ALFIL NEGRO

322
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama
Se Vale Soñar
“A mal tiempo buena cara” (refrán popular)

Bien dicen que “Dios aprieta, pero no ahorca”. Dentro de los males que están ocurriendo en el mundo, mucha gente “no ha tirado la toalla” y se está levantando en esta gran tribulación; los sobrevivientes de los males del siglo, no arrían banderas y están saliendo a dar la batalla al enemigo invisible.
El coronavirus y otras plagas malignas han trastocado la salud de millones de personas; sin embargo, no son momentos de acobardarse, pelear y dejar de luchar, sino es hora de unirse como un solo hombre o una sola mujer y trabajar con los gobiernos que tenemos, para buscar soluciones a los problemas; nada se ha ganado con lamentaciones, ni culpándonos unos a otros por lo que está pasando en el planeta.
La raza humana es suficientemente inteligente, para saber que divididos y peleando nada bueno nos espera, son tiempos de cambio en nuestra forma de vivir y comportarnos; lo queramos o no, es el nuevo camino que Dios nos ha marcado, para dejar atrás lo malo que pudimos haber cometido y nos ha dado otra oportunidad de empezar dentro de ‘la nueva normalidad’.
Tenemos que entender que el Covid-19, es otro de los virus que llegaron para quedarse, no saldrá fácilmente de nuestras vidas y será necesario acostumbrarnos a convivir con él, siguiendo las medidas sanitarias que nos indican los expertos en salud; no hay para dónde hacerse, quien no entienda y trate de sobrevivir fuera de estas nuevas reglas ya sabe a lo que le tira, porque nadie puede jugar con la muerte.
Es cansado, estresante, triste y desagradable, hablar o escribir a diario sobre el número de enfermos y muertos que la pandemia está provocando. Por otro lado, de poco han servido las denuncias que constantemente se hacen en los medios de comunicación sobre presuntos actos de corrupción, incapacidad, soberbia o negligencia de algunos gobernantes, funcionarios o ‘representantes populares’.
Está comprobado que, a muchos servidores del pueblo, poco o nada les importa la opinión pública, las denuncias y críticas les hacen “lo que el viento a Juárez”; hablar o escribir en esta era de la tecnología es perder tiempo, gastar tinta y papel, es predicar en el desierto.
Para nadie es secreto que, no a todos los políticos o servidores públicos se les puede echar en el mismo costal, un ejemplo de ello es Chiapas, donde “otro gallo está cantando”; según expertos en salud, Rutilio Escandón Cadenas, ha dado un tratamiento bastante positivo al problema de la pandemia del Covid, agarrando el toro por los cuernos y apuntalando la infraestructura de salud, así como creando un programa de fumigación y sanitización en los diversos municipios .
Por otro lado, la actual administración estatal se ha coordinado con los diversos municipios, para hacer llegar casa por casa el apoyo de despensas a las clases más vulnerables, evitando con ello, que la gente tenga la necesidad de salir a las calles y contagiarse del virus.
El Ejecutivo Estatal, pidió que nadie se deje engañar con supuestas vacunas o medicamentos milagrosos, ni con las mentiras de que el coronavirus no existe, o que las fumigaciones y desinfección contra el dengue y el Covid-19 son dañinas,” Son aseveraciones que vienen de personas mal intencionadas”, aseveró el Gobernador de Chiapas.
En otras cosas, habitante de los diversos sectores en Tapachula piden a gritos la fumigación contra el dengue, así como y la sanitización para evitar más contagios del coronavirus, hasta ahora, la Jurisdicción Sanitaria Número VII, no ha dicho “esta boca es mía”; ojalá que la alcaldesa Rosy Urbina, intervenga y gestione ante el Gobernador esta importante actividad sanitaria preventiva.
Los vecinos de la 13a Norte, entre 7a y 15a Oriente, vuelven a quejarse en contra de Coapatap, por el desabasto de agua durante tres días seguidos y las veces que al encargado se le ocurre abrir la válvula, lo hacen únicamente por hora y media y sin la potencia del chorro para que los consumidores puedan llenar sus tanques. Lo que, en tiempos de esta pandemia, es un verdadero crimen, dicen los afectados.
No perdamos la esperanza que en el mundo soplarán nuevos vientos, que finalmente los sobrevivientes de todos los males que se están dando en este siglo XXI, levantarán una nueva sociedad con espíritu más justo, más emprendedor, más amoroso y con interés de rescatar los valores morales. Primero Dios, así sea.