T-MEC Devolverá Ventajas Comerciales a México: Padierna

226
T-MEC Devolverá Ventajas Comerciales a México: Padierna

Ciudad de México. El protocolo modificatorio del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá devolvió ventajas comerciales al primero, afirmó la vicepresidenta de la Cámara de Diputados, Dolores Padierna Luna.
La diputada por el partido Morena señaló que, además, se logró la eliminación de la norma que establecía un plazo de 10 años de exclusividad para la producción de biomedicinas, por lo que ahora solamente será de cinco años lo que permitirá una introducción más rápida de versiones genéricas del mismo medicamento.
Padierna Luna reveló que Estados Unidos «lo que buscaba, una vez que entrara en vigor el T-MEC, es que inmediatamente se aplicara la norma que establece que el 70 por ciento de acero sea de la región norteamericana», con lo que los productores mexicanos perdían derechos.
«No obstante, eso hubiera afectado a la industria de México, dado que actualmente importamos grandes cantidades de Brasil, por lo que el logro fue establecer un periodo de siete años para este cambio. Por ello México también tendrá que desarrollar esta industria», señaló.
Entre los avances de la firma del protocolo modificatorio, la legisladora federal también mencionó que el Banco de Desarrollo de América del Norte se compromete a contar con mayores fondos para incrementar las inversiones en la zona fronteriza del norte de México.
Además se eliminó la norma que establecía un plazo de 10 años de exclusividad para la producción de biomedicinas. Ahora solamente será de cinco años, lo que permitirá una introducción más rápida de versiones genéricas del mismo medicamento.
El T-MEC cambia las reglas laborales
A mediados de este mes, México, Estados Unidos y Canadá llegaron a un pacto para sellar el nuevo acuerdo comercial de la región norteamericana tras dos años y medio de duras negociaciones y amagos de ruptura. El T-MEC sustituirá así, tras su aprobación en los parlamentos de los tres países, al anterior documento, el Nafta, firmado en 1994 y considerado como anticuado por EE. UU.
El grueso de la negociación había finalizado hace un año, pero legisladores del Partido Demócrata estadounidense batallaron en el Congreso para lograr una mejora de las condiciones de los trabajadores mexicanos. La líder demócrata en el Legislativo, Nancy Pelosi, dio su visto bueno al acuerdo después de que el país latinoamericano aprobase una reforma laboral.
México se ha comprometido a elevar el salario mínimo un 2 % por encima de la inflación cada año, así como a invertir unos 900 millones de dólares en cuatro años para imprimir cambios en el sistema de Justicia laboral. Las nuevas normas ofrecen la posibilidad de presentar reclamaciones a empresas que hayan infringido las leyes laborales, además de impulsar la liberación sindical y la negociación colectiva.
El asunto que más polémica ha generado es la intención de Washington de que funcionarios estadounidenses auditen desde México la implementación de la reforma laboral. La medida, según el presidente, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), es una imposición no consultada, al haber sido incluida por EE. UU., dentro del paquete de legislación secundaria que aprueba cada país para acompañar al T-MEC. No parece que su incorporación vaya a ser suficiente para dar la vuelta a la firma definitiva del acuerdo, a pesar de que muchos en el país latinoamericano creen que es una injerencia en la soberanía estatal.
México ha accedido también a que el 70 % del acero y el aluminio que consuma su industria automotriz haya sido producido por alguno de los países de la región, mientras Estados Unidos desistió de exigir una duración de patentes de diez años dentro de la industria biosanitaria.
Muchos esperan que el pacto reactive, aunque sea moderadamente, las dañadas finanzas mexicanas. La economía del país latinoamericano está en recesión, tras haber caído un 0,1 % en el primer semestre del año, y haber avanzado apenas un 0,01 % en el tercer trimestre.
En última instancia, la ratificación final del pacto se producirá ya el año que viene debido a que aún no ha sido considerada por el Senado mexicano. AGENCIAS