ALFIL NEGRO

1505
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

 

Lodos de Viejos Polvos
Oscar D. Ballinas Lezama
En los avatares de la política mexicana, el partido Movimiento de Regeneración Nacional, continúa posicionándose en el sentir popular; su gurú mayor estuvo machacando durante años que la mafia del poder llevaría al país al ‘despeñadero’, y la profecía se está cumpliendo al pie de la letra.
Quizás ese sea el gran mérito de Andrés Manuel López Obrador, que si bien es cierto ha destacado como un político de izquierda aferrado a sus ideales, también lo es que cuando ha tenido su oportunidad de representar al pueblo o administrar el erario, no ha salido tan limpio y guarda en su pasado ‘lodos de viejos polvos’; sin embargo, sus pecados comparados con los que han llegado a Los Pinos, son ‘pecata minuta’, sobre todo porque los que más salieron embarrados de corrupción fueron sus funcionarios más cercanos.
Han pasado muchos años desde que, el ahora hijo pródigo de Macuspana, fuera calado como Jefe del Gobierno de la Ciudad de México; donde su administración y su imagen conservadora e incorruptible se vio manchada con el escándalo de su secretario particular Andrés Bejarano, conocido después como ‘El Señor de las ligas’, con un video que levantó ámpulas porque aparecía recibiendo decenas de fajos de billetes que le entregó el empresario Carlos Ahumada.
Lobo de viejos mares, López Obrador supo guardar distancia en este bochornoso caso y otros que enlodaron su Gobierno; a duras penas pudo salvar su imagen, sobre todo porque había una lucha política feroz contra él y eso al final, le salvó el pellejo porque sus enemigos lo victimizaron, aprovechando la ambición y espíritu de corrupción de tres o cuatro de sus entonces funcionarios de primer nivel, quienes al menos tuvieron la decencia y el coraje para no salpicar de lodo al tabasqueño, quien se proclamó dueño de su silencio y rey de sus palabras.
Y no es que tengamos algo en contra del hoy dirigente de Morena, quien hasta ahora, resulta el menos malo de los nombres que ya se barajean para la Presidencia de la República en el 2018; que finalmente son también jugadores del mismo tablero, sin que ninguno sea santo ni rompedor de escapularios, simplemente debemos entender que son seres humanos y como tales, nadie está libre de pecado para tirar la primera piedra, sin embargo, existen de pecados a pecados y ahí es donde el que sale menos raspado es López Obrador.
El caso es que, mientras los representantes de partidos opositores continúen en la misma línea de fomentar la corrupción y seguir sangrando la precaria economía popular, la oportunidad para que continúen pegados a la ubre presupuestal se verá más lejana; el repudio de la sociedad mexicana es general y así se reflejará en las próximas elecciones; a menos que suceda un milagro y la gente salga nuevamente a votar por los menos indicados.
Hasta ahora las cebollas siguen sin acomodarse completamente, los aspirantes que suenan en la lista de los posibles agraciados aún no tienen el boleto para la ‘rifa del tigre’; por lo que todos siguen en el pandero que no deja de sonar, incluyendo el de Morena, cuyas señales de su ‘Gurú no fueron muy claras, apenas hubo una discreta inclinación hacia el ‘Centinela de la Casa de la Justicia en Chiapas’, quien tampoco puede echar las campanas al vuelo, hasta no tener los ‘pelos de la mula en la mano’, porque muchas veces de la cuchara a la boca se cae la sopa.
Hoy rendirá su informe de labores el delegado del IMSS en Chiapas, Yamil Melgar Bravo, quien ha hecho un buen trabajo en esa dependencia, sin embargo, sigue el gran pendiente que es la construcción del nuevo hospital y mejorar aún más las condiciones del actual, porque al parecer la espera ‘va para largo’.