domingo, agosto 14, 2022
spot_img

ALFIL NEGRO

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
(San Mateo 5-6)

Años Oscuros
Oscar D. Ballinas Lezama

El mundo está viviendo días de oscuridad, sólo quienes no quieren ver no miran y quienes no quieren oír, no escuchan; los políticos que han gobernado este país, sean de los partidos que sean, no han podido controlar la pobreza, sobre todo, en este México con más de 80 millones de gente en la miseria.
Para nadie es secreto que se vive una crisis moral y política, la sociedad de este planeta se ve acosada por el fantasma de los jinetes apocalípticos, la maldad ha crecido, el amor hacia nuestras familias y semejantes se está enfriando; cada vez más se acentúa la descomposición causada por la depredación humana y no vemos por dónde pueda llegar un nuevo despertar del pueblo bueno y sabio.
Los políticos no han sabido ni saben qué hacer para terminar con las heridas que laceran al pueblo, y si lo saben no actúan, dejando que los problemas sigan hundiendo económica, moral y sanitariamente a la ciudadanía, que ya no saben a qué santo encomendarse.
Nadie pone en tela de duda que los gobiernos anteriores en la nación mexicana, en su mayoría, por no decir todos, actuaron con perversidad inusitada, abusaron del poder para hacerse de ‘mulas Pedro’ y siempre llevaron agua a su molino; hartaron al pueblo, sin pensar que ningún mal dura cien años, aunque el de la corrupción lleva 80 más los casi cuatro años de este sexenio de la cuarta transformación.
A López Obrador aún le quedan casi dos años, si no lo bajan del caballo antes, para intentar cambiar de actitud y demostrar que sus promesas no eran baba de perico y como él mismo repite a cada rato, que son diferentes a los neoliberales y a la otra mafia del poder que fregó a los mexicanos varias décadas, sin embargo, para lograrlo tendrá que cambiar el rumbo de la nave, dar un viraje de casi 180 grados y se empiece por dejar atrás las concesiones de impunidad que tienen los grupos del crimen organizado.
Será necesario que el Presidente olvide el pacto con el diablo, que saque la casta y permita al Ejército hacer su trabajo para defender a una sociedad quebrada por la delincuencia organizada; es prioritario también que López Obrador saque las manos del proceso electoral que viene impulsando desde las mañaneras, en favor de su partido morena y sus candidatos, que respete la democracia por la que tanto luchó y cacaraqueó como aspirante a gobernar el país de las maravillas.
Los habitantes de esta nación azteca exigen justicia verdadera, que políticos y gobernantes ya no sigan con la misma cantaleta de siempre, las mismas promesas incumplidas, las mismas sinvergüenzadas de politiqueros sin ética, sin moral, sin buena voluntad y de alma perversa, que solo buscan dinero y poder para sus fines personales.
En vez de estar haciendo campaña política los funcionarios, representantes populares y gobernantes en turno deberían de hacer su chamba, porque el horno no está para bollos; los aumentos en precios de productos y servicios siguen en boga, la inseguridad es inaguantable con tantos crímenes, asaltos y extorsiones. (Ayer fue asesinado otro periodista, Antonio de la Cruz, reportero del Diario Expreso, en Ciudad Victoria).
Ojalá que la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador al presidente Joe Biden, no vaya ser únicamente de cortesía o para ‘doblarse’ ante el gigante gringo, sino que se aproveche para pedir ayuda en los temas de inseguridad y migración.
Es hora de retomar el timón de la gran nave azteca para llevarla a buen puerto, los gobernantes tienen que tirar el lastre y con el apoyo del pueblo bueno, unificar esfuerzos para sacar el buey de la barranca, ya no hay tiempo para más.
La propuesta del dirigente del PRI nacional, Alejandro Moreno Cárdenas, que pide se permita que todas las personas puedan tener un arma es una espada de doble filo y de poco serviría ante la pericia y espíritu desalmado de los hampones; Dios nos libre de este politiquero, que está destruyendo a su propio partido y con gran cinismo y cara dura busca ser candidato a la Presidencia de la República.
Nos escriben desde Suchiate para invitarnos a conocer la rebelión de Regidores del Ayuntamiento que preside “la tesorito”, argumentando que ejerce presunta ingobernabilidad y la acusan de actos de corrupción. ¿Será?
Un abrazo y saludo fraterno para la integrante del grupo ‘Vox Populi’, Teresita de Jesús Cruz Morales, quien ayer cumplió un añito más de vida.
El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva DE SU AUTOR y no del periódico que la publica.

 

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

ALFIL NEGRO

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
(San Mateo 5-6)

Años Oscuros
Oscar D. Ballinas Lezama

El mundo está viviendo días de oscuridad, sólo quienes no quieren ver no miran y quienes no quieren oír, no escuchan; los políticos que han gobernado este país, sean de los partidos que sean, no han podido controlar la pobreza, sobre todo, en este México con más de 80 millones de gente en la miseria.
Para nadie es secreto que se vive una crisis moral y política, la sociedad de este planeta se ve acosada por el fantasma de los jinetes apocalípticos, la maldad ha crecido, el amor hacia nuestras familias y semejantes se está enfriando; cada vez más se acentúa la descomposición causada por la depredación humana y no vemos por dónde pueda llegar un nuevo despertar del pueblo bueno y sabio.
Los políticos no han sabido ni saben qué hacer para terminar con las heridas que laceran al pueblo, y si lo saben no actúan, dejando que los problemas sigan hundiendo económica, moral y sanitariamente a la ciudadanía, que ya no saben a qué santo encomendarse.
Nadie pone en tela de duda que los gobiernos anteriores en la nación mexicana, en su mayoría, por no decir todos, actuaron con perversidad inusitada, abusaron del poder para hacerse de ‘mulas Pedro’ y siempre llevaron agua a su molino; hartaron al pueblo, sin pensar que ningún mal dura cien años, aunque el de la corrupción lleva 80 más los casi cuatro años de este sexenio de la cuarta transformación.
A López Obrador aún le quedan casi dos años, si no lo bajan del caballo antes, para intentar cambiar de actitud y demostrar que sus promesas no eran baba de perico y como él mismo repite a cada rato, que son diferentes a los neoliberales y a la otra mafia del poder que fregó a los mexicanos varias décadas, sin embargo, para lograrlo tendrá que cambiar el rumbo de la nave, dar un viraje de casi 180 grados y se empiece por dejar atrás las concesiones de impunidad que tienen los grupos del crimen organizado.
Será necesario que el Presidente olvide el pacto con el diablo, que saque la casta y permita al Ejército hacer su trabajo para defender a una sociedad quebrada por la delincuencia organizada; es prioritario también que López Obrador saque las manos del proceso electoral que viene impulsando desde las mañaneras, en favor de su partido morena y sus candidatos, que respete la democracia por la que tanto luchó y cacaraqueó como aspirante a gobernar el país de las maravillas.
Los habitantes de esta nación azteca exigen justicia verdadera, que políticos y gobernantes ya no sigan con la misma cantaleta de siempre, las mismas promesas incumplidas, las mismas sinvergüenzadas de politiqueros sin ética, sin moral, sin buena voluntad y de alma perversa, que solo buscan dinero y poder para sus fines personales.
En vez de estar haciendo campaña política los funcionarios, representantes populares y gobernantes en turno deberían de hacer su chamba, porque el horno no está para bollos; los aumentos en precios de productos y servicios siguen en boga, la inseguridad es inaguantable con tantos crímenes, asaltos y extorsiones. (Ayer fue asesinado otro periodista, Antonio de la Cruz, reportero del Diario Expreso, en Ciudad Victoria).
Ojalá que la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador al presidente Joe Biden, no vaya ser únicamente de cortesía o para ‘doblarse’ ante el gigante gringo, sino que se aproveche para pedir ayuda en los temas de inseguridad y migración.
Es hora de retomar el timón de la gran nave azteca para llevarla a buen puerto, los gobernantes tienen que tirar el lastre y con el apoyo del pueblo bueno, unificar esfuerzos para sacar el buey de la barranca, ya no hay tiempo para más.
La propuesta del dirigente del PRI nacional, Alejandro Moreno Cárdenas, que pide se permita que todas las personas puedan tener un arma es una espada de doble filo y de poco serviría ante la pericia y espíritu desalmado de los hampones; Dios nos libre de este politiquero, que está destruyendo a su propio partido y con gran cinismo y cara dura busca ser candidato a la Presidencia de la República.
Nos escriben desde Suchiate para invitarnos a conocer la rebelión de Regidores del Ayuntamiento que preside “la tesorito”, argumentando que ejerce presunta ingobernabilidad y la acusan de actos de corrupción. ¿Será?
Un abrazo y saludo fraterno para la integrante del grupo ‘Vox Populi’, Teresita de Jesús Cruz Morales, quien ayer cumplió un añito más de vida.
El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva DE SU AUTOR y no del periódico que la publica.

