Exigen Frenar Millonarias Canonjías a los Sindicatos de Pemex y CFE

688
Exigen Frenar Millonarias Canonjías a los Sindicatos de Pemex y CFE
Exigen Frenar Millonarias Canonjías a los Sindicatos de Pemex y CFE

Tapachula, Chiapas; 18 de Diciembre.- “Con el simple hecho de frenar las canonjías que cada año se les paga a los sindicatos de Petróleos Mexicanos (PEMEX) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y que esos recursos se destinen a la atención de los rezagos educativos y de salud, México habrá avanzado medio siglo”, sostuvo Ramón de Jesús Domínguez Farías, dirigente de la organización Resistencia Civil Chiapaneca.
En un documento remitido a las organizaciones sociales en el Estado, dijo a pesar de la crisis financiera por la que atraviesa el país, el Gobierno Federal aporta millonarias canonjías y fastuosos gastos a los sindicatos, como los de Petróleos Mexicanos (PEMEX) y el de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).
Para ejemplo, recordó que en el contrato colectivo de trabajo del 2015-2017, se pactó que el sindicato petrolero tuviera acceso a 296.5 millones de Pesos para conmemoraciones, celebración de asambleas, gastos por revisiones contractuales, justas deportivas y apoyo a la comunidad petrolera.
Mientras que al Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana, casi 200 millones de Pesos para la revisión salarial, conmemoraciones, gastos de viaje y desplazamientos de sus representantes.
Eso es considerado una burla luego de que miles de familias en Chiapas han decidido declararse desde hace unos 17 años en resistencia civil en contra de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), por sus altas tarifas y cobros injustificados, cuya “empresa de clase mundial” se da el lujo de beneficiar a sus trabajadores con el suministro gratuito de energía.
Ese regalo cubre, dependiendo la tarifa que se pague en la zona donde habiten sus empleados, desde 600 hasta 2 mil 500 kilowatts-hora.
Es decir, los empleados de la CFE que viven en lugares con climas extremosos, como el caso de la región Soconusco, estarían dejando de pagar más de 5 mil Pesos al mes.
Sin embargo, según dijo, sus cuadrillas no perdonan que ninguna familia se retrase unos días en el pago de sus recibos, incluso por pequeñas cantidades que no exceden los 300 Pesos, y les cortan el suministro.
“Tampoco les importa frenar las actividades de los municipios al cortar el fluido a las oficinas gubernamentales ni la seguridad de los habitantes, ya que también dejan de funcionar las redes de alumbrado público y hasta los semáforos”, abundó.
Domínguez Farías indicó que tienen informes que a la CFE también se le entrega gratificaciones en sus nóminas por años de antigüedad que les permite recibir 45 días de salario tabulado cuando cumplen los 15 años de servicio; 75 días a los 20 años; 120 días a los 25 años; así como 150 y 180 días al llegar a los 30 y 35 años laborados, respectivamente.
Reciben además una «Compensación por fidelidad», que les permite obtener el uno por ciento más de su salario por cada año completo de servicio. Se agregan mensualmente un 24.4 por ciento sobre su salario por ayuda de transporte y un 47.6 por ciento para renta de casa, gasolina, aceite y gas gratis
Por si fuera poco, cada año se les da un fondo de previsión equivalente al 5 por ciento del salario y tiempo extraordinario. Como «Ayuda a Despensa», los empleados de CFE perciben de la empresa el equivalente a 30.6 por ciento de su salario diario tabulado. Los jubilados reciben un 1.3 por ciento más.

