Desde mi Trinchera

365

Diego Victorio

Se Equivocó

Cualquiera con sangre en las venas y sentimientos pierde, en esas circunstancias, la vertical. Se obnubila.
Y si apela a que en esos momentos lo invadía la impotencia, la rabia y un rictus de dolor inexplicable, habría razón para entenderlo.
Será su justificación el que lo libre de un duro cuestionamiento social.
De negarse a dar una explicación de que sucedió, la carta que Juan Sabines Guerrero difundió en redes sociales para anunciar el deceso de su madre María de los Ángeles Guerrero, retomaría otra connotación.
De hecho, en los círculos políticos desaprueban que el exgobernador de Chiapas haya utilizado caracteres en la redacción para hablar del manejo que su gobierno le dio a la crisis sanitaria en los tiempos de la Influenza AH1N1, catalogado de pésimo gusto por la clase política y gobernante, sobre todo por el respeto que merecía la misiva, por tratarse de una situación dolorosa y muy privada.
Ya no tanto porque en el contenido intrínsecamente disiente y reprueba el tratamiento que los gobiernos, en sus tres instancias, le dan a la pandemia provocada por Covid-19.
Ni porque, la opinión personal viene de un integrante del cuerpo diplomático de la Secretaría de Relaciones Exteriores, pues aunque Sabines haya informado que había solicitado licencia sin goce de sueldo del Consulado de Orlando, Florida, en Estados Unidos, técnicamente sigue perteneciendo al Servicio Exterior y, en consecuencia al Gobierno Federal, al que, tácitamente, alude en el manuscrito.
Menos porque en su retórica antes de encerrarse en su casa de Acapulco, Guerrero, el chiapaneco, usaba la metáfora de que un exgobernador “debía ser una pieza de museo”, refiriendo la alocución a que debía de estar al margen de la vida pública, estar inerte desde el terreno del no poder.
Tampoco porque en público y privado Sabines Guerrero socializa que, entre él y el Presidente Obrador existe una muy buena relación amistosa..
Sino, el juicio sumario contra Sabines, aposteriori a la carta, viene en cascada por que fue un mensaje poco ortodoxo, leído como una total falta de respeto.
En el círculo rojo, los más generosos con Sabines interpretan que el documento no estuvo a la altura del lamentable suceso.
Los más acuciosos y malquerientes de Sabines aseguran que politizó un momento que debió manejarse con profunda veneración, pesadumbre, alejado de cualquier reflexión política.
Coincido que la carta no respetó los protocolos de solemnidad propias de las exequias de su madre.
Pero, insisto, de mi parte habría que esperar la réplica sabinista: que, en primera, debería reconocer que se equivocó, por los obvios motivos.
Ojalá y lo haga porque eso hablaría bien de él, como persona. De retractarse ganaría elogios, porque, como cualquier ser humano, nadie está exento a cometer errores, caso contrario empezaré a creer todo lo que se decía de él, en su paso por la extinta Casona de “El Mirador”
Ya si los gobiernos -federal y estatal- desean hacer usos de sus consejos y experiencias epidemiológicas plasmadas en el documento con un dejo de fantochería, será tema de ellos.
En el contexto público se le señala por la abrupta irrupción de temas políticos en una carta que debió ser estrictamente de duelo.
La forma siempre será fondo y traerá consecuencias, sobre todo políticas. Al Tiempo.
Comentarios Atrincherados
* Las alcaldesas de Tapachula y San Cristóbal de las Casas, Rosa Irene Urbina y Jerónima Toledo, no bajan la guardia y redoblan las medidas preventivas ante la emergencia por Covid-19.
* Ayer, el edil de Villaflores Mariano Rosales Zuarth, no festejó su cumpleaños. Prefirió ser ejemplo de responsabilidad y conciencia para sus gobernados, quedándose en casa con su familia. Bien.
*El fiscal General Jorge Llaven Abarca, es un funcionario de tiempo completo, aliado y de entera confianza del Gobernador de Chiapas. De los más productivos y leales.
*En la Secretaría de Transporte, comentan en voz baja que el próximo año habrá mudanza y, ya se reparten posiciones de conocida céntrica dependencia. Hasta pronto.