EZLN Rechaza Proyecto del Tren Maya

212
EZLN Rechaza Proyecto del Tren Maya

* Afirman que la Consulta fue una Simulación.

Tuxtla Gutiérrez Chis.- «El mal gobierno federal» simula consultar a los pueblos originarios para “imponer el Tren Maya» – ‘que entrega los territorios indígenas al gran capital industrial y turístico’ -, el Proyecto Integral Morelos y los megaproyectos «de muerte» que reconfiguran el país para dejarlo «a disposición del capital multinacional, principalmente imponiendo» el poderío terrorista» de los Estados Unidos, denunciaron el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), el Congreso Nacional Indígena (CNI), el Concejo Indígena de Gobierno (CIG).
Las tres organizaciones afirmaron en un comunicado que “para avanzar en su guerra, el mal gobierno» apuesta por el desmantelamiento de los tejidos comunitarios.
Ello al fomentar los conflictos internos «que tiñen» de violencia a las comunidades entre quienes defienden la vida y aquellos que decidieron «ponerle precio», aún a costa «de vender las futuras generaciones» para el beneficio millonario de «unos cuantos corruptos», «a los que sirven» a los grupos armados de la delincuencia organizada.
Sostuvieron que resisten y luchan porque están vivos; no obstante que existe temor de «que dejen de existir» como «lo que son», ésa es la vía «que elegimos» para nosotros, y para «quienes nos debemos”.
El posicionamiento de las tres organizaciones fue expuesto al concluir la cuarta asamblea nacional del CNI y el CIG, realizada en San Cristóbal de las Casas, el miércoles y jueves pasados, a la que acudieron representantes de pueblos, entre otros, afromexicano, binizaa, chinanteco, chol, chontal, comca’ac, hñahñu, kumiai, mam, maya, mayo, mazahua.
Estuvieron también de los pueblos rarámuri, téenek, tojolabal, totonaca, tzeltal, tzotzil, que llegaron de 24 estados, así como invitados de Guatemala, Ecuador, El Salvador y los Estados Unidos.
Los participantes enfatizaron que el encuentro fue para entender la guerra neoliberal «que viene de arriba, cubierta de mentiras simulando gobernar», cuando se pone al país en manos del gran capital.
El gran capital, alertaron, que le estorba la conciencia colectiva de los pueblos y echa a andar «su maquinaria de despojo» mediante la violencia «sanguinaria y terrorista» en contra de los pueblos que defienden la tierra.
El luto y la rabia que nos habita a quienes hoy nos encontramos, agregaron, es por el daño a la madre tierra, el despojo de todas las formas de vida. Aquellos que decidieron destruirla para convertirla en dinero «tienen nombre y apellido, así como los asesinos de nuestros compañeros». Sun