La Ley Federal del Trabajo en México marca una jornada máxima laboral de 48 horas semanales, sin embargo el Contrato Colectivo de CFE señala que sus empleados no pueden laborar más de 40 horas a la semana, es decir, trabajan menos y ganan mucho más.
Si la Comisión Federal de Electricidad (CFE) requiere de los servicios de algún empleado sindicalizado entre las 20:00 y las 07:00 horas, les paga por una hora trabajada el equivalente a cinco; por dos horas laboradas, siete; por tres les paga ocho, y por cuatro les retribuye nueve.
Mientras, el resto del país se truena los dedos para buscar los recursos que permitan pagar oportunamente sus recibos de luz, en la tarifa que les cobren.
El líder social apuntó que, según los últimos datos que se conocen, es que la CFE debía proporcionar por cada uno de los casi 76 mil empleados sindicalizados, la cantidad de 250 Pesos al año para la formación de bibliotecas, lo que suma 19 millones de Pesos en total.
Para Fomento al Deporte, se entregaba anualmente 305 Pesos por cada trabajador base, lo que equivale a 23 millones 180 mil Pesos. Además, se les entrega los útiles y equipos deportivos.
A eso había que sumarle el pago mensual al sindicato de 15 mil becas para estudiantes de nivel secundaria, medio superior o superior, por un monto equivalente a siete y ocho salarios mínimos del Área Geográfica “A”.
Adicionalmente, se aportaban los recursos para mantener el «Fondo de Habitación y Servicios Sociales de los Trabajadores Electricistas» por un monto de 5 mil 500 millones de Pesos, que deberán incrementarse hasta alcanzar los 6 mil millones.
Este fondo es destinado a otorgar a los empleados sindicalizados financiamiento para adquisición, construcción, reforma, ampliación o reparación de casas-habitación y liberación de gravámenes hipotecarios.
El Fondo además debe conceder préstamos al SUTERM y sus secciones para la adquisición, construcción, reforma, ampliación o reparación de centros sociales o vacacionales, así como para la liberación de gravámenes hipotecarios constituidos sobre estas instalaciones sindicales.
Para que los trabajadores puedan acceder a préstamos salariales a corto plazo, la CFE entregaba al Sindicato, los 30 primeros días de cada año, 11 millones de Pesos que ese órgano debe regresar el día 15 de Diciembre. Esto es sólo para las oficinas nacionales; para los demás centros de trabajo se entrega lo que resulte de multiplicar mil 300 Pesos por el número de trabajadores permanentes de cada centro.
Para los políticos ha sido muy fácil entregar todos esos millones de Pesos a los sindicatos porque son recursos que no salen de sus bolsillos, sino del pueblo.
La cláusula de “Fomento al Deporte” obliga entregar al sindicato de la CFE, por lo menos hasta el año pasado, unos 305 Pesos anuales por cada trabajador de base. Por esta prestación el SUTERM recibió 387 millones de Pesos en un solo periodo.
Uno de los rubros que más había crecido en porcentaje eras el de “Actividades culturales y de solidaridad social”, que son organizadas por el SUTERM. Al año se calcula reciben cantidades cercanas a los 30 millones de Pesos.
En un solo año se le transfirió al SUTERM cinco mil millones de Pesos para el “Fondo de Habitación”, que es más o menos como el Infonavit de los electricistas.
En poco más de diez años, dicho sindicato recibió alrededor de 37 mil 439 millones de Pesos por esa cláusula, que según argumentan, son recursos para garantizar vivienda para los trabajadores y para construir sus centros sociales y vacacionales.
Con la reforma energética, las dos principales paraestatales del Estado mexicano, Pemex y CFE, pasaron a ser Empresas Productivas del Estado (EPE), sujetas a reportar beneficios, como las privadas.
Sin embargo, ambas siguen proporcionando a sus empleados apoyos para despensa, transporte, sepelio, renta de vivienda, hasta dos créditos hipotecarios por trabajador; pago de uniformes, lavado de ropa de trabajo, electricidad, gas natural y gasolinas.
Consideró que el SUTERM controla recursos anuales superiores a los 75 mil millones de Pesos, lo que equivale a todo el presupuesto del Estado de Chiapas, la Entidad más pobre y con mayores rezagos del país.
Esa cantidad representa también más de la mitad del costo estimado para la construcción del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, de 120 mil millones de Pesos.
Con ese recurso además se podría pagar toda la deuda bancaria de Chiapas calculada en alrededor de 40 mil millones de Pesos y sobraría para solucionar los problemas de educación, salud y alimentación del Estado.
Curiosamente, las tarifas eléctricas también se incrementaron alarmantemente y a la fecha son casi impagables.
Las cuotas sindicales de los trabajadores también generan un ingreso valioso. La CFE “dona” alrededor del dos por ciento del salario de cada uno de los empleados. En diez años se alcanzó la suma de mil 975.7 millones de Pesos que se desconoce a dónde fueron a parar.
La cláusula 73 del CCT obliga a los mexicanos a tenerles que pagar el costo del servicio telefónico, que fue de casi 23.2 millones de Pesos en diez años. Asimismo, 59.9 millones para la renta de instalaciones sindicales.
Uno de los montos más importantes, llamado “otros gastos sindicales”, queda en la opacidad, pues no se especifica el objetivo del recurso. A este rubro se asignó un total de mil 437 millones de Pesos en una década.
Se prevé que dentro de un par de semanas, es decir al iniciar el año nuevo, la CFE reajuste sus tarifas eléctricas a precios más altos que los actuales. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello