Se Cumplen 6 Meses de Rentar Camiones y el Problema de la Basura Persiste

400
Se Cumplen 6 Meses de Rentar Camiones y el Problema de la Basura Persiste

Tapachula, Chiapas; 22 de Enero.- Al cumplirse seis meses de que el Ayuntamiento que aún preside, Oscar Gurría Penagos, decidió rentar a una empresa privada 30 camiones para la recolección de la basura en el municipio, el problema persiste y las inconformidades de la sociedad se han incrementado.
Aún cuando esa decisión fue solamente de Gurría y dos más de sus empleados, los tapachultecos tendrán que pagar anualmente unos cien millones de Pesos por ese concepto, según una denuncia presentada ante la Auditoría Superior del Estado.
De acuerdo al proyecto de la administración municipal, las 30 unidades y dos barredoras mecánicas servirían para cubrir 80 rutas y 40 sectores de la zona urbana, alta y baja del municipio.
Durante este tiempo, en algunos sectores de la ciudad se dijo que las unidades no estaban pasando y que, por ello, se seguía utilizando a los recolectores en triciclos.
Luego, las autoridades locales decidieron cerrar los centros de transbordo y dejar de recibir la basura a los tricicleros, para obligar a los ciudadanos a utilizar los camiones.
Eso ocasionó manifestaciones de protesta por parte de los tricicleros que, como se ha hecho una costumbre con el actual Ayuntamiento, les aplicaron la “Ley del garrote” y fueron desalojados con el uso de la fuerza pública, contradiciendo con ello la filosofía pacifista del gobierno republicano que preside Andrés Manuel López Obrador.
De las maquinas barredoras no se sabe absolutamente nada, ni cómo sometieron a los Regidores para mantenerlos en silencio y acatar todo lo que dijera e hiciera su patrón.
La contratación de una empresa para la recolección de los residuos sólidos del municipio, ha causado el descontento de la sociedad.
Independientemente del trasfondo que pudieran tener las negociaciones que llevaron a la renta de esos camiones, los montones de basura son un claro reflejo de que la estrategia implementada por el Gobierno Municipal para la recolección de los residuos, fue un fracaso.
En algunas colonias populares se ha justificado que no entra el camión recolector porque las calles están completamente destrozadas.
En otros puntos de la ciudad, el Ayuntamiento ha colocado letreros donde advierte a la población que se sancionará a quien sea sorprendido tirando basura en la calle. Sin embargo, luego de esperar días enteros de que pase el camión rentado y no llega, se ven obligados a ponerlos en la vía pública.
Con las mismas limitaciones, las anteriores administraciones municipales pudieron atender la problemática de la basura, sin tener que desembolsar esos millones de Pesos, solamente de renta, por que los choferes y recolectores son empleados del municipio, que también paga el pueblo, al igual que la gasolina y otros gastos de operación. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello