Polígrafo Político

362
Polígrafo Político
Polígrafo Político

Darinel Zacarías
¡Caos y Desesperación!
¡Interminables alarmas, donde los sórdidos hospitales, parecen pedir a gritos una tregua por piedad!
Joaquín Sabina

A pesar de promocionar una Nueva Normalidad, la danza de los números por la pandemia no quiere ceder y la curva parece no querer aplanarse.
En Chiapas la cifra total por Covid-19 llegó a los 3 mil 182. Para este domingo aumentaron 75 casos. El número de letalidad es de 213.
Se habla de más de 92 municipios que figuran en el mapa de contagios en Chiapas, según informes del titular de Salud en el Estado, José Manuel Cruz Castellanos.
La compra de tanques de oxígeno, familias desesperadas, médicos que se manifiestan porque se les dota de aditamentos de muy mala calidad, dibuja el caos, el mismo que se apodera del contexto.
Cubrebocas piratas, tanques de oxígeno a precios elevados, hospitales con sobrecupo, médicos en confinamiento y los índices de letalidad no disminuyen, por el contrario hacen más neurálgico el panorama.
¿Y todavía existe gente que duda de este virus? ¿Hay personas que dan cabida a una serie de teorías en las que tildan al Gobierno y a los profesionales de la medicina?
Difícil de creerlo, pero existe gente recelada a excesos, iletrada que su ignorancia las hacen actuar y pensar de manera errada.
Esa gente es de mente parca que si mañana les dice que los Voladores de Papantla serán inalámbricos, seguro lo creerán.
La pandemia y las cifras siguen en aumento, el llamado es a seguir manteniendo y promoviendo las medidas preventivas.
Hay pérdidas humanas, económicas, laborales y de varias índoles, pero este virus es tan agresivo que parece no respetar clase social ni color de piel.
La crisis es general. Efectivamente el país vive una situación catastrófica, agudizada por la pandemia del Covid-19 y urgen políticas públicas sustentables que den certeza, bienestar y desarrollo a los millones de habitantes.
Principalmente a la clase baja que se siente desprotegida y abandonada, donde la pandemia golpea severamente.
Hoy el personal médico, ese ejército que está en la primera línea de combate de este virus, no sólo debe cuidarse del riesgo de contraer el virus, también son víctimas de ataques y agresiones de gente ignara y cerrera.
Pero a todo ello, se suma una embestida del Dengue, Zika y Chikungunya y urge que los gobiernos municipales activen los protocolos de prevención y erradicación de este mosco transmisor.
Se debe coordinar y poner en marcha un plan emergente para el combate de este vector.
Que vayan desde trabajos descacharrización, nebulizaciones y fumigaciones, principalmente en municipios denominados focos rojos.
La labor es difícil, Chiapas vive tiempos álgidos pero los alcaldes y alcaldesas deben diseñar mecanismos para poder actuar ante esta crisis sanitaria que atraviesa el país, Chiapas y sus demarcaciones geográficas.
Por lo pronto, es importante acatar las medidas y mantenerse en casa, evitar salir si no hay necesidad.
La curva no da muestras de que se aplane. Los hospitales de Comitán y Tapachula están a tope y han sido superados notablemente.
El tema es serio. Las estadísticas de las secuelas y estragos de la pandemia son devastadores.
Dice el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) que de Marzo a Mayo, el coronavirus (Covid-19) dejo? sin empleo a 467 mexicanos cada hora.
El mandatario Andrés Manuel López Obrador dijo que en mayo se perdieron 345 mil empleos, “200 mil menos que en abril”, pero pronosticó que en junio serán menos las plazas que se eliminen, debido a la reactivación económica, sin embargo se duda.
¿Quién dijo que tengo sed?