sábado, julio 2, 2022
spot_img
InicioHoy EscribenFamilias en Guerra

Familias en Guerra

Miguel Carbonell
Abogado Constitucionalista

Según datos del Inegi, la materia en la que mayor número de procedimientos jurisdiccionales se plantean cada año en México es el derecho de familia. Cuando se visita un juzgado que tiene competencia en asuntos familiares se nota enseguida el desbordamiento de los casos. No es infrecuente ver expedientes en el suelo, en los escritorios, en sillas, invadiendo cada espacio disponible. Seguramente ninguna rama del derecho está tan desbordada y trabaja con tantas limitaciones como el derecho familiar.
De 2000 a 2019 la tasa de divorcios se incrementó 205% y hoy es probable que una de cada dos parejas que contrae nupcias termine divorciándose. Hay quienes señalan que, de seguir así la tendencia, en 2030 habrá 66 divorcios por cada 100 matrimonios.
Pero además de los elementos puramente estadísticos, que sin duda son importantes, hay que destacar la fiereza, la virulencia, el odio con el que se desarrollan muchos de los procesos familiares ante los juzgados.
Hay que encender las alarmas y advertir que algo no está funcionando bien en esas células elementales de la sociedad que son las familias.
Lo que resulta más preocupante es que subsisten graves pautas de violencia al interior de las familias. Lejos de idealizar la convivencia entre sus miembros, los juicios en materia familiar acreditan que los abusos entre sus miembros son constantes. En casos extremos se observan violaciones y abusos sexuales, o incluso feminicidios.
No será fácil que en un entorno familiar tan complicado las personas se puedan desarrollar a plenitud y logren la realización de sus sueños.
No hay duda de que hay muchísimas familias que han logrado una relación espléndida entre sus integrantes. Enhorabuena por ello. El problema es que un porcentaje creciente de familias no lo logra y, por el contrario, va construyendo pequeños infiernos en los que suelen salir muy lastimadas las personas más vulnerables y que no pueden defenderse, como las niñas y los niños.
Se trata de un tema en el que deberíamos estar mucho más alertas y buscando soluciones. La política sin duda es muy relevante y tenemos que fijarnos en lo que hacen o dejan de hacer los representantes populares, pero una sociedad mejor y más avanzada se debe construir sobre la base de relaciones familiares sanas. Y eso no lo estamos logrando. Sun

 

RELATED ARTICLES
- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Comentarios recientes