Desde mi Trinchera

248

Ni Guiños ni Acuerdos Políticos
Diego Victorio

El ala dura de Morena ha cometido errores de forma que, en política son de fondo.
Se equivocó rotundamente al asumirse críticos del Gobierno Estatal, en un acto de canibalismo en una expresión pura.
Incluso, en el caso del médico Gerardo Grajales Yuca, el grupo duro insinuó que el Poder Judicial y la Fiscalía General torcían la ley, sin medir que los remanentes de esa postura se estamparían en el Jefe del Poder Ejecutivo.
Vaya, el pronunciamiento de la Secretaría de Derechos Humanos y Sociales de Morena que, lamentaba la aprehensión del galeno y aludía a las autoridades locales de actuar fuera del marco jurídico, se leyó como si el partido guinda pintaba su raya y apelaba a la sana distancia -del Ejecutivo-, pese a que en Chiapas gobierna Morena.
Esa discrepancia plasmada en el documento reflejó en su justa dimensión el radicalismo guinda. Quien ordenó se publicara el documento no midió los efectos que causaría en la atmósfera, ni la percepción que se alojaría en los imaginarios colectivos. División.
Esa postura, quiero creer que a bote pronto, se tejió así para que, en la repartición de culpas -del caso Yuca- estas fuesen al Estado y no a Morena, una especie de blindaje.
Pasaron por alto que hasta el medianamente informado del colectivo lo leería como una fragmentación entre palacio estatal y la decena de tribus del partido guinda.
Socialmente significaba mucho, pero político-electoral más todavía.
Interpretaría, desde mi óptica, que la reunión del fin de semana entre fundadores, Diputados federales, legisladores locales, el Delegado federal de programas integrales y el gobernador Rutilio Escandón Cadenas, promovida por Morena y, cortésmente aceptada por Rutilio Escandón, fuese como si Morena hubiese buscado el perdón del Gobernador, por el exabrupto arriba señalado.
Pero de ahí a que en el encierro haya existido pactos de cara a 2021, nunca, de lo menos que se habló fue de política.
Si bien es cierto, la plenaria lanzó un mensaje de unidad, de paz social, gobernanza y respaldo a la política gubernamental diseñada en la cuatroté. Hasta ahí.
Escandón Cadenas cuidó hasta el último detalle para que aquello no tuviese una connotación distinta a lo que realmente fue.
Rutilio, informó sobre el manejo que su Gobierno le ha dado a la emergencia sanitaria por coronavirus y, llamó a los presentes a cerrar filas en torno a la cuarta transformación.
Seco, sin dar pie a grilla electorera.
Desde la entrada hasta la salida no dio margen a quienes creían que el concilio sería un acto de contrición de quiénes han sido críticos de su Gobierno, o una cena de negros.
Tampoco sirvió la concentración para que Morena exculpara sus desaciertos y descortesías para con el Gobierno de Chiapas.
No fue, pues, una sucursal de eso que llaman Reunión de Consejeros.
No se habló de alianzas, ni de candidaturas.
Rutilio, un hombre de Estado, no se iba a exhibir públicamente hablando de prospectivas políticas ni signar acuerdos electorales en la casa del pueblo.
Los que habían acomodado el escenario para que se prestase a otro objeto, fracasaron.
La asignatura político-electoral sigue igual. La reunión no cambió nada:
El extremismo morenista tiene el control absoluto del partido vino tinto en la comarca.
No ha tenido la cortesía ni la delicadeza de prestarle el balón al Ejecutivo. Morena, como ente, no cogobierna con el titular del Ejecutivo, como naturalmente debería ser.
Los fundadores y duros manejan a su antojo el partido guinda y así no hay condiciones de tomar acuerdos.
Es cierto que, desde Palacio Nacional la instrucción ha sido hacerse de las trece diputaciones federales de Chiapas. Será el único factor que haga unificar criterios a todos los grupos. Porque la elección local será un pandemonio.
Entonces todo sigue igual.
Un Morena troglodita, avasallador queriéndose comer todo el pastel en 2021, sin convidarle a nadie, ni al Gobernador. Al Tiempo.
Comentarios Atrincherados
*El auditor superior del Estado, José Uriel Estrada Martínez, acudió el pasado viernes a la reunión convocada por la Comisión de Vigilancia del Congreso del Estado con la presidenta municipal de Simojovel, Viridiana Hernández Sánchez, quien no pudo sustentar con motivos válidos su falta de cumplimiento en la entrega de la Cuenta Pública del ejercicio 2019.
Por lo que el titular de la ASE le exhortó de manera respetuosa y en estricto apego a las leyes en la materia, a resolver los problemas administrativos internos de su Ayuntamiento y fincar las responsabilidades por omisión a sus funcionarios o exfuncionarios, pero sobre todo a cumplirle a su municipio rindiendo cuentas puntuales del manejo de los recursos públicos.
Estrada Martínez indicó que la Ley de Responsabilidades Administrativas para el Estado se reformó recientemente, estableciendo que la responsabilidad de los servidores públicos trasciende a siete años, por lo que invitó a la Alcaldesa a cumplir con sus obligaciones en materia de fiscalización y estar en armonía con la política de transparencia y rendición de cuentas, adoptada por el Gobierno Federal y el Gobierno de Chiapas.
El Auditor Superior dejó en claro que en el ente fiscalizador no se ha detenido el trabajo por el tema de la pandemia y se han encontrado los mecanismos a través de la tecnología para seguir operando y poco a poco se ha estado retornando al trabajo presencial con los cuidados sanitarios necesarios, por lo que pidió al Ayuntamiento de Simojovel y a todos los Ayuntamientos de la entidad que tengan dudas o necesiten asesoramiento para poder cumplir en tiempo y en forma con su entrega de cuenta pública, se acerquen ya que de manera gratuita se brindan las asesorías necesarias.
Estrada Martínez señaló que las omisiones y responsabilidades en las que hayan caído los funcionarios de dicho Ayuntamiento se dirimirán en las instancias correspondientes en su momento, como es el Tribunal Administrativo o de ser el caso la Fiscalía General del Estado o en un tema de juicio político en el Congreso. Hasta pronto.