Obras Inconclusas e Inseguridad en Colonias la Herencia de la Administración Saliente

702
En Bonanza quedó inconclusa una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, mientras que en la colonia Lomas del Soconusco abandonaron los trabajos de introducción de drenaje, quedando las calles intransitables y la tubería de agua potable tapada, por lo que tampoco tienen agua.
En Bonanza quedó inconclusa una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, mientras que en la colonia Lomas del Soconusco abandonaron los trabajos de introducción de drenaje, quedando las calles intransitables y la tubería de agua potable tapada, por lo que tampoco tienen agua.

* A PESAR DE QUE AÚN ESTÁN INCOMPLETAS, VARIAS OBRAS FUERON REPORTADAS COMO TERMINADAS POR NEFTALÍ DEL TORO, Y PARA COLMO, LAS CASETAS DE VIGILANCIA FUERON ABANDONADAS, SIRVIENDO DE GUARIDA A LADRONES Y MALVIVIENTES.

Habitantes de la colonia Lomas del Soconusco, denunciaron que el Ayuntamiento que aún preside Neftalí Del Toro Guzmán les dejó una obra del sistema de drenaje y del agua, inconclusa y que dan por terminada.
Néstor Leonel Ramírez Robledo, integrante del comité de la citada colonia, informó que la obra está inconclusa, tiene un mes que la iniciaron, al principio sí había varios trabajadores pero de un momento a otro la dejaron tirada, «ustedes pueden ver que ya no hay actividades, la verdad es un desastre».
El drenaje no funciona, la tubería nueva está tapada, además de que a algunos vecinos les llega agua y a otros no, de manera general ya llevan casi dos semanas sin agua.
Otra de las denuncias es que el agua negra desemboca en el río Texcuyuapan y temen sea causante de contaminación, toda vez que tampoco cuenta con el registro correspondiente, aseguró.
Dio a conocer Ramírez Robledo que se ven afectados alrededor de cien habitantes y la obra tiene alrededor de diez días que quedó suspendida y no saben qué va a suceder, porque tienen informes que el costo es de 7 millones de Pesos, los cuales, presuntamente, ya fueron ejercidos.
En representación de los colonos se pronunció porque se haga una exhaustiva investigación y que la autoridad correspondiente ejerza la acción que amerite, pero que el caso no quede en la impunidad.
Desde que los trabajos quedaron suspendidos, hicieron el reporte a la autoridad municipal y llegaron funcionarios de Coapatap y Obras Públicas, pero en lugar de dar solución sólo se echaron la culpa unos a otros, lo cual consideró como una forma de evadir responsabilidad y ganar tiempo mientras concluía la administración.
Ahora esperan que la nueva administración pueda resolver el problema, ya que con la actual todo fue engaño y mentiras.
En tanto, la presidenta de la colonia Lomas del Soconusco, Olga Lidia Velázquez, mencionó que están inconformes porque son muchos días que llevan sin agua.
«Estamos aquí porque todos somos perjudicados con esta obra, llevamos más de 15 días sin agua, las calles están mal, hemos hablado con personas del ayuntamiento y no dan atención adecuada», explicó.
Le dejaron material en la entrada de su casa, situación que le ocasionó afectaciones a sus cosas y nadie le pagó los daños.
Aseguró que saben que la constructora es de una persona que se llama Juan Zepeda y también está César Ramírez, empleado de Neftalí Del Toro y no dan la cara.
«Tomamos la medida de retener la máquina para ver si nos dan solución, hace doce años que pedimos que nos hagan esta obra, fue hasta ahorita que nos hicieron caso pero con un trabajo mal hecho», precisó Velázquez. EL ORBE/Rodolfo Hernández González
Planta de Tratamiento quedó Inconclusa en Bonanza
El hasta hoy alcalde, Neftalí Del Toro Guzmán, deja a las autoridades entrantes varias obras inconclusas que, se cree, ya fueron pagadas en su totalidad.
Una de ellas es la planta de tratamientos de aguas residuales que también se encuentra en una zona de riesgo, al estar pegado a un río.
Según una denuncia ciudadana enviada a los órganos fiscalizadores, esa obra estaba siendo construida en el fraccionamiento Bonanza, justo donde se encuentra el puente de hamaca.
Se calcula que la obra ni siquiera está a la mitad y se teme que únicamente fue iniciada para comprometer los pagos a la constructora.
Será ahora la administración que encabezará Oscar Gurría Penagos, la que atienda el malestar de los vecinos de ese sector, no sólo por los nauseabundos olores que invaden el fraccionamiento, sino también que se concluya y, si aún se debe algo, terminarla de pagar.
Por lo pronto, los fosos que se hicieron sirven de tanques verdosos que se sospecha, ya son lagunas de aguas negras porque la peste es insoportable.
Al igual que esa obra, la gris administración que fenece empezó hace unos días con la supuesta introducción de redes de drenajes al sur de la ciudad, y para ello despedazó varias calles intransitables.
Se desconoce si los auditores estatales y federales cumplirán con sus responsabilidades de investigar todo lo ocurrido en estos tres años en Tapachula o dejarán todo en la impunidad.
Quedan Casetas de Policías en Completo Abandono
La estrategia de seguridad para Tapachula, si es que hubo, que debió haber implementado el aún alcalde hasta este domingo, Neftalí Del Toro, fue un fracaso.
La ineptitud de los que tuvieron en sus manos esa responsabilidad se ve reflejada en el hecho de que el municipio ascendió en tan solo tres años, a los primeros lugares en los niveles de inseguridad en Chiapas, y una de las ciudades más peligrosas en el Estado.
La omisión, la incapacidad, el desconocimiento del tema y la falta de querer hacer las cosas, repercutió desfavorablemente en la seguridad de la población y, en algunos casos, representó su muerte.
Por ejemplo, hace tres años la anterior administración municipal dejó rehabilitadas y en funciones a 23 casetas de vigilancia de la policía municipal, dispersas en todas las regiones de la ciudad.
Sin embargo, al llegar Del Toro a la alcaldía, fueron suspendidas las guardias que mantenían los uniformados en esos lugares para salvaguardar la integridad de la sociedad, además de cerrar las casetas y dejarlas en completo abandono.
Se cree que muchos de esos elementos fueron utilizados como guardias personales de algunos funcionarios y para vigilar propiedades privadas.
Durante muchos años, esas casetas tenían a un elemento fijo y equipado con radio de comunicación, mientras que otro hacía recorridos por la colonia o fraccionamiento y reportaba cualquier anomalía a las patrullas que también hacen sus recorridos.
Se desconoce cuáles fueron las causas reales para que Del Toro asumiera esa postura, pero el incremento desproporcionado en los índices de inseguridad, señalan que fue un grave error.
Para la vigilancia en las colonias populares y fraccionamientos por medio de las casetas, el Ayuntamiento anterior designaba a 69 elementos por turno. Con ello se vigilaba un promedio de 420 colonias.
Irónicamente, varias de esas casetas se utilizaron en estos tres años como guarida de malvivientes, para tomar bebidas embriagantes o, incluso, como motel.
Se espera que en las próximas horas, las autoridades entrantes soliciten una profunda investigación en la Secretaría de Seguridad Pública de Tapachula, para conocer las irregularidades que se hayan cometido, se castiguen a quienes resulten responsables y se empiece a recobrar la confianza de los ciudadanos. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello