Proponen Incrementar Hasta 53 Años de Cárcel en Intento de Homicidio

70
Proponen Incrementar Hasta 53 Años de Cárcel en Intento de Homicidio

Ciudad de México, marzo 30.- La senadora por Morena, Rocío Abreu Artiñano, presentó una iniciativa de reforma que busca sancionar la tentativa de homicidio, en caso de que deje secuelas permanentes a la víctima, hasta con 53 años de prisión.
Durante la sesión ordinaria en el Senado, expuso en tribuna que la reforma al artículo 325 del Código Penal Federal tiene como propósito sancionar la tentativa de feminicidio por lo que se impondrán de 20 a 40 años de prisión y de 200 a 400 días de multa.
Sin embargo, la pena podrá aumentar hasta en dos terceras partes si la víctima presentará secuelas permanentes, es decir hasta 53 años de prisión.
La legisladora argumentó que si bien el feminicidio se encuentra tipificado como delito, existe un vacío legal en la tentativa de esta modalidad de homicidios, por lo que se requiere una reforma penal para sancionar severamente este delito.
«Actualmente son pocos los casos en los que los homicidios que se cometen contra las mujeres son investigados tomando en consideración que podrían tratarse de crímenes en razón de género, es decir, feminicidio o violencia encaminada a éste».
Por esta razón, dijo, el Modelo de Protocolo Latinoamericano de Investigación de las Muertes Violentas de Mujeres por Razones de Género recomienda que todas las muertes violentas de mujeres que en principio parecerían haber sido causadas por motivos criminales, suicidio y accidentes, deben analizarse con perspectiva de género para poder determinar si hubo o no razones de género en la causa de la muerte y para poder confirmar o descartar el motivo de ésta.
Asimismo, el artículo 21 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia enmarca los distintos tipos de violencia, donde nos centraremos será en la violencia feminicida, definiéndola como la «forma extrema de violencia de género contra las mujeres, producto de la violación de sus derechos humanos, en los ámbitos público y privado, conformada por el conjunto de conductas misóginas que pueden conllevar impunidad social y del Estado y puede culminar en homicidio y otras formas de muerte violenta de mujeres».
«Aquí también podemos hablar de la tentativa o intento de feminicidio, ya que para culminar en este delito, primero se debió de haber recorrido un camino de actos violentos, mismos que deberían ser investigados y castigados con perspectiva de género», concluyó. SUN