Desde mi Trinchera

253

Programas Sociales: ¿el Arma Secreta de Morena?
Diego Victorio

En el apartado de debilidades se encuentra un factor toral: que Andrés Manuel no estará en la boleta, por tanto, prescinden, de facto, del efecto arrastre o bandwagon.
En el cuadrante de amenazas identifican al Partido Verde -segunda fuerza política en Chiapas-, que iría separado del guinda en más de cien municipios, en cuanto a alcaldías refiere.
Otra, no de menor riesgo que la anterior, es que el Partido Chiapas Unido es fortalecido -tras el telón- por un influyente Penthouse de palacio estatal.
Y, una tercera, sería la aparición de un supuesto gran frente opositor, al menos tengo registros de que en Tapachula y Tuxtla Gutiérrez hay acercamientos entre priistas y panistas.
Ese análisis FODA, pareciese implacable para Morena.
Sin embargo, guardan celosamente las áreas de fortalezas y oportunidades de ese estudio de situación, como si tratase del Santo Grial.
Pese a la ausencia del elemento de la ecuación (AMLO en la boleta) que, para muchos pragmáticos es un agente cuantitativo, los morenos andan sobrados.
En su papel, en una actitud no déspota pero sí agrandada.
Como si por dentro estuviesen pensando “vamos a hacer sentir la fuerza del gobierno”, pues cuando se le cuestiona sobre su futuro inmediato sueltan una sonrisa socarrona.
Esa actitud triunfalista, de ver al adversario por encima del hombro, se debe a que, el ala fundadora de Morena en Chiapas, tiene un as bajo la manga.
Sigilosamente, sin soltar pistas que alerten al enemigo, adoctrinan su ejército para la madre de todas las batallas.
Son miles de operadores que se atrincheran en inmuebles tétricos, que no despierten la atención, para pasar desapercibidos.
En decenas, con toda la discreción, así, al puro estilo artesanal van capacitando la estructura, entre promotores del voto, representante de manzana, colonia y vecindario.
La nota no es el disimulo con que Morena adiestra sus huestes para la jornada comicial de 2021.
Tampoco es de interés para el análisis, el dato duro de que son entre cincuenta y cien reclutas por cada municipio, como en los negocios piramidales.
Lo relevante y parte medular de la noticia es que, de acuerdo a una fuente, los que aleccionan a los grupos decenales son empleados del Gobierno Federal.
¡Bingo! Bajo esa lógica, su arma secreta con la que pretenden llenar el vacío de López Obrador en el recuadro, sería encender la locomotora de programas federales. Dèjá vu.
Avasallar con el presupuesto. Sí, así como cuando en la era neoliberal el gran elector tenía nombres: Solidaridad, Progresa, Prospera…
¿Quizá por eso la sonrisa irónica? ¿Esa será su fortaleza? Al Tiempo.
Comentarios Atrincherados.
*Al tema de la detención del médico Gerardo Grajales Yuca, pretenden darle un tratamiento distinto al de origen.
Lo han politizado por el tipo de personajes que protagonizan la trama.
Como este hemos visto miles de casos, en cientos de instituciones públicas y nosocomios privados. Son millones de denuncias penales las que existen, las hay por negligencia médica, abuso de poder, de autoridad, despotismo, del agravante que usted quiera.
El morbo se centró sobre este asunto que se litiga en las instancias judiciales, pero en paralelo, insisto, porque una de las partes inmiscuidas es figura pública el tema se está juzgando en los medios.
La opinión en redes sociales ha consignado con parcialidad la situación, victimizando al galeno, sin tener pruebas documentales ni conocer a fondo el caso.
*Se me hace de muy mala leche intentar centrar en el ojo de huracán y sentenciar, en el reparto de culpas, al director del Instituto de Seguridad Social de Trabajadores de Chiapas (ISSTECH), Alberto Cundapi Núñez.
Cundapi Núñez, es un funcionario honesto y de gran calidad humana, dedicado a llevar a buen puerto el barco.
Patético que lo embarren en el ajo. Hasta pronto.