ALFIL NEGRO

390
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Estamos en el lomo de un venado” (refrán popular)

El Príncipe Piedra
Oscar D. Ballinas Lezama

Mientras que el ‘gran jefe’ del Palacio Nacional insiste en hablar de ‘los pobres primero’, la austeridad y la urgente necesidad de buscar estrategias políticas administrativas que ayuden al pueblo bueno y sabio de México; algunos Alcaldes en Chiapas insisten en gobernar exprimiendo el bolsillo de sus conciudadanos.
Habitantes de Huixtla, uno de los municipios de la Costa gobernado por José Luis Laparra Calderón, no han podido encontrar la forma de solucionar la infinidad de problemas sociales como la falta de alumbrado público, el desabasto de agua rodada y la inseguridad, dejando que ese municipio se convierta en tierra de nadie.
Para nadie es secreto, dicen los huixtlecos, que el actual Edil busca desesperadamente reelegirse haciendo a un lado la crisis sanitaria y económica que tiene contra la pared a los habitantes de ese municipio; afirman que Laparra Calderón acaba de enviar una iniciativa al Congreso estatal para aumentar el pago de impuestos y darle con ello la puntilla a todo el comercio, que ya de por sí viene trastabillando con una pandemia que les ha bajado las ventas y aumentado los muertos.
Declaran los inconformes que el Presidente Municipal se ha convertido en ‘Señor de horca y cuchillo’, quien sin tomar en consideración que Huixtla es de uno de los municipios más abandonados a su suerte, solicitó a los legisladores chiapanecos la aprobación de una larga lista de nuevos impuestos, entre los que sobresalen: el pago de 2 mil 400 Pesos mensuales para los que vendan tacos, tortas, mariscos y similares en horario libre.
Los que expendan estos mismos productos en puestos semifijos, pagarán mil 200 Pesos mensuales; el ambulantaje tendrá una cuota de 150 Pesos mensuales, puestos semifijos de giros diversos aportarán 700 Pesos al mes, expendedores de libros, revistas y periódicos tendrá una cuota de cien Pesos, los comerciantes del tianguis pagarán 20 Pesos diarios, mercados sobre ruedas 80 Pesos diarios.
Un permiso temporal por derecho de piso tendrá un costo de 2 mil 500 Pesos, mientras por tener máquinas para vender refrescos deberán pagar un impuesto de mil Pesos mensuales.
En esta nueva ley de ingresos para el municipio de Huixtla en el ejercicio fiscal 2021, los comerciantes que pretendan vender sus paletas, aguas frescas fuera de la unidad deportiva pagarán diariamente entre 10 y 15 Pesos, los que vendan tacos aportarán 50 Pesos diarios; ahora falta ver si los Diputados locales autorizan los nuevos impuestos que solicita el ‘virrey del pueblo de la piedra’.
Estas ideas de Laparra Calderón han sido consideradas por sus gobernados como autoritarias y descabelladas, valiéndole un soberano cacahuate los estragos que ha venido causando la pandemia en la de por sí precaria economía de los soconusquenses, en especial de los huixtlecos que ya no ven lo duro, sino lo tupido.
“Esperamos que el Congreso tome conciencia, porque la verdad, la economía está por los suelos y el comercio sobrevive al día, las rentas de locales están por las nubes, los recibos de la Comisión Federal de Electricidad son infames y los del agua rodada que cobra el ayuntamiento no abonan en nada a la débil economía, en dónde está el apoyo del gobierno al pueblo, solo se ocupan en joder al que lucha por sobrevivir”, dijo Mary Carmen Martínez Marín.
“Lo único que van a fomentar los del ayuntamiento Huixtleco, es la economía informal basada en el ambulantaje, lo que seguirá derivando en corrupción de los inspectores de la recaudación, no son tiempos de aumentar impuestos, se trata de reactivar la economía mediante incentivos no de cargas impositivas”, apuntó Ulises Lopezlena Rueda.
Una gran mayoría de habitantes de Huixtla están que ni los calienta el sol, exigen al Congreso estatal que no se convierta en cómplice de un ‘reyezuelo de huarache’ y apruebe esta nueva locura de quien pretende seguir cobrándoles más impuestos y crucificarlos en la pobreza.
Otros huixtlecos dijeron: “no ven de dónde sacar más dinero y que no puedan auditarlos, se espera una cacería de brujas contra todos los comerciantes; estos gobernantes nos ofrecieron en campaña la luna y las estrellas, hoy desangran con su autoritarismo nuestra precaria economía, ante la complicidad por omisión de los Regidores y el Síndico Municipal que, se supone, están para defender los intereses de la población”.
En otras cosas, el Coronavirus ya lleva 104 mil muertos en México, colocándonos en el segundo lugar a nivel mundial; aun así, los mexicanos se resisten a ‘doblar las manos’ y siguen retando a la muerte. Dios nos agarre confesados. ¡Pónganse el cubrebocas, lávense las manos constantemente y guarden la sana distancia!
El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva de su autor y no del periódico que la publica.