Vigilan Precios de Artículos Médicos en el Soconusco

355
Vigilan Precios de Artículos Médicos en el Soconusco

* Por Pánico al Coronavirus.

Tapachula, Chiapas; 14 de marzo. – La Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) puso en marcha en las últimas horas un operativo de verificación en comercios establecidos en la región Soconusco, para vigilar que no haya incrementos injustificados en artículos médicos por la presencia del coronavirus en México.
Así también, de alimentos y productos de primera necesidad, y evitar además acaparamiento y compras de pánico, por especulación.
Francisco Estrada Ramírez, director de zona de la Oficina de Defensa del Consumidor de esa dependencia en la Zona Suroeste, dijo en entrevista para el rotativo EL ORBE que, hasta el momento, no han detectado alteraciones en los precios, pero si escasez de gel antibacterial y cubrebocas.
Explicó que esto probablemente se debe al anuncio de que en Chiapas habían encontrado el primer caso de coronavirus, lo que provocó que hubiera compras de pánico por parte de la población.
Hizo un llamado a los consumidores a comprar solamente lo que se necesita y en cantidades normales; además de no relajar las medidas de higiene y seguridad, como el usar el gel antibacterial, lavarse constantemente las manos, evitar el saludo físico, entre otras recomendaciones.
Para apoyar a la economía familiar, indicó que la Profeco ha estado llevando a cabo talleres para enseñar cómo producir gel antibacterial casero, hecho con productos que fácilmente se pueden encontrar en las farmacias.
“Les damos la receta a las personas para que puedan elaborar el gel en su casa, y de esa forma logran un ahorro y se evita que los comerciantes especulen con este producto”, abundó.
El último periodo de desabasto de productos para uso médico y alimentos en la región Soconusco se registró en el 2005, luego de los destrozos que provocó a su paso el huracán Stan.
En esa ocasión, hace ya 15 años, un casillero de huevos llegó a costar más de cien pesos, derivado del desabasto, el acaparamiento y la ambición de algunos comerciantes. EL ORBE / Nelson Bautista