Lentes “Patito” Causan Daños a la Salud Visual

885
Lentes “Patito” Causan Daños a la Salud Visual
Lentes “Patito” Causan Daños a la Salud Visual

 

*Afirma Especialista.

Tapachula, Chiapas; 01 de noviembre.- Los lentes “patito” comercializados en la vía pública, provocan severos daños a la salud visual, toda vez que los Rayos UV pasan tres veces más de manera directa a la retina, que cuando no se tiene nada, afirmó la optometrista Guadalupe González Alvarado.
Entrevistada en el marco de la Campaña de Salud Visual con lentes a bajo costo que lleva a cabo la Delegación Tapachula de la Cruz Roja en sus instalaciones, manifestó que “los lentes que venden en las calles son bastante dañinos aunque solamente se utilicen una sola vez, ya que se trata de plástico PET y provocan daños a la retina, sobre todo cuando hay uso prolongado”.
Precisó que en la citada campaña que concluirá el 4 de noviembre, se utilizan lentes totalmente oftálmicos, que se mandan hacer a un laboratorio certificado, con la graduación que la persona necesita.
“Los lentes de la calle por lo regular tienen una misma graduación y son distintas en ambos ojos de los pacientes, por lo que al utilizarlos el problema se agudiza y puede provocar desprendimiento de retina y que cuando ya quieren utilizar un lente oftálmico, el problema visual estará muy avanzado”, explicó.
González Alvarado manifestó que con esta campaña el objetivo es atender todos los problemas retractivos de las personas y las patologías que se pueden atender a través de los lentes. Una de las patologías más comunes es la carnosidad, cataratas o si se detecta indicios de glaucoma se manda al paciente con un oftalmólogo.
Apenas entre un 25 a 30 por ciento de la población acude para atenderse su salud visual de manera preventiva, porque cuando lo hacen el problema va bastante avanzado.
Informó que el de la vista es por el uso prolongado de computadoras, mucho desvelo o que a las personas les entra demasiado polvo, además con el paso de los años empiezan a presentarse problemas visuales. EL ORBE/Rodolfo Hernández González