Familias de Lomas del Soconusco Habitan en Zona de Alto Riesgo

733
Familias de Lomas del Soconusco Habitan en Zona de Alto Riesgo

* Protección Civil Emite la Alerta.
Las corrientes del río Texcuyuapan han socavado la mayor parte de sus terrenos y la base de sus viviendas.

Tapachula, Chiapas; 26 de Julio.- Al menos 10 familias de la colonia Lomas del Soconusco, que se encuentran sobre la ribera del río Texcuyuapan, se encuentran en un riesgo constante, debido a que las corrientes del afluente han socavado la mayor parte de sus terrenos y la base de sus viviendas, por lo que continúan esperando la orden de reubicación, promovida desde hace más de 12 años.
Don Fernando Crisóstomo, tiene su vivienda sobre la 19a. Avenida Norte entre 15 y 13 Calle Oriente, sostuvo que existe un dictamen emitido por Protección Civil en el que se considera a la línea de viviendas de este lugar como de alto riesgo, por lo que la dependencia estatal recomendó su reubicación inmediata.
Aún con esta medida de alerta, las autoridades municipales durante años no han desarrollado una estrategia que permita a las familias, que son de escasos recursos, salir de ahí, debido a que su vida peligra en cada temporada de lluvias o en cada sismo que se manifiesta en esta ciudad.
Originalmente su terreno constaba de 21 metros de frente por 15 metros de longitud, sostuvo, pero debido a la corriente del Texcuyuapan, se ha reducido a la mitad, inclusive el socavón ya alcanzó su recámara y cocina, por tal razón pidió a las autoridades no ignorar esta problemática que los mantiene en un miedo constante.
Al no haber respuesta en la reubicación, propuso a las autoridades que el muro de protección que se está construyendo sobre el margen del río Texcuyuapan a la altura de la 11 Calle Oriente, se extienda hacia la 15 Oriente, para, por lo menos, tener un poco de seguridad, ya que serviría de contención para evitar que las casas se derrumben.
Las familias que están consideradas en esta zona de riesgo, no son paracaidistas ni invasores, aclaró, sino propietarios con escrituras, que pagan año con año su impuesto predial, pero desafortunadamente con el paso del tiempo han perdido la mitad de su propiedad por la furia de la naturaleza.
Finalmente, puntualizó que no es necedad de seguir viviendo en este lugar, sino que no tienen a dónde ir, y han corrido el riesgo de seguir habitando sus casas aunque estén en peligro, pero apuntó que las autoridades de tener la sensibilidad política pudieran extender el muro de protección hacia el área afectada, y así disminuirían los riesgos. EL ORBE/ Marvin Bautista