3.7 Millones de Llamadas de Extorsión en México Fueron Desde las Cárceles

654
3.7 Millones de Llamadas de Extorsión en México Fueron Desde las Cárceles
3.7 Millones de Llamadas de Extorsión en México Fueron Desde las Cárceles

* CEFERESO de Villa Comaltitlán Afecta Red Telefónica.

Tapachula, Chiapas; 14 de Diciembre.- De acuerdo al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), en un año siete cárceles federales y estatales fueron punto de origen de alrededor de 3.7 millones de llamadas de teléfonos móviles, que se cree fueron para realizar delitos como el de extorsión.
El organismo llevó a cabo un estudio durante tres semanas, en el que se les dio seguimiento a las actividades de equipos de telefonía móvil de esas cárceles.
Los datos preliminares señalan que en ese periodo se detectó el funcionamiento de un promedio de mil equipos “sospechosos” de los que salieron 219 mil 700 llamadas semanalmente.
Esto permitió conocer algunas características propias de ese tipo de llamadas, como que los equipos se conectan generalmente a la radio base más cercana al penal.
De igual forma, que tienen una cantidad atípica de llamadas salientes; que el número de identificación del teléfono es variable, aunque se trate de un solo equipo; la intensidad en el uso del equipo para la realización de las llamadas, entre otros.
Para inhibir precisamente la señal de los celulares en las cárceles del país, el Gobierno Federal y el de los Estados habían implementado sistemas electrónicos, como parte de la estrategia de seguridad para evitar la comisión de delitos como la extorsión, pero los inhibidores no funcionan y afectan a usuarios de sitios cercanos a los centros de reclusión.
Por ejemplo, en el Centro Federal de Reinserción Social (CEFERESO) No. 15, con sede en Villa Comaltitlán, los pobladores de ese municipio y de comunidades aledañas se han quejado desde que se abrió ese penal, que están literalmente incomunicados porque sus teléfonos quedan bloqueados.
El estudio realizado por el IFT, con el apoyo de empresas de telefonía y autoridades, tenía como finalidad el poder dimensionar el problema y diseñar soluciones efectivas para prevenir y evitar que se cometan delitos desde los penales, sin impactar a usuarios de zonas aledañas.
Esos estudios dieron otros resultados muy importantes, como el hecho de que los celulares no son la única vía de comunicación desde los penales, ya que también se utilizan las casetas ubicadas dentro de esos lugares, sobre todo con fines de extorsión.
Al cotejar los datos obtenidos se supo que de los siete penales observados salieron 544 mil 513 llamadas. En cinco de esas cárceles, en donde había un mensaje preventivo sobre el origen de la llamada, el promedio de rechazo fue de 25 por ciento, lo que sugiere aversión al lugar, según el estudio.
Mientras que un 12 por ciento de las llamadas aceptadas finalizaron en los primeros 10 segundos, lo que hace creer que pudo existir un “mensaje preocupante”.
Asimismo, un 96 por ciento de los casos se realizaron en el transcurso del día y el cuatro por ciento restantes entre las 21:00 y las 07:00 horas.
En un Sexenio se Duplicaron las Extorsiones.
De acuerdo al Programa No Más Extorsiones Telefónicas realizado por el Consejo Ciudadano en México, las extorsiones telefónicas crecieron alrededor de un 90 por ciento en los últimos 6 años, al pasar de 77 mil 807 reportes de Enero-Agosto de 2012 a 148 mil 147 en el mismo periodo, pero de este 2018.
Al hacer un balance de los primeros ocho meses de los últimos seis años, se informó que en el 2012 se registraron 77 mil 807 reportes; en el mismo periodo de 2013 se incrementaron a 105 mil 169; para 2014 la cifra subió a 127 mil 229 y en 2015 volvió a subir a 129 mil 766.
Al año siguiente, o sea el 2016, fueron 140 mil 284 reportes y en 2017 presentó una ligera baja, al sumar 138 mil 510. En este año se dispararon los reportes hasta sumar 148 mil 147 y por ello se cree que al concluir el 2018, dentro de un par de semanas, habrá cifras muy altas con relación a ese delito.
Lo peor viene en torno a los casos consumados, cuando las víctimas tienen que ceder a las exigencias de los delincuentes, que en la mayoría de los casos se trata de grandes cantidades de dinero.
Así, de Enero a Agosto de 2012 se reportaron 768 casos consumados; en 2013 subieron a mil 138; en 2014 fueron mil 307; en 2015 el incremento ya fue mínimo, con 1348; en 2016 alcanzaron mil 375 y en 2017, hubo una disminución importante al sumar 938; mientras que en 2018 iban 914.
El Consejo reveló que sigue prevaleciendo, en primer lugar, los secuestros virtuales, perpetrados supuestamente contra los hijos.
Según esas cifras, la mitad de los intentos de extorsión se siguen dando de entre las 12 del día y hasta las 18:00 horas.
Cuatro de cada 10 personas que reciben una de estas llamadas tiene entre 31 y 45 años y alrededor del 10 por ciento son mayores de 60.
El 61 por ciento de los intentos se siguen realizando a teléfonos fijos y el 45 por ciento paga con depósitos bancarios, principalmente en tiendas de conveniencia. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello