Comerciantes Denuncian a Policías por Robo de Mercancía

408
Comerciantes Denuncian a Policías por Robo de Mercancía

*Arman Escándalo en Sendero Peatonal

Tapachula, Chiapas; 9 de Diciembre.- Un escándalo, a punto de zafarrancho, ocurrió en la mañana de este lunes en el Sendero Peatonal, en el centro de la ciudad, cuando un grupo de mujeres gritaba que policías municipales y otros empleados del Ayuntamiento les habían robado.
Eso atrajo la atención de los transeúntes y de los representantes de los medios de comunicación. Ante ellos, dijeron que habían llegado hasta el centro de la ciudad con canastos y bolsa cerradas, pero que repentinamente los “guardianes del orden”, les arrebataron todo.
Con la justificación de que estaban infringiendo la ley, según dijeron las agraviadas, les quitaron todo delante de la gente y hubo jaloneos, lo que muchos aprovecharon para grabar en videos y difundirlos en redes sociales.
Abundaron que los policías las amenazaron de que las llevarían detenidas “por resistencia a la autoridad”, si seguía el reclamo en contra de ellos.
Se cree que los uniformados actuaron de esa manera pensando que se trataba de vendedoras ambulantes que se establecerían en el centro de la ciudad, aunque en los momentos no estaban cometiendo delito alguno.
Al cuestionar a las víctimas, confirmaron ser comerciantes y lo que los policías “les robaron”, se trata de un cargamento de mercancía que, hasta la noche de este lunes, se desconocía su paradero o si lo habían entregado a su patrón, el aún alcalde, Óscar Gurría Penagos y compañía.
Irónicamente, en la tarde de este mismo lunes, vendedores ambulantes se empezaron a posesionar de las calles, banquetas y otros espacios públicos del centro de la ciudad.
Se cree que las autoridades municipales les cobrarán entre mil y 3 mil Pesos por metro cuadrado en dónde se instalen, obviamente sin recibos.
Dependiendo de cuántos sean y el tiempo en que durarán ahí, se estima que las ganancias para quienes les permiten ubicarse ahí, serán de varios millones de Pesos.
Con ello, la recién normativa aprobada por los miembros del Cabildo de Tapachula, en el que se prohibía la venta ambulante en el primer cuadro de la ciudad, fue solamente una farsa.
Mientras algunos están haciendo el negocio de sus vidas, el comercio establecido está registrando el peor de los años, no solamente por el desplome en las ventas, sino también por los altos niveles de inseguridad que se ha apoderado de la ciudad. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello