Damnificados del Sismo del 2014 Bloquean Carretera Fronteriza a Falta de Atención

1287
Cierran la comunicación en los municipios de Cacahoatán, Unión Juárez, Tuxtla Chico Metapa, Frontera y Suchiate.
Cierran la comunicación en los municipios de Cacahoatán, Unión Juárez, Tuxtla Chico Metapa, Frontera y Suchiate.

Tapachula, Chiapas; 2 de Mayo.- A casi tres años de que las autoridades federales declararon a 38 municipios de la región Soconusco como zona de desastre, a consecuencia de un intenso sismo que causó daños en unas 12 mil viviendas, un grupo de damnificados de los municipios fronterizos siguen esperando la ayuda.
Cansados de las promesas, decidieron realizar en las últimas horas dos bloqueos carreteros en la franja limítrofe con Guatemala, en espera de ser atendidos sus reclamos.
El primer bloqueo lo realizaron en la carretera que une a Tapachula con Frontera Talismán, justo en el crucero que conduce a los municipios de Cacahoatán y Unión Juárez.
Con ello, miles de unidades del transporte de carga, pasaje, turísticos, transmigrantes y particulares, quedaron varados.
Al no ver respuesta de las autoridades federales, los manifestantes trasladaron su protesta a esa misma carretera, pero a la altura del kilómetro 10.
Con eso, el bloqueo paralizó además las actividades de los municipios fronterizos de Tuxtla Chico, Metapa de Domínguez, Frontera Hidalgo y Suchiate.
Los manifestantes indicaron que de 495 viviendas que resultaron afectadas por el sismo, hace falta la atención de 89 viviendas de las comunidades de La Trinidad, San Rafael, Córdova Matasanos, Talquián, Santo Domingo, Los Alpes, Sonora, Barrio Nuevo, Santa Teresa, entre otras de los municipios de Cacahoatán y Unión Juárez.
Señalaron que han acudido a la Ciudad de México para solicitar el apoyo de la SEDATU, pero allá los regresan porque les dicen que deben de ser atendidos por el INPROVICH, y viceversa..
En sus constantes reclamos, aseguran que les han dicho que no hay presupuesto y por ello están analizando la posibilidad de mudarse a los albergues de Gobierno que se utilizan en casos de desastre.
Alrededor de las 18:00 horas de este martes fueron liberados los tramos bloqueados, pero sin que hubiera una mesa de atención de por medio. Por ello se cree que en las próximas horas volverán a cerrar esos mismos puntos carreteros, y otros más.
Cabe recordar que en la mañana del 7 de julio del 2014, un sismo que alcanzó los 6.9 grados en la Escala de Richter sacudió a la región del Soconusco y después se vinieron 252 réplicas de menor intensidad.
El fenómeno causó daños en 38 municipios, que una semana después fueron declarados por la Secretaría de Gobernación como zona de desastre natural.
Los municipios afectados fueron Acacoyagua, Acapetahua, Amatenango de la Frontera, Arriaga, Bejucal de Ocampo, Bella Vista, Cacahoatán, Chicomuselo, El Porvenir, Escuintla, Frontera Comalapa, Frontera Hidalgo, Huehuetán, Huixtla, La Grandeza, Mapastepec, Mazapa de Madero y Mazatán.
Además de Metapa, Montecristo de Guerrero, Motozintla, Pijijiapan, Siltepec, Suchiate, Tapachula, Tonalá, Tuxtla Chico, Tuzantán, Unión Juárez, Villa Comaltitlán, Altamirano, Ángel Albino Corzo, Comitán de Domínguez, El Parral, La Concordia, Tuxtla Gutiérrez, Villa Corzo y Villaflores.
En esa ocasión se dijo que el documento publicado en el Diario Oficial de la Federación, era para la expedición de la declaratoria, y con ello se pudiera acceder a los recursos del Fondo de Desastres Naturales (FONDEN).
Según el balance que hizo la Sedesol federal sobre los daños ocasionados en esa ocasión, hubo alrededor de 12 mil viviendas afectadas, de las cuales unas 2 mil se desplomaron completamente.
Asimismo, daños en cinco clínicas de salud, 159 escuelas, 30 edificios públicos, entre ellos el de la Unidad Administrativa del Gobierno del Estado en Tapachula, así como 45 mil 550 afectados.
Lamentablemente fallecieron tres personas, además de 39 lesionados, derrumbes en 99 caminos y tres carreteras agrietadas; 950 personas tuvieron que ser atendidas en albergues provisionales y cinco mil 500 fueron evacuadas de las viviendas que presentaban afectaciones. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello