Rebasa la Delincuencia al Ayuntamiento, Tapachula se Hunde en la Inseguridad

1822
Después del asalto al DIF local, Neftalí del Toro mandó la policía a cuidar las dependencias del Ayuntamiento, culpando a las autoridades estatales de su propia ineptitud.
Después del asalto al DIF local, Neftalí del Toro mandó la policía a cuidar las dependencias del Ayuntamiento, culpando a las autoridades estatales de su propia ineptitud.

Resultó chivo expiatorio.

 

 

AL PASE…
FRUSTRAN (4)
POLICIAS (1)
POLICIAS (2)

 

 

*DESPUES DEL ASALTO AL DIF, NEFTALI DEL TORO ORDENO CONCENTRAR A LA POLICIA EN LAS DIVERSAS OFICINAS DEL GOBIERNO MUNICIPAL PARA SALVAGUARDARLAS.
*EN LAS COLONIAS NO HAY OPERATIVOS DE VIGILANCIA, NI HAY PARA CUANDO REINICIEN OPERACIONES LAS CASETAS QUE PERMANECEN DESMANTELADAS.

Tapachula, Chiapas. 01 de Agosto.- El alcalde, Neftalí del Toro, ordenó éste martes reforzar con policías la vigilancia en diversas oficinas de gobierno, incluyendo las del Coapatap, luego de que la delincuencia común y organizada, ha rebasado la capacidad del Ayuntamiento.
Estas decisiones las tomó a consecuencia de que un grupo de personas armadas se introdujeron el lunes por la tarde a las oficinas de su mujer, Marisol Cajica, o sea al DIF municipal, ubicadas en la 19 oriente y 6ª norte.
Los delincuentes amagaron con sus armas a los trabajadores municipales, quienes cayeron en pánico al ser protagonistas del primer asalto en la historia de ese organismo en Tapachula.
Los amantes de lo ajeno salieron huyendo de ese lugar cuando escucharon las sirenas de las patrullas que habían sido alertadas del incidente.
Afortunadamente no hubo disparos, ni tampoco se reportó lesiones a las decenas de ancianitos que viven en el asilo que está en ese mismo lugar, o los niños que quedan bajo resguardo.
Más tarde, los voceros de las autoridades locales hicieron alarde que los “eficaces” policías municipales habían detenido a uno de los supuestos responsables y hasta difundieron su foto.
Sin embargo, el menor de edad que había sido asegurado y presentado ante las autoridades judiciales, tuvo que ser liberado en la mañana del martes, ya que la Fiscalía Regional no pudo comprobar responsabilidad alguna.
Supuestamente, éste joven hacía ejercicio corriendo en una de las calles cercanas al DIF, justo cuando sucedieron los hechos y eso bastó para considerar que se trataba de uno de los delincuentes.
Eso es solamente una prueba de la incapacidad de Neftalí del Toro de atender y solucionar uno de los principales problemas por los que atraviesa Tapachula, que son los altos niveles de inseguridad.
Al iniciar éste año, éste municipio fue escenario de los peores actos vandálicos en su historia, cuando un grupo de jóvenes se apoderó literalmente de la ciudad y saqueó decenas de negocios ubicados a unos metros de las oficinas del alcalde.
Tuvo que intervenir el Ejército Mexicano para restablecer el orden, pero desde entonces los hampones se burlan de las autoridades.
En lo que va de éste año, el centro de la ciudad ha sido escenario de asaltos a mano armada, robo de vehículos y de negocios, así como de otros delitos en los que la Policía Municipal solo da “palos de ciego”.
La ineptitud de Neftalí del Toro la justifica constantemente culpando a las autoridades estatales, sobre todo al Mando Único.
Como si fuera a propósito, el mandatario del Ayuntamiento en turno, inauguró una oficinita en un pedazo de terreno dictaminado como una zona de alto riesgo a un costado del río Coatán, y dijo que sería una delegación de Seguridad Pública.
Ni bien lo había hecho, cuando a unos metros de ahí, los malhechores han abusado de los ciudadanos que se han atrevido a caminar cerca de ese lugar.
Los robos de vehículos ya son cosa de todos los días en Tapachula, una ciudad en donde también ahora hay violaciones sexuales, extorsiones, decenas de homicidios, lesiones, y mucha impunidad.
También ha crecido la desconfianza de los ciudadanos sobre los cuerpos policiacos que están adscritos en Tapachula, y hasta se sospecha que todo pudiera tratarse de una gran red de corrupción.
De nada han servido las patrullas, equipos y motocicletas que ha enviado el gobierno del estado a Tapachula, ya que los niveles de inseguridad se han incrementado alarmantemente.
Tampoco las famosas cámaras de vigilancia, que se supone servirían para la prevención del delito y para la detención de los delincuentes, pero todo ha sido de ir de fracaso en fracaso.
Este martes, mientras que Del Toro enviaba a sus policías a cuidar sus oficinas, los delincuentes continuaron haciendo su agosto.
Por ejemplo, dos asaltantes con armas de fuego atacaron a una empresa cercana al reloj floral llevándose 5 mil pesos y después del atraco, se dieron a la fuga en una motocicleta.
Lamentablemente también fue asesinada una mujer en el interior de su domicilio, ubicado en Puerto Madero, entre muchos otros delitos. EL ORBE / Álvaro Islas Hernández / Roberto Corado Mosqueda