Alarmante Índice de Alcoholismo en Jóvenes, por Excesivo Incremento de Cantinas en Tapachula

124
Alarmante Índice de Alcoholismo en Jóvenes, por Excesivo Incremento de Cantinas en Tapachula

*ANTROS DE VICIO OPERAN FUERA DE CONTROL A TODAS HORAS DE DIA Y NOCHE, DONDE SE PERMITE EL INGRESO DE MENORES DE EDAD SIN LA MINIMA RESTRICCIÓN.

Tapachula, Chiapas; 18 de Marzo del 2021.- En Tapachula operan cientos de antros de vicio sin ninguna regulación. Son espacios abiertos para jóvenes que, a plena luz del día, consumen bebidas alcohólicas, por ello es necesario que se ponga orden y control, según dijo el Centro de Intervención y Capacitación para el Desarrollo Humano (CICH).
Luis Enrique López González, director del organismo, indicó en entrevista para EL ORBE que los jóvenes ingresan sin ningún tipo de requerimiento y revisión, sobre todo en las noches y madrugadas.
Poe ello, opinó, se requiere que las autoridades intervengan en los negocios regulados y clandestinos para que no sigan afectando a la población.
Dijo desconocer el número centros de vicio que existen y operan en la clandestinidad; además de que, tanto en los lugares con permiso para expender bebidas alcohólicas o sin ellos, no se respetan los protocolos sanitarios mínimos como es el uso de cubrebocas, la sana distancia y el uso de gel antibacterial.
En el caso de los que operan sin documentos en la ciudad, consideró que se necesitan regular, no sólo en la cabecera municipal, sino también en ejidos como Álvaro Obregón y Puerto Madero, que se encuentran sin orden y control.
Además, calculó que en estos meses de contingencia se ha incrementado hasta en un 40 por ciento el consumo de alcohol en los jóvenes, además de que aprovechan para consumir otro tipo de sustancias.
«Hemos visto a los jóvenes que tienen una actividad rutinaria y empiezan a salir con otras personas. Antes lo hacían con ciertos criterios, pero ahora, ha aumentado porque no tienen una vigilancia y empiezan a tomar alcohol y consumir sustancias», apuntó.
Según el especialista, a partir de los 11 años, los jóvenes empiezan a tomar porque los padres les dan alcohol en modo de juego.
El tema del alcoholismo, apuntó, siempre ha permanecido en la región, “pero se ha agudizado por la violencia, la depresión juvenil y las agresiones escolares y la proliferación de antros de vicio”.
Los riesgos a los que se exponen -además- los jóvenes al consumir alcohol, acotó, son la del abuso sexual, violencia y el dañar su salud, porque se vuelve un hábito hasta llegar a un vicio. EL ORBE / Nelson Bautista