo invisible que les acecha cada día y cada noche, en donde han demostrado ir más allá del deber sin que el virus les dé un poco de descanso.
Varios médicos, enfermeras, enfermeros y demás personal que trabajan en los diversos hospitales de Tapachula, han caído en cumplimiento de su deber al ser infectados por el virus, murieron sirviendo al prójimo y haciendo honor al juramento de Hipócrates, que establece el propósito de llevar el bien y la salud a los enfermos.
“Hacer de la salud y de la vida de vuestros enfermos la primera de vuestras preocupaciones; ejercer vuestro arte con conciencia y dignidad”, señalan algunos objetivos de este sagrado juramento para quienes ejercen la hermosa profesión de médicos.
José Manuel Cruz Castellanos, Secretario de Salud en Chiapas, dio a conocer ayer sábado la lista de los nuevos contagiados y muertos por coronavirus en esta entidad, mencionando que ya se llegó a mil 48 casos positivos y 86 fallecidos.
Tuxtla Gutiérrez, sigue a la cabeza y su cuota de ayer fue de 35 contagiados; mientras Tapachula no se queda atrás y aportó 16 personas infectadas en las últimas 24 horas, Ocosingo con 5, San Cristóbal de Las Casas con 4; según el titular de la Secretaría de Salud hay 57 hospitalizados con ventiladores mecánicos, y debido a la saturación ya los están domiciliando; sin embargo, la gente no quiere entender y siguen en las calles buscando a la muerte.
En Tapachula se calcula que hay más de 150 casos de contagiados y los que faltan; ven la tormenta y no se hincan, que Dios los perdone y les reciba con los brazos abiertos.
Las autoridades de salud y protección civil, anuncian la temporada de huracanes, así como la proliferación del mosquito que contagia del Dengue, Zika y Chikungunya, que Dios nos agarre confesados ante tantas plagas.
Por si esto fuera poco, los mexicanos están sufriendo la plaga de los aumentos en los cobros de la energía eléctrica, el agua, los impuestos, las gasolinas, el gas, así como en todo los productos y servicios, lo que, al parecer, tiene sin cuidado a los legisladores locales y federales, quienes no levantan un dedo para defender los intereses de sus ‘representados’; los que alardeaban que serían diferentes a los priistas y panistas, salieron más de lo mismo, ni a cuál irle.
Una sincera condolencia para los familiares de mi amigo Fidel González Espinoza, quien falleciera hace pocos días, ’luz al viajero’ y que Dios lo reciba.