Refuerzan Seguridad en la Frontera Sur Ante Multitudinario Flujo de Migrantes

836
La caravana de más de 2 mil hondureños arribaron ayer a la frontera con Guatemala; la policía al ver la multitud, decidió mejor escoltarlos para traerlos a la frontera y pasar por Tapachula.
La caravana de más de 2 mil hondureños arribaron ayer a la frontera con Guatemala; la policía al ver la multitud, decidió mejor escoltarlos para traerlos a la frontera y pasar por Tapachula.

*Deben Escoltarlos Hasta Salir del Estado de Chiapas.

*Preocupa a la Población la Llegada de Maras y Delincuentes.
*El Gobierno de México ordenó el traslado de elementos de la Policía Federal, Instituto Nacional de Migración, militares y corporaciones de los tres niveles de gobierno, para reforzaron la frontera sur.

Tapachula, Chiapas; 15 de octubre.- El Gobierno de México ordenó el traslado de elementos de la Policía Federal que, junto con el Instituto Nacional de Migración (INM), militares y diversas corporaciones de los tres niveles de gobierno, reforzaron en las últimas horas a la frontera sur, ante la inminente llegada de un gigantesco contingente de centroamericanos que buscará ingresar a territorio mexicano por Chiapas, de manera legal o por la fuerza.
Por ello, este lunes arribó a Tapachula el Comisionado General de la Policía Federal, Manelich Castilla Craviotto, quien trae la instrucción de garantizar la seguridad en los puntos de internacionalización en la región fronteriza.
Esto por los miles de migrantes que pudieran manifestar su intención de ingresar a territorio mexicano.
Las autoridades federales mexicanas expresaron en la noche de este lunes que solamente se permitirá el acceso a todo aquel que cumpla los requisitos marcados en la Ley de Migración.
A unas horas de que llegue el primer contingente a Frontera Talismán, de alrededor de unos diez mil centroamericanos, hicieron un llamado a los migrantes “a no dejarse engañar o sorprender y evitar complicaciones administrativas, antes de iniciar algún traslado que implique el paso por la República Mexicana”.
Se hizo hincapié también que los consulados de México en el extranjero son los encargados de realizar los trámites para la autorización y expedición de visas para aquellas nacionalidades que cuentan con ese requisito y no en los puntos de internación del país.
También dejaron en claro que el artículo 37 de la Ley de Migración mexicana, no contempla la emisión de ningún documento que conceda la internación a México sin cubrir los requisitos. Por eso, no se permitirá el ingreso a quienes incumplan lo marcado en la ley.
Hubo una reunión en materia de seguridad que se celebró en las instalaciones de la Armada de México para coordinar las actividades.
Este mismo lunes, el Gobierno de Guatemala había reforzado su frontera para tratar de evitar el ingreso de miles de hondureños y salvadoreños, pero sus esfuerzos fueron insuficientes y el contingente entró violentamente a ese país.
Se sabe hasta ahora que el gigantesco flujo de familias que iniciaron su travesía el sábado, tiene como objetivo quedarse a vivir en alguna región del territorio nacional, principalmente en Chiapas, por la cercanía a la frontera y, con ello, a sus familiares que aún no han podido salir de sus tierras.
La convocatoria civil para realizar esa repentina migración, fue realizada y retransmitida miles de veces a través de diversas redes sociales en Guatemala, Honduras y El Salvador.
Se teme que, al igual como ocurrió en Guatemala este lunes, harán un intento para que las autoridades mexicanas los reciban, les permitan el ingreso al país y les otorguen un documento para un refugio o asilo definitivo en el Estado o algún salvoconducto para poder seguir su camino a otra entidad del país.
El primer grupo, de unas mil personas, partió a pié desde la Gran Terminal de Autobuses (GTA) de San Pedro Sula, en el norte de Honduras. Mientras, otros similares hicieron lo mismos desde otras regiones de Centroamérica.
En la marcha vienen hombres y mujeres de distintas edades que viajan solos o en parejas, pero también familias enteras bajo el lema “Nos vamos porque queremos. Nos expulsa la violencia y la pobreza”.
Muchos de los participantes en este movimiento habían caído en la desesperación por las condiciones de miseria extrema, falta de oportunidades e inseguridad en sus comunidades, que los obligó a tomar esa determinación sin tener, incluso, una idea clara de sus destinos.
El ir agrupados de esa manera, según confirmaron varios de ellos a los medios de comunicación de aquella región, les permite afrontar juntos los peligros del viaje y a la negativa que puedan presentar las autoridades.
El Gobierno de los Estados Unidos respondió de inmediato ante esa situación a través de su vicepresidente, Mike Pence, quien pidió a las familias centroamericanas que no se pongan en riesgo al tratar de ingresar ilegalmente a esa nación norteamericana. Es decir, no le los van permitir.
El mensaje fue replicado en redes sociales por la encargada de negocios de la Embajada de Estados Unidos en Honduras, Heide Fulton quien publicó «Necesitamos que las naciones en la región del Triángulo Norte refuercen este mensaje, Si no puede venir a EEUU legalmente, no deberían venir».
Aún cuando se ha afirmado que los migrantes mismos están vigilando que en los contingentes no se mezclen delincuentes, no hay una estrategia oficial ni alguna otra que garantice que esa movilización sea utilizada por grupos delictivos, como los maras, para poder escapar de sus países, ante los operativos que se han implementado en sus contra.
En Chiapas, representantes de los sectores productivos y de la sociedad han expresado su preocupación porque, debido a su precaria condición económica en la que viajan, cada vez más centroamericanos participan en delitos como robo, asalto a mano armada y homicidios en la frontera sur. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello