Narco Mexicano Busca Inundar Mercado Europeo de Metanfetamina

233

Luis Méndez, Corresponsal

La Guardia Civil española desarticuló una importante red de narcotraficantes a la que vinculó al cártel mexicano de los «Beltrán Leyva» y que buscaba inundar Europa con metanfetamina y cocaína, lo que constata una vez más la imparable presencia de los narcos mexicanos en el Viejo Continente.
El operativo policial que desembocó en la mayor incautación de la historia de crystal meth (metanfetamina), se llevó a cabo en las localidades españolas de Barcelona, Tarragona, Talavera de la Reina y Valencia, además de Países Bajos y Turquía.
Concluyó con la detención de 16 personas, dos de ellas mexicanas, y el desmantelamiento de la principal vía de introducción de estas drogas en Europa a través del Puerto de Barcelona. El jefe de la banda, también detenido, tenía doble nacionalidad, mexicana y española.
«Con esta operación, cuya investigación se ha prolongado a lo largo de tres años, se ha logrado la mayor intervención de la historia de crystal meth, con la aprehensión de un total de 2 mil 549 kilogramos de metanfetamina, mil 370 kilogramos de cocaína y 17 mil litros de productos químicos para la producción de estupefacientes», señalaron agentes de la Guardia Civil que participaron en el operativo conjuntamente con la Policía Nacional, la Agencia Tributaria y Europol.
«Utilizaban bloques de hormigón térmico celular, a los cuales les practicaban un habitáculo oculto en su interior, siendo de esta forma indetectables para todo tipo de controles fronterizos», explicó la policía militarizada española. Los primeros indicios sobre la actividad delictiva de los detenidos surgieron en 2017, cuando se detectó una empresa mexicana exportadora -no identificada- al servicio de los cárteles mexicanos.
Tras un operativo en España, la policía española y holandesa se coordinaron con Europol para desarticular la organización que se había refugiado en Países Bajos, donde proseguía controlando sus millonarias inversiones y el «lavado» de dinero proveniente del tráfico de drogas.
Se acreditaron «numerosos movimientos bancarios con origen o destino en México por elevadas cuantías, recepcionadas por los integrantes del ‘Cártel de los Beltrán Leyva'», refirió el comunicado policial. La investigación por «blanqueo» evidenció «grandes cantidades de dinero procedentes de Emiratos Árabes Unidos y Hong Kong, que se transferían a México utilizando las cuentas bancarias de las empresas españolas».
Además de los dos mexicanos y el jefe de la red que cuenta con doble nacionalidad hispano-mexicana, en el operativo fueron detenidos otros narcotraficantes oriundos de Turquía, Holanda y España, quienes trabajaban también para el «Cártel de los Beltrán Leyva», precisó a EL UNIVERSAL un portavoz de la Guardia Civil.
David Pere Martínez Oró, consultor y profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), Unidad Política de Drogas, relativiza el éxito de la operación.
«Lo que se aprehende es apenas 10% o 15% de la droga que circula a nivel mundial. Estamos luchando desde hace más de 50 años con este modelo de la lógica policial o militar, jugando al ratón y al gato, y no se ha conseguido ni reducir la oferta ni la demanda», dijo a este diario.
Los cárteles, afirmó, «están diversificándose, creando delegados de zona y coordinadores, supervisando la logística, la capacidad de sus almacenes y el control de carreteras que es muy importante, porque ahí también corrompen a los agentes policiales», relató el académico.
La presencia de cárteles mexicanos en España se hizo evidente por primera vez en 2014, cuando el operador del «Cártel de Sinaloa», Jaime Antonio Mandujano, fue capturado por la Guardia Civil luego de pasar una semana en España estableciendo relaciones empresariales para ampliar su radio de acción.
En los últimos años y a pesar de las detenciones, representantes de los cárteles mexicanos han viajado al país ibérico haciéndose pasar por hombres de negocios con la intención de desplazar a los narcos colombianos y establecer contactos con narcotraficantes gallegos, empresarios y abogados españoles para que les ayuden a distribuir la droga en el continente europeo y poder lavar sus millonarias ganancias.
«La presencia de los cárteles mexicanos es cada vez más acusada en Europa…las conexiones entre las mafias europeas y mexicanas son totales», agrega el especialista de la UAB. En octubre, la Guardia Civil puso al descubierto la avanzada ingeniería de los narcos mexicanos al desmantelar una red que había creado, ni más ni menos, que una «escuela de pilotos» para formar a sus efectivos, entre ellos varios paisanos con experiencia delictiva. Sun