Por Indisciplina Implementan Medidas de Seguridad en Albergue de Migrantes “Belén”

1435
Elementos de la Gendarmería y de la Fiscalía Especializada en Atención a Migrantes, sostuvieron un encuentro con líderes del Albergue “Belén”, para establecer programas de acción y evitar nuevos hechos delictivos que azotan la región, ya que desde este lugar salen a delinquir.
Elementos de la Gendarmería y de la Fiscalía Especializada en Atención a Migrantes, sostuvieron un encuentro con líderes del Albergue “Belén”, para establecer programas de acción y evitar nuevos hechos delictivos que azotan la región, ya que desde este lugar salen a delinquir.

 

*ANTE ASALTOS, ROBOS, VIOLACIONES SEXUALES, AGRESIONES, ENTRE OTROS DELITOS QUE OCURREN EN EL LUGAR Y ALREDEDORES DE LA COLONIA CAHOACAN.
*LA POBLACIÓN SOLICITA A LA POLICIA DE LA GENDARMERIA, QUE CONTINUEN LOS OPERATIVOS EN COLONIAS ANTE LA PRESENCIA DE MARAS Y BARRIOS 18.
Tapachula, Chiapas, a 22 de mayo.- Derivado de los delitos graves cometidos por migrantes en las inmediaciones y en el interior del Albergue Belén, ubicado en la colonia Cahoacán, al suroriente de la ciudad, autoridades de los tres niveles de gobierno y directivos de ese lugar, acordaron medidas urgentes en materia de seguridad.
Y es que en los últimos meses, en los delitos como el homicidio, robo a viviendas, asaltos con violencia,, agresiones a transeúntes, violación sexual a menor de edad, entre otros, cometidos en esa colonia e incluso dentro del albergue, han sido en gran proporción a manos de migrantes que ingresaron al país de manera ilegal.
Eso había generado gran preocupación no solo por parte de los pobladores de ese sector de la ciudad, sino del resto de los tapachultecos.
Las quejas se incrementaron rápidamente, en la misma dimensión que aumentaron las incidencias delictivas por parte de los extranjeros que llegan a ese refugio en busca de comida y alimentación, mientras siguen su camino hacia los Estados Unidos o a alguna otra parte de territorio nacional, incluso con la posibilidad de quedarse en la ciudad.
Todo ello generó que en las últimas horas, los directivos de esa Casa del Migrante, encabezados por el presbítero Flor de María Rigoni, nacido en Italia en 1944 y miembro de la Congregación de los Misioneros de Scalabrini, se reuniera con elementos de la Gendarmería Federal, así como de la Fiscalía Especializada en Atención a Migrantes.
El acto, en el que también estuvieron representantes comunitarios de esa colonia, se convocó con la finalidad de coordinar las acciones preventivas, incluyendo pláticas a los migrantes que llegan hasta ahí.
Dentro de los acuerdos, personal de la Gendarmería -especializados en proximidad social- impartirán recomendaciones prácticas a los migrantes y a los habitantes de la colonia.
Esto en el ánimo de inhibir los incidentes delincuenciales y para que ese grupo de extranjeros aprendan manualidades que los tengan ocupados en actividades lícitas, que les pueden servir –además- como un sustento económico diario.
También se instaló la primera cámara de seguridad en ese sector y se espera que en breve se instale una más, controladas directamente por los cuerpos de seguridad local y con la atención del Servicio de Emergencias 911.
Por su parte, personal de la Fiscalía Especializada en atención al Migrante, señalo que para ellos es primordial que las personas extranjeras que se encuentran en esa estancia conozcan sus derechos, pero también sus obligaciones y responsabilidades, por el hecho de estar en territorio nacional.
Los compromisos pactados buscan también atacar los delitos cometidos por connacionales en esa zona de la ciudad.
Con anterioridad, vecinos habían solicitado reiteradamente al gobierno federal que clausurara el albergue, precisamente por la incidencia delictiva y porque se quejaron de que las mujeres son acosadas cuando se les ocurre pasar por esa calle, y porque varios de los migrantes han hecho sus necesidades fisiológicas a la luz pública, incluso delante de niños.
Por ello esperan que, de no acatarse lo que marca la ley y las normas de conducta civil, se retome el tema de cerrar ese refugio temporal.
Mientras que, de parte de los sectores productivos y comerciantes del primer cuadro de la ciudad, siguen exigiendo al Instituto Nacional de Migración (INM), que reinicie los operativos que se llevaban a cabo en Tapachula para el aseguramiento de los extranjeros que entraron de manera ilegal al país, como una de sus responsabilidades primordiales que tiene por hacer.
Se dijeron alarmados porque en los últimos informes de los cuerpos de seguridad en el Soconusco, la participación de los indocumentados centroamericanos en los delitos cometidos en Chiapas, ha crecido rápidamente.
Lo peor de todo es que en muchas ocasiones, esos delincuentes pertenecen a diversas bandas juveniles, como los Maras Salvatruchas 13, o los Barrio 18, que se caracterizan por asesinar a sus víctimas o rivales.
De acuerdo a esos resultados de la incidencia delictiva, el mayor número es cometido en la colonia 5 de Febrero, Centro y lugares aledaños, en donde es urgente que se refuercen los operativos interinstitucionales. EL ORBE / Álvaro Islas Hernández.