Hondureños Disparan a Policías Federales; Arriban a Frontera Hidalgo Donde Pernoctan

777
Unos dos mil migrantes atravesaron ayer por el río Suchiate, enfrentando después a la Policía Federal y Migratoria, para continuar su trayectoria.
Unos dos mil migrantes atravesaron ayer por el río Suchiate, enfrentando después a la Policía Federal y Migratoria, para continuar su trayectoria.

*Hoy Arribarán a los Albergues Instalados en Tapachula

*CUBRIÉNDOSE EL ROSTRO INTENTARON ATRAVESAR POR EL PUENTE RODOLFO ROBLES, PERO FUERON IMPEDIDOS POR LA POLICIA MEXICANA; MAS TARDE LOGRARON PASAR POR EL RÍO SUCHIATE FORMANDO UNA VALLA HUMANA.

Tapachula, Chiapas; 29 de Octubre.- Unos tres mil centroamericanos que en la víspera trataron de ingresar a México a pedradas y destruyendo todo a su paso, lograron ingresar a territorio nacional burlándose de las autoridades y marcharon desde Suchiate a Tapachula.
El domingo, esos extranjeros partieron desde el parque central de Tecún Umán hacia el Puente Internacional ‘Rodolfo Robles’ e hicieron frente, primero, a los policías de Guatemala y después, a los de México.
Derivados de ambos enfrentamientos, en los que se utilizó gases lacrimógenos que se lanzaron desde tierra y por medio de helicópteros, resultaron varios heridos y un muerto.
La presencia de la Armada de México en el río Suchiate, que sirve de referencia para la franja limítrofe para las dos naciones, evitó que los migrantes cruzaran utilizando balsas. Incluso, las autoridades habían frenado las actividades de los balseros.
Los dos países habían ofertado a esos migrantes los programas de retorno seguro a sus lugares de origen, o que se identificaran plenamente ante el Instituto Nacional de Migración, descubrieran sus rostros que traían cubiertos con pasamontañas y playeras, y cumplieran con lo establecido por la ley en torno a la solicitud de refugio o asilo.
La forma violenta de ese nuevo éxodo de hondureños, salvadoreños y nicaragüenses, obligó a las autoridades fronterizas de Guatemala a declarar Estado de Sitio, suspender actividades escolares, comerciales y recomendar a la población que se mantuviera en sus casas.
La tensión entre el domingo y el lunes llegó a sus niveles máximos. En la madrugada hubo varios intentos de cruzar el caudal, pero los operativos policíacos de los dos lados del afluente, lo evitaron.
En la mañana de este lunes, los migrantes decidieron poner en marcha una nueva estrategia para ingresar a Chiapas y para ello se pusieron de acuerdo.
Tomados de la mano, formaron una larguísima fila a las orillas del agua y empezaron a caminar hacia territorio nacional. La falta de lluvias mantiene al Suchiate en un nivel muy bajo, y en su parte más profunda apenas alcanzaba el metro de altura.
Sin embargo, hubo a algunos que les tocó una parte honda del río y estuvieron a punto de morir ahogados, pero fueron rescatados por elementos mexicanos.
Al ver esa determinación, decenas de patrullas de la Policía Federal y de otras corporaciones policíacas que se mantenían desplegadas en Ciudad Hidalgo, prendieron sus sirenas para tratar de persuadir a toda esa gente a que retornara a tierras chapinas, pero siguieron adelante hacia el sueño prometido.
Los helicópteros también mantuvieron estático su vuelo a baja altura sobre ellos y a pesar de las corrientes de aire que producían sus aspas, la caravana logró llegar hasta suelo chiapaneco.
Ahí eran esperados por los uniformados, listos para repelar alguna agresión como la que sufrieron otras antes. Uno de ellos tomó un altavoz y les dijo que estaban ingresando a México de manera ilegal y que se los impedirían.
Mientras que un representante del Instituto Nacional de Migración (INM) les ofreció que serían trasladados a las instalaciones de esa dependencia, ubicado a un costado del ‘Rodolfo Robles’.
Entonces pusieron en marcha la segunda parte de su estrategia, y las autoridades mexicanas cayeron, ya que los jóvenes se descubrieron sus rostros y dijeron que aceptarían la propuesta de registrarse y habitar en albergues mientras se resolvían sus solicitudes de refugio.
Así, los policías y agentes de Migración formaron a los migrantes a lo largo de un kilómetro a un costado del río y los escoltaron hasta el lugar donde serían registrados.
En su trayecto se encontraron con los comandos de la Armada de México, pero también de una sociedad que miraba azorada que los jóvenes, de una forma u otra, habían pasado.
Hasta esa zona de la ciudad fueron trasladados también decenas de autobuses, en los que se supone serían llevados hacia los albergues que se han instalado en la región fronteriza, desde Suchiate hasta Tapachula.
Alrededor de las 14 horas, todo parecía que la segunda caravana había accedido a la oferta que les hacían y entraron a Suchiate, en silencio, sin el canto de su himno y el ondeo de sus banderas.
Ingresaron a las instalaciones migratorias, en la que se formó un cordón policíaco que esperaría para conducir a los extranjeros a los albergues, pero…
Dijeron No a la Revisión Biométrica.
Los problemas vinieron poco después. Los servidores públicos pedían documentos e identificaciones a los integrantes de la caravana y, coincidentemente, todos decían no contar con ellos.
Entonces se les informó que se les realizarían exámenes biomédicos para determinar su identidad y verificar que no tuvieran antecedentes penales, órdenes de aprehensión o localización en sus países de origen, pero, sobre todo, para saber quiénes son.
Eso fue rechazado de inmediato por los extranjeros y dijeron que el compromiso era el que pudieran mantener el anonimato su identidad y al verse copados, empezaron a realizar disturbios en el interior de esas instalaciones que, de acuerdo a lo que se escuchaba afuera, pretendían destruir por completo.
Se reagruparon y enfilaron a la salida, en donde los federales no pudieron hacer nada para tratar de evitar que avanzaran por las principales calles de la cabecera municipal, ya que están siendo vigilados por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, de no ser así, ya se hubiera aplicado el estado de derecho e impedido su paso ilegal.
En este tramo, la caravana continuó, cantando de nuevo su himno, desplegar sus banderas y retomar su rumbo hacia Tapachula. Lo que ya ha indignado a la ciudadanía soconusquense.
A la altura del Puente Suchiate 2, en las inmediaciones de esa ciudad, se había montado un retén policíaco que vigilaría que la caravana no marchara hacia el interior del país.
Esa larga fila de extranjeros viene conformada en su gran mayoría de jóvenes, así como de algunas familias y menores de edad.
Hasta la noche de este lunes, habían caminado unos 12 kilómetros desde Suchiate hacia Tapachula y, al llegar al ejido Ignacio Zaragoza, optaron por caminar a la plaza central y descansar, en tanto llegaba el resto.
Se cree que esa decisión la tomaron por el cansancio, la tensión, la falta de alimentos y otros factores con los que se han topado en su camino, aunque no se descarta la posibilidad de que supieron que, poco más adelante, había un retén con antimotines, donde apenas este fin de semana se detuvieron a cientos de migrantes, con fines de repatriarlos.
Por lo tanto, se prevé que en la mañana de este martes emprenderán de nuevo su curso, que al igual que sus antecesores argumentan que es por huir de la miseria extrema en la que vivían, la falta de empleo, los altos niveles de inseguridad, la violencia y la opresión gubernamental.
Disparos Contra Policías Federales.
Cerca de ese lugar, un joven y un menor de edad, ambos de origen hondureño, supuestamente abrieron fuego en contra de elementos de la Coordinación de Reacción y Alerta Inmediata de la División de Fuerzas Federales de la Policía Federal (PF), aunque no se reportaron heridos.
eñalan que los uniformados realizaban funciones de prevención en el marco del “Operativo Caminante”, en la comunidad donde quedaron en la tarde de este lunes, que es parte del municipio de Frontera Hidalgo, Chiapas.
El informe detalla que los dos sujetos extranjeros de nombre Carlos ‘N’, de 17 años de edad, y Jerson ‘N’ de 22, al percatarse de la presencia de los federales, comenzaron a dispararles de manera directa en su intento por huir. Se cree que la o las armas tuvieron algún desperfecto y no lograron herir a los guardias mexicanos.
Esto permitió también que fueran detenidos. A ellos, de acuerdo a esos datos preliminares, se les aseguró una pistola, marca Glock, con matrícula YAE371, calibre 380 mm, con 9 cartuchos útiles, y se les puso a disposición de la Agencia del Ministerio Público de la Federación.
Este lunes, el Secretario de Gobernación (Segob), Alfonso Navarrete, dio una conferencia de prensa en la que admitió que grupos delictivos se han infiltrado en la caravana migrante, y que estos han sido identificados.
“Hoy por la mañana tuvimos conocimiento de que se acercaron a las nueve de la mañana, incluso para amenazar al personal del Instituto Nacional de Migración, de que si no se les permitía la entrada en bloque tomarían acciones distintas, y que todavía faltaba lo peor”, dijo.
En dos semanas han ingresado a territorio mexicano cuatro caravanas de migrantes, tres de manera ilegal y una de manera formal.
La primera de Honduras, el 19 de Octubre, pasó por el río, se concentró en el Parque Central de Ciudad Hidalgo y se enfiló hacia Tapachula, donde permaneció durante dos días antes de caminar con intervalos a lo largo de la Costa de Chiapas. Este lunes se encontraban en la comunidad de Santiago Niltepec, en el Estado de Oaxaca.
La segunda, la de las Madres de Migrantes Desaparecidos, sigue por su recorrido que tienen contemplado en ocho Estados de la República en busca de familiares con las que perdieron contacto.
De acuerdo a su agenda, ya están en Veracruz para cumplir dos días de recorrido y su retorno a la frontera sur será el próximo 8 de Noviembre.
La tercera caravana, de entre 400 y 500 personas, fue desactivada en el municipio de Frontera Hidalgo, cuando caminaban hacia Tapachula. La gran mayoría de ellos fueron detenidos y el resto pudo huir entre matorrales.
La historia de la cuarta caravana aún no ha terminado y se espera un desenlace este martes, aunque pudieran atravesar los retenes policíacos.
Mientras que, en una entrevista que el Comisionado del INM, Gerardo García Benavente, concedió a los medios de comunicación este lunes en Suchiate, informó que -hasta ahora- hay mil 895 migrantes de la primera caravana que han solicitado su estancia legal en el país, bajo la categoría de refugiados.
De acuerdo al funcionario, de todos esos extranjeros aún permanecen en albergues mil 435 personas, mientras que 246 ya obtuvieron una Tarjeta de Residente Temporal y, con ese documento, pueden entrar y salir sin problema alguno de esos albergues. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello