Comercio Ambulante Invade Calles y Banquetas del Mercado “San Juan”

742
Las calles aledañas al mercado “San Juan” lucen literalmente intransitables, ante la invasión de espacios públicos que realizan cientos de vendedores informales, y la falta de orden que propician las autoridades municipales.
Las calles aledañas al mercado “San Juan” lucen literalmente intransitables, ante la invasión de espacios públicos que realizan cientos de vendedores informales, y la falta de orden que propician las autoridades municipales.

* LOCATARIOS EXIGEN SE ACLARE EL DESTINO DE LOS RECURSOS COBRADOS MENSUALMENTE A VENDEDORES INFORMALES.

* LA NUEVA ADMINISTRACIÓN PERMITE EL DESBORDAMIENTO DEL AMBULANTAJE EN EL PRIMER CUADRO DE LA CIUDAD.

Tapachula, Chiapas; 18 de Noviembre.- Al cumplirse ya 50 días de haberse realizado el relevo en el Ayuntamiento local, las autoridades entrantes están distribuyendo los espacios públicos del primer cuadro de la ciudad al comercio informal, contrario a la promesa que hicieron en campaña de combatir al ambulantaje.
En las últimas dos semanas, aparecieron centenares de vendedores que se colocaron en banquetas, arterias, pasillos de los mercados, parques y hasta los accesos al recién inaugurado Museo Regional.
Cada uno de estos vendedores debió de haber contado con un permiso del Ayuntamiento que encabeza Oscar Gurría Penagos, y pagar por día el uso de suelo.
Apenas la semana pasada, los comerciantes establecidos del mercado “Sebastián Escobar”, denunciaron en exclusiva para el rotativo EL ORBE, las irregularidades de los actuales funcionarios en Tapachula, el desbordamiento del comercio informal y los miles de centroamericanos que se han apoderado de ese lucrativo negocio en la ciudad.
Sin embargo, el resto de los centros de abasto de la ciudad están pasando por un problema similar o peor, desde que tomó posesión el “gobierno del cambio”.
Angélica Wong Sotomayor, secretaria general de locatarios del mercado San Juan, adheridos a la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), aseguró que los nuevos servidores públicos no se han acercado a los locatarios; es más, que ni siquiera los conocen.
Sin embargo, las decisiones que se están dando desde la Presidencia Municipal, pisotean lo que dice la ley y confronta a la misma sociedad.
Para ejemplo, dijo que, en el periodo de descanso por las celebraciones a los fieles difuntos, el Gobierno Municipal autorizó que los vendedores informales, se colocaran en donde quisieran.
“Necesitamos orden y respeto. Sabemos que todos tenemos que trabajar y comer, pero no por ello se debe de violar la ley y perjudicar a terceros”, dijo al señalar que el estacionamiento y los cajones para vehículos alrededor de ese mercado han desaparecido y urgen que sean rescatados.
En el caso de la aparición de nuevos ambulantes, comentó que desde la Secretaría de Servicios Públicos se autorizó que se invadieran esos espacios circunvecinos que servían para el público que llegaba a comprar, “y eso nunca había sucedido”.
Como resultado de todo ello, comentó que han disminuido las ventas porque los visitantes no encuentran un lugar para estacionarse e, incluso, las calles están desapareciendo entre tantos ambulantes.
Reconoció que el comercio informal ha sido un problema que fue creciendo en los últimos años en Tapachula, pero que ahora es una situación que se ha agudizado, afectando severamente a los establecidos.
También dijo que dentro de pocos días inicia el mes de Diciembre y que temen que la administración municipal expedirá permisos para la instalación de más vendedores en los espacios públicos que quedan libres en la ciudad.
Cabe mencionar que, en la primera semana de funciones del Ayuntamiento entrante, desalojaron a comerciantes del primer cuadro de la ciudad y hasta advirtieron que los sacarían de las calles con el uso de la fuerza pública.
Sin embargo, algo los hizo “reflexionar” y no solo detuvieron los operativos para limpiar los espacios públicos de la ciudad, sino que ahora los han inundado.
Cientos de Locales Abandonados.
Hasta ahora, “el gobierno del cambio” en Tapachula no ha informado en torno al uso y destino de los recursos que el Ayuntamiento recauda de manera discrecional.
Se desconoce a cuánto ascienden los montos de recursos que se cobran por concepto de baños públicos, parquímetros, expedición de permisos de uso de suelo, impuesto predial, multas, recargos y, el pago diario de esos miles de comerciantes informales.
Hace tres años, el Gobierno del Estado encabezó una serie de medidas para poner orden en Tapachula, en donde, entre otras cosas, sus calles, parques y banquetas quedaron libres del comercio informal.
En ese entonces, había iniciado las operaciones el recién modernizado mercado “San Juan”, en donde un amplio estacionamiento de dos pisos; sus calles y pasillos estaban libres de informales y no había los cientos de máquinas tragamonedas, como ahora.
Al cumplirse este domingo seis años de haber sido reinaugurado dicho mercado, con tantos ambulantes hoy es casi imposible poder llegar hasta ahí para hacer las compras, independientemente de que sus calles destrozadas tampoco lo permiten.
Ahí son alrededor de mil 700 locales, incluyendo 116 ubicados en una zona llamada “D”, que siempre ha sido señalada de supuestos actos de corrupción entre funcionarios y seudolíderes.
Se calcula que solamente el 50 por ciento de los posesionarios de los locales de ese mercado cumple con toda la documentación que exige la normativa.
Se cree que muchos de los vendedores que mantienen invadidos los pasillos, estacionamientos y calles aledañas del “San Juan”, son locatarios del segundo nivel del mercado o sus empleados, quienes, con el argumento de que la población no subía a comprar, decidieron bajarse y ubicarse en donde les han permitido.
Hoy, cientos de locales del segundo nivel se encuentran cerrados o abandonados, sin que la autoridad les exija a los concesionados a que los ocupen o los recupere, como lo marca la ley, para entregarlos a otros comerciantes.
Cabe recordar que, al concluir el sexenio pasado, a finales del 2012, el Ayuntamiento saliente de aquella ocasión informó que había un padrón de comerciantes ambulantes en el primer cuadro de la ciudad en alrededor de 2 mil 800 personas. Se calcula que en estos seis años esa cifra ya rebasa los diez mil.
De acuerdo a lo que en ese entonces dieron a conocer funcionarios de la Tesorería Municipal, los inspectores cobraban a cada uno de los vendedores y reportaban a esa dependencia poco más de 2 millones de Pesos mensuales.
Si eso fuera realidad, hoy en día se estaría hablando de alrededor de ocho millones de Pesos que nadie sabe a dónde fueron a parar. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello