Flujo Migratorio Rebasa a las Autoridades Convirtiendo a Tapachula en Anarquía Social

251
Los migrantes hacen lo que quieren, desacatando todo ordenamiento, sin que exista autoridad alguna que los meta al orden

*MILES DE MIGRANTES INVADEN ESPACIOS PÚBLICOS, AGUDIZAN EL COMERCIO INFORMAL. LA PROSTITUCIÓN, EL NARCOMENUDEO, ADEMÁS DE SER PARTÍCIPES EN ROBOS, ASALTOS, LESIONES Y OTROS DELITOS.

Tapachula, Chiapas; 28 de junio del 2021 El Frente Cívico Popular del Soconusco señaló este lunes que Tapachula, la segunda ciudad en importancia en el estado, está viviendo un periodo de anarquía total, porque miles indocumentados gozan de impunidad, se han ido apoderando de todo y hasta han pisoteado la soberanía nacional.
Pedro Pablo Scott Ramos, presidente de esa organización, expresó que algunos de esos grupos de migrantes ahora ya tienen el control del comercio informal, de la distribución de mercancía de dudosa procedencia y calidad, la prostitución controlada y clandestina, el narcomenudeo, los créditos ilegales, además de su participación diaria en robos, asaltos, lesiones y otros delitos.
Aunado a esto, recalcó en entrevista para EL ORBE, el gobierno federal insiste en beneficiarlos con apoyos económicos, empleo, educación, alimentación, servicios de salud y otros grandes beneficios, a costillas del pago de impuestos que hacen los chiapanecos, quienes, por cierto, sufren de todas esas carencias.
Dijo que ya no hay ninguna justificación para que existan las oficinas del Instituto Nacional de Migración, ya que ni siquiera tienen idea de cuántos extranjeros entran al país de manera ilegal todos los días.
Incluso recalcó que son las propias autoridades migratorias y de otras dependencias federales las que mantienen abierta a la frontera sur para que pueda ingresar todo tipo de personas y mercancías, en los que forzosamente debe de haber actos de corrupción.
“En realidad, las leyes mexicanas en materia de migración en la frontera sur, son letra muerta”, comentó al asegurar que la región está viviendo una crisis migratoria y de ausencia del estado de derecho, cada día más peligrosa. EL ORBE / Nelson Bautista