Necesario Rescatar el Patrimonio Arquitectónico del Panteón Municipal

367

*Por el Valor Histórico de sus Mauseleos.

Tapachula, Chiapas; 15 de Julio.- El Panteón Municipal de la ciudad alberga un patrimonio arquitectónico invaluable, el cual se encuentra deteriorándose a causa de los elementos naturales y sin que ninguna autoridad intervenga para rescatar el valor histórico de sus mausoleos que bien podría servir para dotar de identidad a nuestra ciudad.
Un ejemplo de ello es la tumba que guarda los restos del General Sebastián Escobar, tapachulteco ilustre, quien fuera Gobernador y Comandante Militar de Chiapas, asesinado el 29 de Septiembre de 1893, cuyo monumento fúnebre alberga también los restos de sus familiares, mismo que se encuentra en el olvido, enmontado y sin ninguna protección que lo aísle del daño de la naturaleza.
Sobre el tema, el arquitecto Víctor Manuel Campos, señaló, «es importante para generar identidad de una ciudad, el que se respete, restaure y conserve su patrimonio arquitectónico; los edificios, monumentos, mausoleos, representan un elemento que pertenece a la historia de cualquier ciudad, lo cual es motivo más que suficiente para preservarlos y heredárselos a las futuras generaciones, para hablar del futuro, debemos hablar del pasado también y el patrimonio arquitectónico puede ser un importante generador de oportunidades para desarrollar infraestructura pública, además de un elemento para crear una oferta turística a través de un producto que en otras partes de México y el mundo se vende muy bien».
La arquitectura del cementerio municipal, el más antiguo de la ciudad, es un antecedente que debe ser rescatado por la riqueza arquitectónica de las tumbas más antiguas, que dan fe de la historia de la ciudad y la región: «vemos las tumbas y capillas de las familias más encumbradas de épocas pasadas, personajes que tuvieron que ver con la historia de la zona, es parte del ritual tan especial que significa la muerte para los mexicanos, pero tenemos que ver más allá de la tradición del Día de Muertos. EL ORBE/Alberto Bonilla Acosta.