No Pasa Nada

253

Margarita Zavala

Un hombre que ha sido acusado 5 veces por violación y acoso. Él no dice nada, no se defiende y, a decir verdad, no hay nadie que lo defienda. Su caso parece ser indefendible. Hay complicidad. Sin embargo, al señor Salgado Macedonio lo hicieron en Morena candidato a gobernador de Guerrero. De telón de fondo, una vez más, está la violencia contra las mujeres que no mereció una reflexión elemental respecto de la responsabilidad que los partidos políticos deben tener al presentar candidatos y del partido-gobierno que es Morena.
Es inaceptable que no caigamos en la cuenta de la dimensión social que tiene sostener un candidato con esas acusaciones. El «no pasa nada» tiene consecuencias muy violentas; genera un efecto inhibitorio de las denuncias de violencia e incrementa la cifra negra. También refuerza el poder machista contra las mujeres. Incluso subyace la idea que ese tipo de comportamiento da más poder. Estamos ante decisiones en las que perdemos todos -especialmente las mujeres- porque degradan y manchan la política mexicana.
Mucho se ha reclamado y se ha dicho respecto del candidato, incluso algunas mujeres de su mismo partido han manifestado desacuerdo. Al respecto, el candidato en cuestión no sólo no se ha defendido, sino que nadie lo quiere defender. Frente a las acusaciones, sólo ha existido el silencio, la interpretación «coyotera» de la presunción de inocencia o, peor aún, la anodina defensa que desde el Ejecutivo se lanzó: «ya chole», «es un linchamiento» y que «corresponde al pueblo de Guerrero decidir». Veamos:
1. «Ya chole» es una expresión mexicana que refleja, primero que nada, el hartazgo (manifestado con un dejo de superioridad) de parte de quien la dice. Es una expresión facilista que no requiere de mucha reflexión previa y que suele decirse sin pensar. Es decir, es una frase que refleja enojo sin argumentos. Es una expresión que trivializa la queja, pero sobre todo la deprecia, equivale a decir que ni siquiera serás escuchada. «Ya chole» es una expresión mexicana que, usada por el presidente, denota un enorme cansancio, como si estuviera harto de las mujeres y de quienes opinamos distinto.
2. Pretender que un hombre asuma las consecuencias de sus actos no es un linchamiento, es una petición elemental de estándares éticos.
3. Morena igual que todos los partidos es responsable de quienes proponen, sin pedirles que sean ministerios públicos, los ciudadanos podemos exigirles un mínimo de estándares éticos a la hora de presentar candidatos.
Nuestro país merece mucho más. Las mujeres merecen una reflexión más para cambiar de candidato. No me digan que no hay un hombre o una mujer que pueda sustituir la candidatura de Salgado Macedonio.
No paso por alto que Guerrero es un Estado víctima del crimen organizado; es un Estado donde la violencia contra las mujeres se hace presente todos los días y, para colmo, en estos días esta violencia ha sido no sólo oficialmente aceptada, sino también promovida desde el Gobierno y su partido. Sun