Extranjeros Hacen mal uso de los Servicios de Emergencia en Cruz Roja

119
Extranjeros Hacen mal uso de los Servicios de Emergencia en Cruz Roja

*Deben Meterlos en Cintura.

Tapachula, Chiapas; 18 de Marzo del 2021.- La Delegación de la Cruz Roja Mexicana en esta ciudad, alertó que algunos migrantes intentan sorprender a los paramédicos, ya que usan las líneas de emergencia para solicitar los servicios, cuando en realidad es una atención menor, y hasta piden que sean trasladados en ambulancia a sus casas.
Eduardo Alfaro Gómez, coordinador local de la benemérita, dio a conocer que hay ocasiones en que los extranjeros señalan que tienen dolor de estómago, se acercan al primer cuadro de la ciudad, se recuestan en una banca o se dejan caer al piso y piden una ambulancia y paramédicos para que sean atendidos de inmediato.
“Pero lo que pasa, cuando nosotros llegamos, es que tenemos un protocolo donde se tiene que valorar los signos vitales de las personas, como glucosa, presión arterial, frecuencia cardiaca, respiratoria y, si se tiene bien esos parámetros, es una persona que su vida no está en riesgo y nos ha pasado que le empezamos a preguntar y nos dicen que es un dolor de estómago porque comieron una torta, pero nada más”.
Muchos de los ciudadanos se molestan porque no les brindan ese tipo de atención, pero se debe hacer consiente porque “cuando estamos trasladando a un migrante que se puede mover por sus propios medios en un colectivo o en taxi y en ese momento se suscita un incidente que realmente requiera una ambulancia a petición de las autoridades, no podremos llegar”.
Aclaró que gran parte de los migrantes varados tiene un documento que señala que están haciendo sus procesos ante las autoridades migratorias, y les asignan una clínica donde pueden pasar a recibir atención médica, pero prefieren que uno los llegue a atender a donde ellos digan, y a la hora que quieran.
De acuerdo al reporte de la misma Cruz Roja, se atienden a 6 migrantes de cada 10 personas en el área de urgencias médicas, números bastantes elevados. EL ORBE / Jesús Sánchez Martínez