Migrantes se Apoderan de Plaza Tlapacholt

320
Migrantes se Apoderan de Plaza Tlapacholt

Tapachula, Chiapas; 22 de Agosto.- La plaza denominada «Tlapacholt», que en el 2014 se construyó como solución para reubicar al comercio informal del centro de la ciudad, hoy está convertida de manera ilegal como un albergue o campamento de migrantes, por lo que varios millones de Pesos que se invirtieron en su construcción se fueron a la basura, porque ahora sólo funciona como hospedaje, letrina clandestina y nido de drogadictos para ilegales.
El 20 de Julio del 2014, la plaza Tlapacholt se anunció como un espacio donde se albergaría a 969 comerciantes informales acreditados; esa tarde, el expresidente Samuel Chacón, en compañía del Jefe de Asesores del actual Gobierno Estatal, Edmundo Pérez Armendáriz, mencionaron que ahí estarían todos los vendedores que fueron desalojados del Centro Histórico, y se trasladarían un gran número de rutas que se ubican en la Séptima Norte, para liberar al centro de Tapachula del congestionamiento vial.
Pero todo quedó en buenas intenciones, ya que, al no haber una estrategia, la reubicación de ambulantes no funcionó, por lo que el inmueble estuvo abandonado por muchos años, situación que aprovecharon decenas de migrantes, en si mayoría de Centroamérica para apoderarse del lugar de manera ilegal.
En entrevista, uno de los vecinos de la 5a. Poniente, entre 12 y 14 Avenida Norte, quien por temor a represalias omitió su nombre, lamentó que las instalaciones de la Plaza estén convertidas en un foco de infección para la población que vive en esta zona, debido que decenas de migrantes han ocupado el inmueble como su campamento y como «baño público», toda vez que realizan sus necesidades fisiológicas, generando malos olores, además de que representan también un foco de inseguridad
En esta situación, se nota la falta de interés de las autoridades municipales por recuperar y mejorar la imagen del inmueble que ha permanecido abandonado, el cual se ha convertido en un verdadero factor de riesgo, ya que, muchos de los migrantes instalados de manera ilegal toman bebidas embriagantes y consumen drogas y bajo los efectos de alguna sustancia, escandalizan en la vía pública.
Las familias que viven en la periferia de la plaza tienen que soportar los malos olores que salen de este lugar, toda vez que, los migrantes no sólo orinan sino también defecan, situación que representa un riesgo para la salud de la población y aunque han solicitado el desalojo de este grupo de personas, no han sido escuchados.
Los migrantes cuando están bajo los efectos del alcohol o drogas escandalizan en el lugar, y cuando algún vecino les pide que se comporten, responden de manera violenta y los amedrentan, situación que ha causado una inconformidad generalizada, ya que, no es posible que la autoridad permita que estas personas incurran en estos actos y no les digan nada.
En varias ocasiones han solicitado la presencia de la Policía Municipal, pero no llegan al llamado de auxilio, y las únicas veces que acuden no detienen a los migrantes, aún cuando son sorprendidos consumiendo «marihuana» o en riñas, lo que deja entrever que pudieran estar coludidos en las acciones ilícitas que cometen este grupo de personas.
Los vecinos han solicitado a las autoridades desalojar a los migrantes de la plaza, pero no han sido escuchados, y en ocasiones ha llegado personal del Instituto Nacional de Migración, pero no hacen nada, ya que, al parecer, estas personas están en trámite de regularizar su estancia en el país, sin embargo, no conciben cómo es que se les permiten actos fuera de la ley, señaló.
Las autoridades municipales tienen miedo a detenerlos o desalojarlos, según porque la Comisión de Derechos Humanos los protege, pero está situación ha causado molestar entre la población, porque para exigir derechos, estas personas que ingresaron de manera ilegal al país deben de respetar las leyes en México.
Los indocumentados que se quedaron en la búsqueda de encontrar alguna oportunidad en esta ciudad, se dedican a pedir limosna o en el peor de los casos se dedican a delinquir, al no encontrar la oportunidad que desearon, situación que genera un ambiente de desconfianza a los vecinos de la periferia de la plaza Tlapacholt, quienes tienen que transitar por las calles.
Para finalizar, el denunciante exigió a las autoridades municipales reforzar la seguridad y aplicar el reglamento para quienes se han apoderado del inmueble de manera ilegal, porque quienes vienen de fuera deben respetar con civilidad, los lugares o plazas públicas, ya que hasta el momento se han mostrado complacientes de estas actitudes desordenadas de las personas, que han hecho de este espacio su dormitorio y su letrina clandestina. EL ORBE/ Marvin Bautista