La Fiesta Siguió en México a Pesar del Coronavirus

155

Alexis Ortiz

A pesar de los millones de contagios y las miles de muertes provocadas por el Covid-19, un sector de la sociedad mexicana estuvo de fiesta durante el último año. Así lo revelan distintos informes a los que EL UNIVERSAL tuvo acceso, en los que se señala que autoridades municipales y estatales recibieron por lo menos 477 mil 965 llamadas de emergencia-denuncia sobre eventos sociales y concentración de personas.
Desde el inicio de la pandemia en México, la Secretaría de Salud (Ssa) hizo un llamado a la población para mantener la sana distancia y no participar en reuniones; sin embargo, entre Marzo de 2020 y Enero de 2021 hubo casi medio millón de reportes por fiestas y aglomeraciones en 380 municipios de 24 entidades.
Los informes obtenidos a través de la plataforma nacional de transparencia muestran que en Abril y Mayo de 2020 hubo un primer punto máximo en las llamadas de emergencia, al registrarse 57 mil y 59 mil, respectivamente. Después, entre Junio y Octubre los reportes disminuyeron y no hubo más de 40 mil por mes. Luego ocurrió otro incremento en Noviembre, con 49 mil denuncias ciudadanas, y en Diciembre fueron casi 59 mil.
Especialistas en temas de salud criticaron que durante la emergencia sanitaria hubo gente que incumplió las medidas de higiene y prevención, situación que derivó en un crecimiento de contagios, en una sobresaturación en hospitales y en la defunción de miles de mexicanos.
Si estas cifras se comparan con el comportamiento de la epidemia, hay una coincidencia entre el alza en las llamadas y el aumento de contagios. Esto es más visible durante Diciembre y Enero, cuando México alcanzó sus números más altos en casos confirmados y decesos por Covid-19.
«Estas fiestas y reuniones han contribuido grandemente a la multiplicación de los contagios y, consecuentemente, a que ocurra una cantidad importante de muertes. De todo el periodo que ha transcurrido desde hace un año, enero y febrero de 2021 fueron los peores meses, y esto nos sugiere que estábamos viendo el impacto de lo que pasó entre noviembre y diciembre con todas las festividades», señaló Malaquías López Cervantes, profesor de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la UNAM.
De acuerdo con las cifras oficiales, las entidades del país que concentraron la mayor cantidad de llamadas de emergencia son: Ciudad de México, con 120 mil 735; Sonora, 95 mil 35; Chihuahua, 94 mil 860; Estado de México, 71 mil 498; Guanajuato, 24 mil 88; Baja California, 16 mil 321; San Luis Potosí, 10 mil 203; Jalisco, 8 mil 681; Coahuila, 6 mil 417, y Veracruz, 6 mil 349.
Aunque para este trabajo se recopiló casi medio millón de registros de llamadas de emergencia sobre fiestas y concentración de personas, el problema podría ser mayor, porque sólo se logró obtener información de 15% de los municipios que hay en la República, y en el resto se precisó que no existían datos.
Francisco Moreno Sánchez, médico internista e infectólogo del Centro Médico ABC, explicó que las reuniones dentro de espacios cerrados son la principal forma de contagio del coronavirus, y advirtió que si los ciudadanos no cambian su comportamiento, la emergencia sanitaria se podría extender aún más.
«La principal forma de contagio que existe es [a través de este] tipo de reuniones y más si ocurren en áreas cerradas donde hay mala circulación del aire. Es evidente que los picos que hemos tenido ocurren después de fechas en las que tú asumes que va a haber más reuniones; ocurrió en diciembre y enero, que es cuando hubo más convivios de gente por el fin de año», dijo el experto.
Falta de Controles.
En los registros obtenidos vía transparencia, donde se solicitó a Municipios y Estados específicamente los reportes y/o llamadas de emergencia por la celebración de fiestas, se detectó que los municipios con más incidencias fueron principalmente urbanos.
En Hermosillo, Sonora, hubo 53 mil 828 reportes; en Ciudad Juárez, Chihuahua, 36 mil 848; en Chihuahua, Chihuahua, 34 mil 149; en Iztapalapa, Ciudad de México, 22 mil 799; en León, Guanajuato, 16 mil 455; en Mexicali, Baja California, 16 mil 321; en Cajeme, Sonora, 13 mil 609; en Gustavo A. Madero, Ciudad de México, 15 mil 784; en Cuauhtémoc, Ciudad de México, 10 mil 385, y en Ecatepec, Estado de México, 9 mil 691.
Durante el año pasado se dieron a conocer casos donde una reunión familiar o una fiesta masiva concluyeron con varios contagios. Este diario documentó, por ejemplo, que en la comunidad de San Juan del Río, en el municipio de Santiago Choápam, Oaxaca, 400 personas se infectaron de Covid-19 luego de participar en un baile del Día de Reyes.
Al respecto, los especialistas señalaron que en las reuniones familiares o entre amigos es común que la gente baje la guardia, pues hay una falsa sensación de seguridad y confianza.
«Con la familia, la gente tiene mucha confianza y siente que no le puede pasar nada, pero eso puede ser fatalmente equivocado. De manera general yo creo que cuando una persona ha aceptado reunirse con otros, la mayor parte de la gente suele comportarse como si no fuera a haber ninguna consecuencia», aseveró López Cervantes.
Los expertos no solamente cuestionaron a la población que estuvo en reuniones durante la epidemia, también opinaron que las autoridades debieron implementar más controles para evitar esta clase de concentraciones.
«Por la gravedad de la pandemia, debería haber momentos donde se tomaran medidas más estrictas con respecto a eso, porque es claro que no solamente se afecta al grupo que se reúne, sino que después estas personas ya contagiadas dispersan la enfermedad», expresó Moreno.
Por último, ambos médicos especialistas pidieron a los mexicanos no bajar la guardia, no participar en reuniones y seguir las recomendaciones sanitarias. Sun