Tablajeros y Ganaderos de Tapachula y Mazatán, Exigen se Investigue el Abigeato

1090
Tablajeros y Ganaderos de Tapachula y Mazatán, Exigen se Investigue el Abigeato
Tablajeros y Ganaderos de Tapachula y Mazatán, Exigen se Investigue el Abigeato

Tapachula, Chiapas; 27 de Julio.- Tablajeros y ganaderos de los municipios de Tapachula y Mazatán, se encuentran molestos y consternados por el creciente abigeato desatado en ambas localidades, y más enojados están debido a que en el rastro de Tapachula fueron encontradas dos vacas, de un total de seis, propiedad del señor Rodolfo Martínez, a quién le fueron sustraídas de su rancho en Mazatán el pasado 22 del mes en curso, exactamente en el ejido “Aquiles Serdán”.
Los inconformes ya le han solicitado al Comandante Regional de la Policía Ministerial que investigue a fondo cómo es que estas vacas se encontraban en el rastro, ya que puede existir contubernio con los administradores del propio rastro.
Para ingresar una vaca al rastro esta tiene que ser recibida con diversos documentos y su respectiva factura, para su posterior sacrificio, por lo que ahora se preguntan qué fue lo que pasó con los cuatro animales restantes, o si ya fueron sacrificados.
Otra cosa que se debe investigar, dicen, es el registro de las pieles, con eso se sabe a quién fueron entregadas, mismas que deben ir acompañadas con su respectiva factura de ingreso y sello; asimismo, solicitan indagar a las ganaderías local de esos dos municipios, ya que pueden estar en contubernio expidiendo facturas falsas para perpetuar el robo o abigeato, ya que sólo así pueden haber sido ingresadas al rastro, y exigen que Sagarpa y la Secretaría del Campo tomen conocimiento de estos ilícitos que se están presentando en el Rastro Municipal de Tapachula.
Ganaderos y tablajeros tienen plena confianza y seguridad en que los elementos de la Ministerial esclarezcan lo más pronto posible quiénes son los que están robando ganado en estos municipios y en contubernio con quién están ingresando estas reses al rastro municipal para después comercializar su carne en las carnicerías. EL ORBE/Roberto Corado Mosqueda