México Desperdicia una Tercera Parte de los Alimentos que Produce al Año

739
México Desperdicia una Tercera Parte de los Alimentos que Produce al Año
México Desperdicia una Tercera Parte de los Alimentos que Produce al Año

 

Tapachula, Chiapas; 17 de Junio.- En México se pierde en promedio cada año 37 por ciento de los alimentos que produce, un volumen que podría alimentar a más de 7.4 millones de personas en pobreza extrema e inseguridad alimentaria.
A pesar de que gran parte de esos alimentos se va irremediablemente a la basura, uno de cuatro habitantes en el país no satisface sus necesidades alimenticias.
Bastaría imaginar siete estadios de futbol completamente abarrotados de comida u 800 toneladas de pan, 400 albercas olímpicas o más de mil millones de litros de leche, de ese tamaño es el desperdicio de alimentos que se genera.
De acuerdo a la Federación de Organizaciones Productoras Agrícolas Mexicanas (FOPAM), a través de su delegación en Chiapas, muchos de los problemas de alimentación en el país no se deben a la producción, sino a una mala administración de ellos.
Conforme al informe “Pérdidas y desperdicios de alimentos”, realizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, en México se desaprovecha lo que en otras naciones se añora tener.
Entre los alimentos más desperdiciados se encuentran la guayaba, 58 por ciento (cerca de 172 mil toneladas); leche de vaca, 57 por ciento (6 mil millones de litros); y mango, 55 por ciento (880 mil toneladas).
De igual forma, pescados y mariscos, 54 por ciento (648 mil toneladas); aguacate, 54 por ciento (756 mil toneladas); plátano verde y Tabasco, 54 por ciento (1.1 millones de toneladas); nopal, 53 por ciento (417 mil toneladas); arroz, 47 por ciento (85 mil toneladas), pepino, 45 por ciento (287 mil toneladas), entre otros.
Las pérdidas se deben a la falta de estándares de calidad y de certificaciones en las cadenas de valor; administración ineficiente de insumos y productos; malas prácticas en el manejo; sistemas inadecuados de transporte, distribución y almacenaje; falta de infraestructura adecuada; uso de empaques y embalajes inadecuados, y personal que carece de la capacitación necesaria.
Aunque se considera también a un manejo inadecuado de la mercancía; sobremadurez de los productos; compras excesivas; productos maltratados o en mal estado, y mezcla de productos en buen estado con otros no aptos para el consumo.
El problema nace desde el campesino, que no cubre los costos de producción para levantar la cosecha, o el productor, que no aprueba los estándares de exportación, hasta la falta de consciencia y las sobras que se arrojan a la basura.
Los motivos se extienden por toda la cadena de producción, jornaleros sin trabajo, productores que pierden el trabajo de meses, comerciantes que dejan de vender alimentos caducos, entre otras causas.
Una de las grandes opciones de aprovechar toda esa comida son los Bancos de Alimentos. Antes se pensaba que en esos lugares se entregaba solamente lo que ya no servía.
A través de los Bancos de Alimentos se han llegado a recuperar en un solo año, alrededor de 115 mil toneladas, tanto de perecederos como de no perecederos procedentes de la industria alimentaria, cadenas comerciales, mercados de concentrados, centrales de abasto, sector agropecuario y hoteles.
La FOPAM recomienda estandarizar flotas de transporte con base en las necesidades de los cultivos; supervisar el manejo de los productos; mejorar la infraestructura de almacenaje; llevar a cabo una verificación constante de la calidad; mejorar su conservación; fomentar nuevas estrategias de comercialización, fomentar el intercambio de buenas prácticas, entre otras.
Más de un Millón Comerán de la Caridad.
Desde hace un par de años, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) unió esfuerzos con la Asociación Mexicana de Bancos de Alimentos, un organismo que distribuye comida a 1.1 millones de personas mediante su red de 61 establecimientos.
Esto, en apoyo a la Cruzada Nacional contra el Hambre, con el fin de crear sinergias con la sociedad civil y reducir los índices de pobreza alimentaria.
Además, el Gobierno Federal se comprometió, a través de esa dependencia y en coordinación con la Secretaría de Desarrollo Social, a construir 10 Bancos de Alimentos en Hidalgo, Guanajuato, Jalisco, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa y Veracruz, para rescatar 43 mil toneladas y edificar un centro de acopio y distribución de alimentos en Tepeji del Río, Hidalgo.
27 Mil Toneladas Desperdiciadas Cada día.
A pesar de que el 23.4 por ciento de la población no tiene acceso a una dieta adecuada, cerca de 27 mil toneladas de alimentos se desperdician diariamente; es decir, 9.8 millones de toneladas cada año se van a la basura, de acuerdo con cifras de la Confederación Nacional de Comerciantes de Centrales de Abasto.
Según datos del Grupo Técnico de Pérdidas y Mermas de Alimentos, de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, que desarrolló el índice de desperdicio de alimentos en México, se estima que cerca del 37 por ciento de comestibles que se producen en el país no son utilizados, es decir, 30 mil toneladas de perecederos al día.
En tanto que los Bancos de Alimentos de México manifiestan que al año se desechan más de 250 mil toneladas de jitomate y 800 mil de pan. EL ORBE/ Ildefonso Ochoa Argüello