 

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

ALFIL NEGRO

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
(San Mateo 5-6)

Años Oscuros
Oscar D. Ballinas Lezama

El mundo está viviendo días de oscuridad, sólo quienes no quieren ver no miran y quienes no quieren oír, no escuchan; los políticos que han gobernado este país, sean de los partidos que sean, no han podido controlar la pobreza, sobre todo, en este México con más de 80 millones de gente en la miseria.
Para nadie es secreto que se vive una crisis moral y política, la sociedad de este planeta se ve acosada por el fantasma de los jinetes apocalípticos, la maldad ha crecido, el amor hacia nuestras familias y semejantes se está enfriando; cada vez más se acentúa la descomposición causada por la depredación humana y no vemos por dónde pueda llegar un nuevo despertar del pueblo bueno y sabio.
Los políticos no han sabido ni saben qué hacer para terminar con las heridas que laceran al pueblo, y si lo saben no actúan, dejando que los problemas sigan hundiendo económica, moral y sanitariamente a la ciudadanía, que ya no saben a qué santo encomendarse.
Nadie pone en tela de duda que los gobiernos anteriores en la nación mexicana, en su mayoría, por no decir todos, actuaron con perversidad inusitada, abusaron del poder para hacerse de ‘mulas Pedro’ y siempre llevaron agua a su molino; hartaron al pueblo, sin pensar que ningún mal dura cien años, aunque el de la corrupción lleva 80 más los casi cuatro años de este sexenio de la cuarta transformación.
A López Obrador aún le quedan casi dos años, si no lo bajan del caballo antes, para intentar cambiar de actitud y demostrar que sus promesas no eran baba de perico y como él mismo repite a cada rato, que son diferentes a los neoliberales y a la otra mafia del poder que fregó a los mexicanos varias décadas, sin embargo, para lograrlo tendrá que cambiar el rumbo de la nave, dar un viraje de casi 180 grados y se empiece por dejar atrás las concesiones de impunidad que tienen los grupos del crimen organizado.
Será necesario que el Presidente olvide el pacto con el diablo, que saque la casta y permita al Ejército hacer su trabajo para defender a una sociedad quebrada por la delincuencia organizada; es prioritario también que López Obrador saque las manos del proceso electoral que viene impulsando desde las mañaneras, en favor de su partido morena y sus candidatos, que respete la democracia por la que tanto luchó y cacaraqueó como aspirante a gobernar el país de las maravillas.
Los habitantes de esta nación azteca exigen justicia verdadera, que políticos y gobernantes ya no sigan con la misma cantaleta de siempre, las mismas promesas incumplidas, las mismas sinvergüenzadas de politiqueros sin ética, sin moral, sin buena voluntad y de alma perversa, que solo buscan dinero y poder para sus fines personales.
En vez de estar haciendo campaña política los funcionarios, representantes populares y gobernantes en turno deberían de hacer su chamba, porque el horno no está para bollos; los aumentos en precios de productos y servicios siguen en boga, la inseguridad es inaguantable con tantos crímenes, asaltos y extorsiones. (Ayer fue asesinado otro periodista, Antonio de la Cruz, reportero del Diario Expreso, en Ciudad Victoria).
Ojalá que la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador al presidente Joe Biden, no vaya ser únicamente de cortesía o para ‘doblarse’ ante el gigante gringo, sino que se aproveche para pedir ayuda en los temas de inseguridad y migración.
Es hora de retomar el timón de la gran nave azteca para llevarla a buen puerto, los gobernantes tienen que tirar el lastre y con el apoyo del pueblo bueno, unificar esfuerzos para sacar el buey de la barranca, ya no hay tiempo para más.
La propuesta del dirigente del PRI nacional, Alejandro Moreno Cárdenas, que pide se permita que todas las personas puedan tener un arma es una espada de doble filo y de poco serviría ante la pericia y espíritu desalmado de los hampones; Dios nos libre de este politiquero, que está destruyendo a su propio partido y con gran cinismo y cara dura busca ser candidato a la Presidencia de la República.
Nos escriben desde Suchiate para invitarnos a conocer la rebelión de Regidores del Ayuntamiento que preside “la tesorito”, argumentando que ejerce presunta ingobernabilidad y la acusan de actos de corrupción. ¿Será?
Un abrazo y saludo fraterno para la integrante del grupo ‘Vox Populi’, Teresita de Jesús Cruz Morales, quien ayer cumplió un añito más de vida.
El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva DE SU AUTOR y no del periódico que la publica.

 

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular