lunes, agosto 15, 2022
spot_img
InicioSocialesPor Automedicarme, Casi no la Cuento: César Bono

Por Automedicarme, Casi no la Cuento: César Bono

 

Hace tres meses que César Bono, volvió a nacer y es que el actor de 71 años se enfrentó a un dramático cuadro de peritonitis cuando se le reventó una úlcera. Esto le afectó el estómago y los intestinos. Afortunadamente, una cirugía de casi nueve horas le devolvió a la vida.
Con más de 50 años dedicados a la farándula, César señala que, cada vez que visita a su cirujano, este le recuerda que su operación fue milagrosa, porque es muy difícil salir de una peritonitis debido a que el cuerpo se envenena. “Espero que Dios no me haya querido allá arriba porque crea que tengo mucho que darle al público todavía, porque de eso se ha tratado mi vida: de dar humor, mucho humor blanco a todas las familias”, platica.
¿Pero cómo fue que llegó a la peritonitis? El actor comenta que hace tiempo sufrió un infarto cerebral que le causó hemiplejia —parálisis total o parcial de un lado del cuerpo—, la cual le generaba muchas molestias cuando trabajaba. “Entonces, esas molestias, conforme iban pasando las horas de trabajo, se iban convirtiendo en dolor. Y ese dolor se iba haciendo cada vez más intenso, lo que me obligaba a tomar analgésicos y me automedicaba para poder seguir trabajando”, explica.
“Y, luego, por mi ignorancia, decía yo: ‘no voy a tomar más analgésicos porque me van a estropear el estómago’, entonces me los inyectaba. Pero resulta que, aunque te los inyectes, la sustancia también se va al estómago, eso me reventó la úlcera y el duodeno”, explica. SUN

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

Por Automedicarme, Casi no la Cuento: César Bono

 

Hace tres meses que César Bono, volvió a nacer y es que el actor de 71 años se enfrentó a un dramático cuadro de peritonitis cuando se le reventó una úlcera. Esto le afectó el estómago y los intestinos. Afortunadamente, una cirugía de casi nueve horas le devolvió a la vida.
Con más de 50 años dedicados a la farándula, César señala que, cada vez que visita a su cirujano, este le recuerda que su operación fue milagrosa, porque es muy difícil salir de una peritonitis debido a que el cuerpo se envenena. “Espero que Dios no me haya querido allá arriba porque crea que tengo mucho que darle al público todavía, porque de eso se ha tratado mi vida: de dar humor, mucho humor blanco a todas las familias”, platica.
¿Pero cómo fue que llegó a la peritonitis? El actor comenta que hace tiempo sufrió un infarto cerebral que le causó hemiplejia —parálisis total o parcial de un lado del cuerpo—, la cual le generaba muchas molestias cuando trabajaba. “Entonces, esas molestias, conforme iban pasando las horas de trabajo, se iban convirtiendo en dolor. Y ese dolor se iba haciendo cada vez más intenso, lo que me obligaba a tomar analgésicos y me automedicaba para poder seguir trabajando”, explica.
“Y, luego, por mi ignorancia, decía yo: ‘no voy a tomar más analgésicos porque me van a estropear el estómago’, entonces me los inyectaba. Pero resulta que, aunque te los inyectes, la sustancia también se va al estómago, eso me reventó la úlcera y el duodeno”, explica. SUN

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

Por Automedicarme, Casi no la Cuento: César Bono

 

Hace tres meses que César Bono, volvió a nacer y es que el actor de 71 años se enfrentó a un dramático cuadro de peritonitis cuando se le reventó una úlcera. Esto le afectó el estómago y los intestinos. Afortunadamente, una cirugía de casi nueve horas le devolvió a la vida.
Con más de 50 años dedicados a la farándula, César señala que, cada vez que visita a su cirujano, este le recuerda que su operación fue milagrosa, porque es muy difícil salir de una peritonitis debido a que el cuerpo se envenena. “Espero que Dios no me haya querido allá arriba porque crea que tengo mucho que darle al público todavía, porque de eso se ha tratado mi vida: de dar humor, mucho humor blanco a todas las familias”, platica.
¿Pero cómo fue que llegó a la peritonitis? El actor comenta que hace tiempo sufrió un infarto cerebral que le causó hemiplejia —parálisis total o parcial de un lado del cuerpo—, la cual le generaba muchas molestias cuando trabajaba. “Entonces, esas molestias, conforme iban pasando las horas de trabajo, se iban convirtiendo en dolor. Y ese dolor se iba haciendo cada vez más intenso, lo que me obligaba a tomar analgésicos y me automedicaba para poder seguir trabajando”, explica.
“Y, luego, por mi ignorancia, decía yo: ‘no voy a tomar más analgésicos porque me van a estropear el estómago’, entonces me los inyectaba. Pero resulta que, aunque te los inyectes, la sustancia también se va al estómago, eso me reventó la úlcera y el duodeno”, explica. SUN

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular