La familia, base de la sociedad: Obispo

605
La familia, base de la sociedad: Obispo
La familia, base de la sociedad: Obispo

Tapachula, Chiapas, 30 de Diciembre.- “La familia, base de la sociedad, es el espacio que Dios nos da para conocer el amor. Hoy en día la familia es una de las instituciones muy atacadas por ideologías que privilegian el egoísmo, el odio, el individualismo y el falso placer. Aprendamos a vivir en familia, valoremos aquella en la que nos tocó crecer, aún con sus limitaciones y permitámonos conocer el amor de Dios en ella”, afirmó el obispo Jaime Calderón Calderón.
Durante su mensaje a la comunidad manifestó que “estimados hermanos que sirven en la comunidad a través de los medios de comunicación social. Hoy celebramos el domingo de la Sagrada Familia. Recordamos cómo el amor entre la Virgen María y San José fue la base fundamental de la formación de Jesús. María y José cuidaron de Jesús quien es el camino, la verdad y la vida. Dios les permita a ustedes custodiar, como Santa María y San José, la verdad que comunican en los distintos medios”.
“Jesús, José y María nos enseñan a proteger la vida. A pesar de las dificultades que enfrentaron los padres de Jesús nunca desistieron de la misión que Dios les encomendó: cuidar de su Hijo. Todos estamos invitados salvaguardar este regalo maravilloso que Dios nos hace: la vida. Por tanto, hacemos un llamado a los que conformamos esta sociedad, pero especialmente a quienes hemos puesto al frente de nuestros gobiernos en los distintos niveles a promover la vida, defenderla desde su concepción hasta la muerte y proponer sistemas integrales de desarrollo para mejorarla. Ninguna ley que legalice el aborto o apruebe la eutanasia habla de un gobernante, de un legislador o de una sociedad que esté a favor de la vida”.
Calderón Calderón indicó que “el año 2019 es un regalo de Dios para ser mejores personas. Como Obispo y hermano en la fe que camina junto con ustedes en esta Iglesia particular deseo que sus propósitos para este año nuevo se cumplan. Dios nos permita ser una Iglesia más viva, fiel y creíble, que podamos vivir con alegría y convicción nuestro cristianismo, que formemos comunidades dinámicas con espíritu misionero, que impulsemos un laicado maduro donde la participación de la mujer sea más activa y que hagamos una opción preferencial y evangélica por los más necesitados, poniendo nuestra mirada especialmente en la atención a los migrantes. Feliz año nuevo 2019”. EL ORBE/Rodolfo Hernández González