El Aborto… dos Víctimas

219

Ricardo Homs
(Presidente de la Academia Mexicana de la Comunicación)

La Suprema Corte de Justicia de la Nación ya manifestó la inconstitucionalidad que representa que a una mujer se le castigue con cárcel por interrumpir un embarazo.
Por su parte, la Conferencia del Episcopado Mexicano, CEM, en un comunicado público enviado el miércoles coincidió en que enviar a la cárcel a la madre no resuelve el problema del aborto, aunque lamentó que aún continúa sin respuesta la protección del hijo nonato, a quien se le niega el derecho a la vida.
Evidentemente este es un tema complejo, pues tiene connotaciones morales y éticas, jurídicas, antropológicas y sociales, que siempre se ha interpretado socialmente de modo polarizado.
No obstante la reiterada percepción mediática que indica que la sociedad mexicana cada vez más se inclina por la «despenalización judicial», hay datos muy reveladores en la «Encuesta nacional vida, familia y mujer, 2021» realizada por la empresa Áltica. Las conclusiones nos revelan que el 57% de los mexicanos están «en contra del aborto», el 29% «a favor» y el 14% se abstuvo de responder.
El tema del aborto se ha tratado con argumentos simplistas y estereotipados, caracterizados por etiquetas que adjudican a la mujer el rol de única culpable. Sin embargo, con visión humanista debemos reconocer que en este hecho coinciden dos víctimas: la criatura a la que se niega el derecho a vivir, pero también la madre, a quien tradicionalmente se castiga.
Detrás de un intento de aborto hay un «embarazo no deseado» por parte de la madre. Los embarazos no esperados generalmente representan una tragedia personal para la madre que lo vive y por ello debemos resolver las causas que lo generan y que pueden tener muchos orígenes, como la violencia y el abuso sexual.
Sin embargo, la circunstancia más común es la irresponsabilidad del padre biológico, quien se niega a apoyar a su pareja y asumir las consecuencias que implica la gestación del hijo, para lo cual el hombre recibe el apoyo de una sociedad machista que justifica su actitud.
Al protagonista masculino del embarazo la sociedad lo releva de sus responsabilidades y le carga todo el peso de la ley a ella. ¿Cuántas veces sucede que es el mismo hombre quien exige y presiona para que la mujer considere el aborto como su única opción?
Debemos generar acciones que desestimulen la generación de embarazos no deseados y por otra parte, ofrecer soluciones de fondo a las mujeres que tuvieron embarazos involuntarios, para que no lleguen a considerar el aborto como una posibilidad.
Si lo que estimula el embarazo involuntario es la falta de compromiso del varón, para quien el sexo es simplemente una actividad recreativa que no le genera consecuencias, consideremos que seguramente, si sintiera la presión del compromiso jurídico, de por vida, sobre una gestación, podríamos disminuir las conductas irresponsables.
Se debe generar jurisprudencia que determine que toda gestación es una responsabilidad compartida en igualdad de circunstancias. Si antes no se exigían responsabilidades al varón es porque seguramente no existían las herramientas científicas para determinar la paternidad, pero hoy una simple prueba de ADN garantiza veracidad de la respuesta, sin lugar a duda.
Para ello debe surgir la petición ciudadana y de sus organizaciones dirigidas al Poder Legislativo, para que este tema sea resuelto de forma justa y sensible.
Por otra parte, las familias deben ser solidarias cuando una hija queda embarazada, pues el abandono, así como el rechazo, inducen al aborto.
Además, la cultura de la adopción con un sistema de apoyo médico, social y económico durante el embarazo puede representar una nueva forma de impulsar la disminución del aborto.
Y las autoridades… deben castigar con rigor la agresión sexual, conscientes de sus graves repercusiones. ¿A usted qué le parece? Sun