COFEPRIS Supervisa Comercialización de Carne

923
COFEPRIS Supervisa Comercialización de Carne
COFEPRIS Supervisa Comercialización de Carne

Tapachula, Chiapas; 19 de Julio.- A pesar de los altos costos y la crisis económica que se vive, se mantiene el precio del kilogramo de carne de res en 120 Pesos, informó Mario Moreno Sánchez, Presidente de la Asociación de Tablajeros de los Mercados de la Costa de Chiapas, A. C.
Señalo que hay casos en los que tienen que bajarle hasta diez Pesos por kilogramo cuando les compran por grandes cantidades, situación en la que ceden, sobre todo tomando en cuenta que aunque haya pocas ganancias, lo importante es la comercialización del producto.
Así también explicó que el actual Ayuntamiento de Tapachula no los tomó en cuenta como tablajeros y decidió darle en comodato el rastro a una persona o a una empresa que nada más está constituida por 12 socios, y el problema ahorita radica en que esos socios se sienten afectados en sus intereses.
“Nosotros no estamos confrontándonos con nadie, el ayuntamiento dentro de sus atribuciones decidió tomar esa medida, pero en ninguna cláusula de ese comodato estipuló que la Asociación que presido, tendría forzosamente que sacrificar en el rastro de Tapachula, nosotros nos regimos por la cuestión de precios”, explicó.
Es decir, manifestó, que ante los altos costos que les cobran en el rastro de esta ciudad, decidieron irse al rastro de Mapastepec, de donde traen la carne en canal con las medidas sanitarias correspondientes que establece la COFEPRIS.
Trasladar una res en pie desde Mapastepec, Pijijiapan o de Tonalá para Tapachula, les cuesta aproximadamente arriba de 600 pesos por cada animal, por lo que para tratar de tener algunos ahorros determinaron sacrificar en Mapastepec como punto intermedio, lo cual les ha traído importantes beneficios.
“600 pesos que cuesta el traslado por cada animal, más 800 pesos que cobran por sacrificar en el rastro de Tapachula, ya son 1400 pesos que van haciendo cada vez menos la ganancia de 2000 pesos, en promedio por cada res, a ello hay que sumarle el pago de ayudante, bolsas, impuestos, entre otros gastos, al final del día terminan con 100 pesos de ganancia, lo que orilla a los tablajeros a tener que caer en solicitar créditos con casas de empeño y con agiotistas, lo que provoca que no haya crecimiento sostenido”, concluyó. EL ORBE / Rodolfo Hernández González