ALFIL NEGRO

335
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Gracias a nuestro Padre Celestial por darnos vida, y no dudamos de su misericordia para la humanidad en esta era apocalíptica”.

Los Demonios Andan Sueltos
Oscar D. Ballinas Lezama

Los demonios andan sueltos en México, la desesperación e impotencia de mucha gente que es contagiada por el Coronavirus los está llevando a un estado de ánimo en el que empieza a predominar el odio y la desconfianza hacia las instituciones públicas de salud.
Muchas veces por uno pagan todos; desafortunadamente, al titular de la Subsecretaría de Salud Pública en el país, Hugo López Gatell, con sus predicciones en el control de la pandemia del Covid-19, que no le han sido del todo favorables y sus mensajes llenos de contradicciones sobre la crisis sanitaria en este país, sólo han causado desconcierto y temor.
La inconformidad de mucha gente es que López Gatell, más allá de ser un vocero, que informa sobre números de contagiados y muertos por el Covid-19, no representa hasta ahora, al funcionario que regale esperanza de vida a los mexicanos, sobre todo, cuando públicamente afirma que esta plaga llegó para quedarse y nunca podría irse.
Ante este tipo de declaraciones divulgadas por el responsable de la salud en el país, la población está entrando en pánico al ver que la cacaraqueada curva de la pandemia sigue sin verse por ningún lado, al contrario, continúa ascendiendo con cifras apocalípticas de infectados y muertos por el letal virus, que, según la Organización Mundial de la Salud, sigue mutando y convirtiéndose más peligroso en todo el orbe.
El sol no puede tapársele con un dedo, afirmar que la pandemia ya fue domada y que es hora de perder el miedo para salir a las calles, es un disparate o un acto de irresponsabilidad criminal, porque mucha gente que escucha y ve a importantes personajes de la política mexicana hacer esas declaraciones, se las creen a pie juntillas saliendo a las calles sin protección alguna, convirtiéndose en mensajeros de la muerte que están volviendo la República Mexicana en un enorme y espantoso panteón, afirman algunos expertos en complicaciones sanitarias.
Para nadie es secreto que el mundo entero está inmerso en este problema de salud, algunos países actúan con responsabilidad y sabiduría buscando atajar los embates del virus, sin embargo, pareciera que en otras naciones esta crisis sanitaria ha sido convertida en un juego mortal, con el que, los políticos buscan posicionarse para las próximas elecciones, importándoles un soberano cacahuate la suerte de sus compatriotas.
Como botón de muestra, está el presidente Donal Trump, un mandatario lleno de soberbia, que pese a sus muchos años encima, desafía la muerte haciendo a un lado las medidas preventivas contra el Covid, quizás pensando que es inmortal está enviando mensajes subliminales en sus actividades públicas, a millones de sus seguidores que lo imitan sin importarles contagiarse o enfermar a los demás.
En Chiapas, el gobernador Rutilio Escandón Cadenas ha demostrado hasta ahora, ser un personaje sencillo y responsable que ha solicitado hasta el cansancio a sus conciudadanos, que respeten las medidas preventivas contra el Coronavirus y en un tono ya molesto, por la necedad de mucha gente, insiste en señalar a quienes abusando de su posición de ‘luchadores sociales’ engañan a la población, para que no permitan la sanitización contra el Covid-19, ni permitan al Sector Salud que fumigue en los municipios atacados por el zancudo del Dengue.
Ayer sábado, insistió en afirmar que hay delincuentes que engañan a los pueblos para aprovecharse y quedarse con sus recursos: “Se disfrazan de luchadores sociales, pero no son más que cobardes y ladrones, gente que inventa mentiras para que el pueblo no permita la fumigación y la sanitización, sabiendo que ello es parte importante para atajar estas pandemias que están matando a muchas personas”.
En el día 20 del sexto mes, domingo del Coronavirus y año de Dios, los padres que han cumplido su tarea encomendada por la vida respirarán tranquilos con su conciencia; estén donde estén, sentirán el abrazo de sus hijos en la distancia atravesada por el muro invisible que surgió de la nada, provocada por el enemigo nacido de la oscuridad. ¡Felicidades y gracias a nuestro Padre celestial, por darnos la vida!