Desatiende Laparra Colonias con Maleza y Lámparas Fundidas

439
Desatiende Laparra Colonias con Maleza y Lámparas Fundidas

* Al Problema se le Suman Casetas Policiacas Abandonadas.

Huixtla, Chiapas; 14 de Febrero.- Empleados de Alumbrado Público argumentan no tener material para las rehabilitación de lámparas públicas, a pesar de que han estado remendando cambiar fotoceldas, focos, cables, con el poco material reciclable, pero no es suficiente para rehabilitar cerca del 50 por ciento de lámparas fundidas, sobre todo en las colonias suburbanas de esta ciudad, tales como Aquiles Serdán, donde padres de familia del CETIS piden la rehabilitación de las lámparas.
Padres de familia de la Escuela Preparatoria “Alberto C. Culebro”, del turno vespertino que salen a las 9:00 de la noche y que muchos estudiantes no cuentan con dinero para pagar transporte, lo hacen caminado por la vía del ferrocarril, cruzan el puente del río Huixtla, en donde jovencitas son acosadas por migrantes, no hay vigilancia y hay ocho lámparas fundidas, esto, de acuerdo a la denuncia del señor Martínez, que vive en ese sector de la ciudad, donde una caseta de vigilancia quedó inconclusa.
También en el fraccionamiento San Vicente, ubicada en el sur de la ciudad, están fundidas la mayor parte de las lámparas y algunas están en forma intermitente; las casetas de Policía de Jiquilpan la de la entrada al Ingenio, la del Cantón Las Delicias y la de la colonia Obrera están en la misma situación, cerradas.
Vecinos de la Colonia Revolucionaria, señalan que en su comunidad todas las lámparas de la entrada están fundidas y se encuentra llena de maleza en donde antes hacia la feria; a su vez, los vecinos del barrio Esquipulas manifiestan que la caseta de vigilancia que se encontraba por la glorieta fue demolida, y cuando acuden al Director de Alumbrado Público les promete que van a reparar las luminarias, pero la administración del presidente José Luis Laparra, ya lleva más de año y medio y no ha podido restablecer ni el alumbrado público ni la seguridad, y lo más triste son los montones de basura que, como adorno de toda la ciudad, entorpecen el tránsito en las calles de la Ciudad de la Piedra. EL ORBE/Luis Javier Ramos