ALFIL NEGRO

1256
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama

El Falso Redentor

“En el 2017, los cantantes soconusquenses, los escritores, pintores y escultores, estamos viviendo un oscurantismo en las bellas artes, por la falta de responsabilidad y el nulo deseo del titular de Coneculta Chiapas, para apoyar a los valores de nuestra tierra donde continúa creando el resentimiento social”, dijo Gabriela Fernández, cantante y poeta tapachulteca radicada en la Ciudad de México.
La artista nacida en Tapachula y con actuaciones nacionales e internacionales, explica en exclusiva para EL ORBE, que ella al igual que otros cantantes oriundo del Soconusco, han sido relegados de la lista de Coneculta que no los toma en cuenta para trabajar; sumidos en el anclaje de que ‘nadie es profeta en su tierra’, les han borrado de la lista del pequeño círculo de los amigos de Juan Carlos Cal y Mayor.
Considerada una de las bellas voces del sureste mexicano e intérprete de ‘corazón de ámbar’; la tapachulteca ganadora del premio ‘Pakal de oro’ otorgado en México a lo más destacado en la cultura nacional e internacional, dijo que la cultura en buenas manos produce riqueza no sólo cultural, sino también económica.
“La cultura tiene como objeto enriquecer y proyectar a los artistas y no marginarlos y excluirlos, ya que eso no nos permite avanzar como pueblo; sin embargo, parece ser que los actuales directivos de Coneculta Chiapas se han olvidado de su compromiso y no cumplen, al contrario de ello se han dedicado a despreciar el trabajo de quienes nacimos en el Soconusco”, apuntó la diva de la Costa chiapaneca.
Luego, terminó diciendo que no puede permitirse que una institución cultural tan importante como Coneculta se reduzca a una empresa privada de entretenimiento, “los artistas no somos producto sólo de la publicidad, sino del esfuerzo y calidad de nuestro trabajo”.
En otro orden de ideas, en víspera del año de las elecciones del 2018 ‘las cebollas siguen sin acomodarse’ en Chiapas, aunque en el hándicap político parecen estar mejor acomodados el caballo bermejo de Tapachula, así como el colorado y el negro de Comitán.
Aunque en política nunca está nada escrito y muchas veces la ‘liebre brinca por donde menos se espera’; sobre todo en estos tiempos en que los vientos electorales van de un lado a otro y hay muchos exgobernantes que con cinismo inusitado pretenden regresar, aún cuando están consientes que en la historia aparecen como grandes depredadores del erario.
Uno de estos casos es el del exgobernador Pablo Salazar Mendiguchía a quien sus propios excolaboradores lo están señalando con índice de fuego, como sucede con Mauricio Gándara Gallardo, quien fuera Secretario de Seguridad Publica Estatal en su administración, y asegura que el exdictador de Soyaló es uno de responsables de la catástrofe en que actualmente vive el Estado.
“Ese hombre que nació en cuna humilde, que lejos de honrarlo se avergonzaba, predicaba que Chiapas era la tierra de grandes incongruencias y la tierra de canallas; asegurando que cambiaría las pérdidas en ganancias, la frustración en regocijo y transmutaría el enojo al optimismo y pasaría de la desesperanza a la esperanza, ya que bajo su mandato habría muchos cambios positivos”, mencionó el ahora abogado empresarial.
El responsable de la seguridad pública del Estado en los tiempos de su majestad ‘Pablo I’, añadió que Salazar Mendiguchía alardeaba que el dinero para él no significaba ningún problema y que además, regalaba la mitad de su dieta como Senador para los movimientos indígenas más necesitados, lo que resultó completamente falso en sus seis años de gobierno, afirmó el alguna vez hombre de todas las confianzas del exgobernador chiapaneco.
“Yo fui uno de los que sucumbió ante sus impactantes artilugios expuestos en denodados discursos; yo formaba parte de ese puñado de hombres y mujeres que sucumbimos a sus embaucamientos y me dediqué de tiempo completo a promover a ese sicofanta (calumniador) para que fuera gobernador de Chiapas; bastaron solamente dos años trabajando a su lado para darme cuenta de su naturaleza y abandoné su gobierno al que había convertido en una tiranía despótica”, afirmó Gándara Gallardo.
En aquella administración no hubo división de poderes, no hubieron partidos políticos; el sector empresarial, las organizaciones sociales, hombres y mujeres fueron sometidos por la fuerza ilegal del Estado a los caprichos de un ser humano transmutado, un megalómano convulsivo quien deseaba que todo girara alrededor de él, después él y al último él, argumentó el Exsecretario de Seguridad Pública en Chiapas.
“Ese falso redentor está de vuelta, intentando tapar con un dedo el sol de su oscuridad de su pasado y volver a engatusarnos a los chiapanecos, con el mismo ropaje de hace 18 años; solo hay que revisar la historia para conocer la historia y las razones que llevaron a este simulador a ser reo del reclusorio del Amate; los alcaldes que ahora señala como corruptos y dice que son insoportables a los seis meses, fueron designados por él, lo mismo hizo con los diputados locales para que le aprobaran sus más extremos caprichos de poder transexenal en el que acumuló inmensas riquezas personal que no corresponden al ingreso de 120 mil pesos mensuales que ganaba como gobernador”, expresó el litigante oriundo de Tapachula.
Finalmente, Mauricio Gándara Gallardo, menciona: ”Yo no seré cómplice por omisión permaneciendo callado ante el cinismo del encantador de serpientes, quiero advertir a la sociedad y tratar de que haga conciencia conociendo la páginas negras en la historia de Pablo Salazar Mendiguchía”.