Deteriorado y en Completo Abandono el Parque Recreativo “Los Cerritos”

373
Deteriorado y en Completo Abandono el Parque Recreativo “Los Cerritos”

* Las Pistas de Tartán Presentan Enormes Hoyos.

Tapachula, Chiapas; 27 de noviembre del 2020. – Debido a los efectos colaterales que ha provocado la pandemia del coronavirus, pero también al abandono por parte de las autoridades, el Centro Recreativo y Deportivo “Los Cerritos” al sur de la ciudad, se encuentra actualmente en pésimas condiciones.
Durante varios años, es lugar se convirtió no solo en unos de los principales íconos de Tapachula, porque ahí se concentraban diariamente miles de estudiantes y deportistas de toda la Costa de Chiapas, además de infinidad de jugadores de diversas ligas.
El mantenimiento era constante y se permitía que los asistentes pudieran llegar en varios turnos, incluso el nocturno, para aprovechar al máximo las instalaciones.
El joven Cristian Arteaga, que acude al centro recreativo “Los Cerritos” dos veces por semana a practicar el atletismo, señala que el actual estado desastroso en que se encuentra, con áreas enmontadas, polvo y basura por todos lados, que reflejan el abandono.
Señaló que lo peor es que la pista de tartán, una de las más grandes del sureste mexicano, está desapareciendo por los tremendos hoyancos que se han formado en el piso, y que, así como está, despedazada por todos lados, significa un peligro para quienes suelen correr en ella.
Dijo que es una vergüenza que las mismas autoridades rellenaron con pintura roja esos hoyos, para tratar de que pasaran desapercibidos. Mientras que los espacios con pasto artificial, también están a punto de desaparecer.
No sirven las tres fuentes lúdicas y otras áreas más. La ironía es que, a pesar de que son espacios abiertos y muy grandes, sólo permiten unas cuantas horas para la práctica del deporte, con el argumento de prevenir los contagios del mortal Covid-19.
Sin embargo, permiten que los antros de vicio estén abiertos casi todo el día, con aglomeraciones, incluso con actos sangrientos, sin que las autoridades digan absolutamente nada. EL ORBE / Nelson Bautista