Continúa el Tráfico de Combustible y Maíz en el Río Suchiate

724
Continúa el Tráfico de Combustible y Maíz en el Río Suchiate
Continúa el Tráfico de Combustible y Maíz en el Río Suchiate

Tapachula, Chiapas; 4 de Noviembre.- El día de ayer iniciaron su trabajo de manera normal los famosos balseros, a la orilla del río Suchiate, donde, al igual que en el norte de México, por la frontera sur se fugan enormes cantidades de combustibles subsidiados y también mercancía de primera necesidad, con la diferencia de que esta actividad, entre Chiapas y Guatemala, está a la vista de todos.
Pero a diferencia del norte muchos de ellos cargan sus vehículos con varios bidones de gasolina para llegar a la orilla del Suchiate y después ser bajados y trasladado a territorio guatemalteco donde este es revendido introduciendo grandes cantidades de diesel o gasolina y al resto de Centroamérica.
Aunque las normas de operación de Pemex establecen que los automovilistas sólo pueden llenar su tanque y cargar 50 litros adicionales en depósitos externos, en las gasolineras de esta ciudad se ven numerosas “estaquitas” y pick-ups que cargan tambos para llevarlos a Guatemala, sin que nadie vea nada.
Y es que los traficantes de combustibles dejan buenas propinas a los despachadores quienes, a cambio de 800 o mil Pesos diarios en propinas, se disputan la atención de quienes atraviesan la frontera, independientemente de las mordidas que puedan pagarse por permitir el contrabando.
Una de las causas del fenómeno es que como el Quetzal tiene más valor que la moneda mexicana hace que la persona que compra un litro de diesel o gasolina en el lado guatemalteco le lleva más ganancias, ayudando así que el tráfico de este producto se mantenga en constante fluidez.
El diferencial no se debe únicamente al hecho de que del lado mexicano el combustible está subsidiado, sino también a que el IVA no es de 15%, sino de 10%, por su condición de zona fronteriza, otra diferencia con el norte es que en los más de 572 kilómetros de esta frontera entre México y Guatemala ningún muro marca la división.
A lo largo de la línea fronteriza existen ocho cruces formales por donde transitan personas, vehículos particulares y camiones de carga con productos transportados de forma legal, pero muchos lo hacen de forma ilegal, inclusive, aprovechan la existencia de decenas de cruces informales para trasladar el combustible mexicano.
Se sabe que el contrabando de combustible afecta al comercio formal, en tanto que mientras del lado mexicano no se frene dicha actividad, siempre habrá un lugar por donde burlar a las autoridades chapinas
Por esta temporada el río Suchiate se presta para traficar con maíz y con otros productos, pues tiene su nivel más bajo de agua, por lo que los camiones llegan casi hasta medio afluente, descargan fácil y se retiran, llevándose las ganancias, mientras que en algunas comunidades de la zona hace falta este preciado producto como es el maíz.
Se sabe que este maíz es subsidiado por el Gobierno Federal mexicano y es delito contrabandear estos granos hacia el vecino país, pero los mismos encargados de las tiendas son los que lo traen y hacen su domingo vendiendo el maíz subsidiado a comerciantes del país vecino, ya que ahora a ellos con el Quetzal más alto que el Peso, les sale el kilo casi gratis.
Es lamentable que a la vista de muchas personas que circulan por este litoral se esté dando este ilícito libremente, sin que ninguna autoridad haga algo al respecto; esperemos que con lo que ha pasado en la última oleada de caravanas de migrantes que han ingresado por el Suchiate, se tome más control de lo que se transporta de nuestro país al lado guatemalteco. EL ORBE/Raymundo Grajales